Páginas: para información y análisis, se recomiendan los sitios Counterpunch-The 4th Media-Globares

lunes, 24 de julio de 2017

FRANCIA, UNA PLUTOCRACIA MAS

El gobierno francés de Emmanuel Macron tiene una extraña representatividad, lo que dice mucho de las democracias actuales, llamadas con frecuencia "representativas" (y, erróneamente, liberales, porque el liberalismo tocó a su fin con la crisis de finales del siglo XIX). Etimológicamente, la democracia es el "gobierno del pueblo" (el "demos"), aunque de este no se sabe bien a bien en dónde quedó. A lo sumo, la democracia es ahora el gobierno "de la mayoría", pero...ni siquiera esto es seguro.
      En efecto, en la segunda vuelta de las elecciones francesas, los electores se equivocaron de sentido del voto, y, como lo ha dicho la periodista francesa Natacha Polony, confundieron una elección presidencial con un referéndum sobre el Frente Nacional (FN), de derecha, algo que aparentemente nadie les estaba preguntando. Pareciera en efecto que les hubieran preguntado a los electores: ¿quieren ustedes al FN "fascista" en la presidencia? Muy "heroicamente", los bobos de "la mayoría" se cargaron a favor de La República en Marcha (LRM), de Macron. En la primera vuelta, Macron obtuvo apenas el 16 % de votos de los inscritos en el padrón electoral (del total del padrón): 32 % de los votos emitidos, porque hubo un 50 % de abstenciones. En la segunda vuelta, Macron obtuvo 66 % de los votos, pero con un tercio de votos nulos, en blanco o de abstenciones. Las elecciones legislativas dicen aún más: en la segunda vuelta votaron apenas 43 % de los inscritos (récord histórico de abstenciones: 57 %), y los ganadores obtuvieron alrededor del 55 % de los votos, por lo que, de acuerdo con la resultante presentada por Alejandro Teitelbaum en el portal de Alainet, representan...el 25 % del padrón electoral. En el mejor de los casos, LRM representa a un tercio del electorado, pero tiene 60 % de los diputados.
       Hace rato que categorías enteras de la población francesa no están representadas en ninguna parte. Los obreros representan el 20,5 % de la población activa francesa, pero en la Asamblea no hay ni un solo representante obrero. Obreros y empleados suman 50 % de la población activa, pero cerca del 80 % de los diputados franceses que entraron al Parlamento entre 2007 y 2012 provenían, siempre según Teitelbaum, de las llamadas "categorías superiores" (industriales, jefes de empresas, cuadros superiores, profesiones liberales...), que no pasan de entre el 13 % y el 14 % de la población. Hoy, ni el partido comunista tiene a obreros entre sus cuadros dirigentes (en la primera Asamblea Nacional francesa de posguerra, los obreros y empleados representaban 18,8 % de los diputados y los comunistas tenían 150 parlamentarios sobre 522).
       ¿Mayoría de qué? De los votantes, no tanto. Y representativa de las categorías socio-económicas de la población, menos. A lo que se parece mucho Francia es a una plutocracia -un gobierno de y para una minoría de ricos (es de lo que se trata en un país como Estados Unidos, cualquiera que sea el ganador).
   

viernes, 21 de julio de 2017

RUSIA-OTAN: HACE BUEN TIEMPO (GRACIAS AL SOL)

A partir del próximo año, la Armada rusa comenzará a estar equipada con misiles hipersónicos Tsirkón. Entre el año 2018 y el 2020, se equipará además no sólo a los grandes buques (Almirante Najímov, Piotr Veliki- Pedro El Grande, Almirante Kuznetsov), sino también a otros más pequeños.
       El Tsirkón alcanza una velocidad de Mach 8 (ocho veces la velocidad del sonido, hasta 7.400 km/h, o 2,5 km por segundo), vuela dos veces más rápido que la bala de un francotirador y no puede ser detenido por el escudo antimisiles de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), incluyendo los sistemas de detección Aegis. El Tsirkón hará inútiles los sistemas de defensa antiaérea estadounidenses para los próximos años (hasta 30). El Tsirkón tiene la ventaja de ser maniobrable (puede cambiar de dirección). El alcance es de 500 kilómetros y tampoco puede ser alcanzado por interceptores terrestres.
     Es el Washington Times que reconoció que el Tsirkón es un arma asimétrica que puede contrarrestar eficazmente un ataque nuclear. El mismo rotativo constató: "en este contexto, el sistema de defensa antimisil estadounidense parece obsoleto". Iván Konoválov, director del Centro de Análisis Estratégico de Moscú, declaro a la cadena rusa Zvezda sobre los sistemas antimisiles estadounidenses: "van a verse obligados a gastar su dinero en crear nuevos sistemas. Si desean gastarse el dinero, que se lo gasten. Es su problema". En efecto, parece que el problema ha caído del lado de Occidente y sus aliados. Y no es un problema menor.

miércoles, 19 de julio de 2017

LA OTAN SE PONE PARDA

Recientemente, la Organización para el Tratado del Atlántico Norte (OTAN) divulgó, en nombre suyo, un vídeo de homenaje a los llamados "Hermanos del Bosque", que después de la segunda Guerra Mundial crearon destacamentos de guerrilleros para luchar contra las autoridades soviéticas en los países del Báltico: Lituania (donde los "Hermanos del Bosque" tuvieron la mayor fuerza), Estonia y Letonia. El vídeo, de unos ocho minutos de duración, incluye testimonios de combatientes sobrevivientes que hablan gozosos y que han sido reconocidos oficialmente por sus respectivos gobiernos.
      Distintas autoridades rusas se manifestaron en contra de este vídeo, que en efecto, plantea problemas de interpretación histórica.
      Antes de que terminara la segunda Guerra Mundial, los "Hermanos del Bosque" participaron por miles en los rangos de las Waffen-SS nazis (un cuerpo de élite hitleriano), consideradas como organización criminal en los juicios de Nuremberg. Esta alianza atacó no nada más a los soviéticos, en el Frente Oriental, sino que se dedicó también al exterminio de judíos del Báltico (80 % de estos judíos fueron exterminados por los "Hermanos del Bosque"). Los judíos eran civiles. En las Waffen-SS participaron, además de los "Hermanos del Bosque" de los tres países del Báltico, hombres en armas de Ucrania, Croacia y Bosnia. Dicho sea de paso, después de la guerra hubo importantes jerarcas de los "Hermanos del Bosque" entrenados por la Central de Inteligencia Americana y los servicios secretos británicos (M-16, mediante la "Operación Jungla").
       Queda claro que el antisovietismo-anticomunismo termina invariablemente -como ha sucedido entre los ucranianos, los croatas y los bosnio-musulmanes- en la reivindicación del pasado nazi, por lo que, de nueva cuenta, cabe señalar que no hay la tal equivalencia entre los "dos totalitarismos". El asunto nunca fue así. LA OTAN hace proselitismo pro-nazi, así sea de manera indirecta, y reina en Occidente el mismo silencio que cuando la primera ministra británica ofrece "ataques nucleares preventivos" como quien ofrece dulces a la salida de una escuela.

lunes, 17 de julio de 2017

EL QUE SABE, SABE

Eso que tú quieres, éso tengo yo. Tal vez ha caído en el discurso del Otro, Big Mother. Y lo vive a plenitud.
     El perverso no tiene falta en ser, no le falta nada, no está nunca en falta, no es, a diferencia del común de los mortales, un ser incompleto. Vive a plenitud, a todo lo que da, al máximo, como si se tratara de velocidad, de estar a full. Es feliz, diríase que a ultranza, y lo ostenta con estetización en su Facebook. No hay grietas, no hay fisuras, ni fallas, ni "lapsus". Un neurótico puede envidiarlo. De hecho, el perverso se le cruza en el camino al común de los neuróticos para que éste lo envidie, para que envidie el saber-gozar, porque el perverso "sabe cómo hacerlo", y busca demostrarse y demostrar que "sí se puede". El tiene el saber sobre lo que tú necesitas. "Lo que tú necesitas es...".
     ¿Cómo le hace? Tapando la falta con poder y con la puesta en escena del poder. No, no está en decadencia. No, no hay graves problemas sociales, por ejemplo en la educación y en la salud, o en una industria en muchos lugares en ruinas, o por la violencia. No pasa nada, porque son "accidentes" o "daños colaterales", no muestras de que algo falla adentro. Adentro todo está completo, y hay que seducir al otro para "capturarlo" en la hipnosis ante ésta completud. Pervertir es, por etimología, "darle la vuelta", digamos que "sacarle la vuelta". El poder es el del "excepcional" y el de la "nación indispensable", Big Mother lo dijo. El poder te escucha, mientras no tengas nada qué decirle de alguna falla, ya que en éste caso le "sacará la vuelta" con un discurso de puesta en escena prefabricado, una desmentida o una denegación. No importa qué es la falta, importa taparla, no importa la "falta en ser", importa taparla con algún "tener". Eso que tú quieres, éso tengo yo. Pobres de los países y de las personas que no son, sino que aún tienen por hacer.

viernes, 14 de julio de 2017

ARROJADOS AL MUNDO...

Y arrojados a la victoria, nacidos para la gloria. El sistema que se declaró vencedor y el país que lo encarna muestran, cada vez que pueden, que no se trata de transformar nada, sino de garantizar el Dasein, el "estar en el mundo", el "estar-aquí", un "plantarse", para decirlo de modo más prosaico. La esencia del ser del vencedor consiste en "existir", en ser real y no ideal, en rechazar este ideal o lo que se le parezca (una convicción, un principio) y en reivindicar cualquier cosa que sea real, hasta un reality show. "Al ser le va el ser", así que al ser le va el american way of life. Se está "al modo de la existencia" en un mundo que "mundea" (!).!Pues que mundee!
      Así las cosas, a pesar de estar arrojado y caído, a pesar de la angustia (tal vez por el hecho de que el "ser" del campeón y número uno algún día no lo sea más), no hay de qué preocuparse, ni mucho que justificar ni argumentar (el que argumenta es porque no es). Se es para sí en tanto que se es único. Sólo hay que "develar lo oculto" del ser, con maneras estéticas, con algún "arte"o un "manifestarse" que sea tomado como tal. El ser se puede develar con el bello espectáculo bélico, la puesta en escena, al modo de la operación Tormenta del Desierto. Nada de razones. Simplemente un "i am tired of Saddam Hussein" ("estoy cansado de Saddam Hussein"), al modo de George H.W. Bush. O mostrando alguna fotografía de armas de destrucción masiva inexistentes. Ni quien reclame, porque lo que es, es, y cada quien es lo que es, "lo que hay", como diría mi compadre. Sí, "es lo que hay", así que toma lo mejor y manifiéstate, exprésate, pregúntate what's in it for me (que hay para mi en éste "estar aquí"). Quien diga que "no es lo que hay", sino que algo falta, que en realidad podría ser de otro modo o volver a ser de otro modo, está, como lo sugería Barack Obama, hoy ex mandatario estadounidense, en el "lado equivocado de la Historia". No es que Estados Unidos deba volver a ser algo en grande. Es que lo es y a "este ser le va su ser", por lo que sólo hay que existir.

miércoles, 12 de julio de 2017

EN ARAS DE LA PAZ

El fin del equilibrio bipolar creó la creencia en una paz universal (se hablaba entonces de los "dividendos de la paz"), algo así como la "paz perpetua" de Kant que Domenico Losurdo discute en Un mondo senza guerre (Un mundo sin guerra). ¿Es posible un mundo sin guerra?
       Estados Unidos ha estado inmiscuido en prácticamente todos los conflictos bélicos desde 1989-1991. Pero esta presencia no ha aparecido -ni siquiera entre la intelectualidad, la izquierdista incluida- como agresión imperial, sino como ánimo de preservar la paz, el "orden mundial" y "la seguridad" contra toda suerte de amenazas, entre las cuales no falta ahora "la amenaza rusa". Dicho de otro modo, Washington no aparece en esta serie de actos bélicos (Panamá, Iraq, Somalia, Yugoslavia, Afganistán, Libia, Siria, Ucrania...) como un atacante y un factor de desestabilización, sino como una gran potencia que tiene que -por deber- intervenir militarmente para preservar la paz, evitar todo tipo de discordias (étnicas, religiosas, etcétera) y por "razones humanitarias". En otros términos, las intervenciones y ocupaciones de Estados Unidos y sus aliados y socios parecieran destinadas a preservar la paz y evitar conflictos. ¿Cuál paz? La del vencedor de 1989-1991, desde luego. Desde este punto de vista, las acciones militares de Estados Unidos resultan ser, a los ojos de la supuesta "opinión pública", un factor de estabilización, y entiéndase que de paz. No hay imperialismo, salvo el ruso en Ucrania y Siria; y no hay un gran trouble maker (perturbador), sino "amenazas" de "parias" y "canallas" para un mundo como el de Imagine, de John Lennon, de fraternidad universal y sin fronteras. En este orden de cosas, una agresión -un primer golpe nuclear, pongamos por caso- contra la Federación Rusa o contra China sería un acto defensivo contra "el zar hackeador de la democracia" o, muy secundariamente, contra el "peligro amarillo". ¿Acaso ese "zar" no amenaza nuestra seguridad y, sobre todo, nuestra paz? La "opinión pública" está lista para creérselo, entre otras cosas gracias al modo en que los medios de comunicación masiva y las presstitutes presentan el mundo: un lugar lleno de "peligros" para la pax americana.

lunes, 10 de julio de 2017

PRETTY BLUE EYES

Desde principios del siglo XX, Estados Unidos no ha podido recuperarse de sus crisis económicas sin guerra. Como lo recordaba hace algún tiempo Myléne Gaulard en una conferencia sobre Rosa Luxemburgo disponible en la Web, en 1914, al inicio de la primera Guerra Mundial, Estados Unidos se encontraba en recesión y la tasa de desempleo sólo pudo bajar espectacularmente para 1918 gracias al conflicto bélico. También según Gaulard, el New Deal de Franklin D. Roosevelt sólo pudo funcionar a medias y los niveles de actividad económica (como la inversión) a finales de los años '30 no eran mejores que los del comienzo de la Gran Depresión. El asunto puede seguir: aún recuperándose con la segunda Guerra Mundial, Estados Unidos volvió a tener tendencias a la recesión en la posguerra y salió a flote parcialmente gracias a la guerra de Corea y luego a la de Vietnam. A principios de los '80, el entonces presidente Ronald Reagan llegó con una recesión y lanzó la "Guerra de las Galaxias"-aunque no se concretó- contra la Unión Soviética; algo similar pasó en vísperas de la primera guerra de Iraq.
      Cabe señalar que Estados Unidos ha ganado casi todas sus guerras (incluyendo las de Iraq y Afganistán), salvo en Vietnam. La primera guerra del Golfo estuvo destinada a que los estadounidenses se deshicieran del "síndrome de Vietnam". Esto quiso decir "volver de nuevo aceptable la guerra" (make war great again!) siempre y cuando volviera a ser rentable (con todos los inventos a prueba en la operación "Tormenta en el Desierto").
       La guerra ha sido propuesta por varios economistas -John Maynard Keynes incluido- como una forma de salir del atolladero de la crisis. Hace poco (2011) lo proponía medio en broma medio en serio (contra una "amenaza alienígena") el Premio Nobel de Economía, Paul Krugman.
     El armamentismo (la industria militar) supone, según Rosa Luxemburgo, una "punción" -vía impuestos - sobre el salario para trasladarlo al gasto que crea demanda para las empresas militares, una nueva "salida" de inversión. Es por este motivo que terminar con los complejos militares-industriales podría ayudar en cambio a gastar en otras prioridades para salir de la crisis (sacando a mucha gente de la pobreza), según la argumentación que defendió largamente, por ejemplo, Fidel Castro. Pero el capitalismo prefiere resolver antes los problemas de ganancia, recuperándola, cuando tiende a caer, con la guerra, el negocio con la muerte, digamos que "el último negocio" (contrarrestar con la muerte la caída tendencial de la tasa de ganancia, incluida la que puede provocar la sobre-producción en la industria bélica). La guerra permite efectivamente destruir la sobre-producción, el exceso de mercancías y (supuestamente) de hombres, y "recomenzar el ciclo" de acumulación. Es probable que el capitalismo deje de incluir entre sus negocios las grandes guerras -que no son una fatalidad histórica- cuando se le aparezca que no son rentables, sino que pueden conllevar más costos que beneficios.