Páginas: para información y análisis, se recomiendan los sitios Counterpunch-The 4th Media-Globares

viernes, 25 de marzo de 2011

GRAN ESTRENO: ODISEA AL AMANECER

Con ese nombre, uno puede estar seguro de que una distraída opinión pública, que casi ni existe, pensará que se trata no de un ataque militar contra Libia, sino de una película estadounidense de tantas. Que muy pronto estará a la venta en tiendas o en puestos callejeros.
Los intelectuales ya pusieron lo suyo, discutiendo sobre si Kadafi o no Kadafi, los traumas de infancia del niño libio y hoy Gran Hermano, y otros asuntos teológicos más: de lo que se trata, para esos mismos intelectuales que no faltan, es de sacralizar todo lo que parezca "grande" (por ejemplo, la "gran primavera de los pueblos árabes") para, de paso, hacerse a sí mismos un monumento y frotarse la vanidad de por sí henchida. Informar al lector es lo de menos. Como lo ha dicho el secretario general de Naciones Unidas, Ban-ki moon (que no es Yan-ki Moon), de visita en Túnez, hay que evitar que el villano haga de las suyas y Libia se convierta en una "nueva Ruanda" u "otra Camboya". Kadafi, véanlo, está listo a matar a más libios de los que existen con tal de hacerse el mártir, así que es un tipo de cuidado, como Stalin (obligatorio en la lista), Pol Pot y Castro (nombres que impacten). Millones podrían perecer si no se hace algo. De hecho, la oposición libia anunció el 25 de marzo que ya han muerto 10 mil personas, aunque no es entendible por qué no se dió una cifra del doble o triple, como para justificar más ataques. Después de todo, no es nada frente a los billones o trillones de pobres rusos que asesinó el muy sádico Stalin. Dejemos que cada intelectual ponga la cifra que más considere conveniente.
¿Lo matamos o no lo matamos? Esto es lo que el ministro de Defensa británico y su homólogo estadounidense se pusieron a discutir sobre Kadafi, luego de la resolución 1973 de Naciones Unidas. Es decir que, cuando lo desean, los funcionarios occidentales pueden tratar los asuntos internacionales como Vito Corleone sus negocios. Acto seguido, la "coalición" bombardeó Trípoli, capital libia donde nadie estaba atacando civiles, por lo que los "aliados" trataron la resolución de Naciones Unidas como el italiano Berlusconi trata a las adolescentes marroquíes y otras. Resumen: en Occidente mandan delincuentes de cuello blanco que deciden a quién criminalizan y a quién no, y a este proceso, cuando es de crimen consensuado, se le da el nombre de "democracia". Que es lo menos malo que tenemos, porque de otra manera viene el coco totalitario y ya tú verás...
En los días en que empezó el ataque a Libia, la prensa española dió a conocer que a los traficantes de lo que sea se les "atascan" los puertos del norte argelino, por lo que hacer pasar vehículos, seres humanos, cigarrillos (Camel, de seguro) y sobre todo droga vía Argelia y Marruecos no es tan simple. Los narcotraficantes, nótese bien, han estado buscando vía Libia, Túnez, Egipto e incluso Líbano, para que la droga sudamericana pueda abrirse paso en el mercado europeo. La "coalición" podría ayudar, como lo hace desde Afganistán y Kosovo.
Luego: según Obama, es hora, desde 2009, de que el escudo antimisiles que protegerá a Europa y demás de ataques iraníes se "mueva al sur". Que al menos manden a callar a los servicios de inteligencia estadounidenses: sostienen, según su Informe Anual correspondiente a 2010 (Central de Inteligencia Americana y Consejo Nacional de Inteligencia), que reprodujo el "Washington Post", que Irán no tiene un programa nuclear militar ni ofensivo; lo mismo que ya reconoció Yukiya Amano, director general de la Agencia Internacional para la Energía Atómica. ¿Obama no está al tanto de los reportes de inteligencia estadounidenses? Entonces, se sugiere que lea un periódico cada mañana: tal vez se tope con algo que lo disuada de declarar tales cosas que parece listo a verle la cara a todo el mundo. Obama prometió no proseguir con el escudo antimisiles en el centro-norte europeo. Otro engaño: la secretaria estadounidense de Estado, Hillary Clinton, de visita reciente a Polonia, confirmó que este país sí se integrará al escudo antimisiles, con tal de "ayudar a proteger al pueblo polaco", a los "aliados y otros", luego de lo cual doña Hillary se fue a visitar la fábrica de Schindler. Los polacos no han parado de repetir que el escudo lo quieren contra Rusia.
Así que, además, desde 2009 la Armada estadounidense, para ir ampliando el escudo antimisiles, planea mover destructores y cruceros con radares Spy 1 y misiles interceptores SM-3 en el Mediterráneo. En el marco de la instalación del sistema de combate Aegis, unos 38 buques deberían andar por el rumbo para el año 2015. Según el Instituto Real Elcano español, el ambicioso plan de escudo antimisiles de Obama convierte al Mediterráneo en lugar de "convergencia" de grandes intereses de seguridad estadounidenses y europeos. Ya está. Desafortunadamente para Fidel y para Chávez, que habla blandiendo el fémur de Bolívar y creyendo que se le teme por ello, no todo es cosa de petróleo ni de ataque contra el pobrecito Sur, aunque cuenta el petróleo y el suelo libio tiene mucho. Por lo demás, según lo confesó Wesley Clark, ex jefe de la Organización para el Tratado del Atlántico Norte, desde antes de 2001 existe el plan estadounidense de desestabilizar al mundo árabe, lo que es tanto como desestabilizar por completo a Europa y Rusia  ¿Primavera de los pueblos? Digamos que en realidad Estados Unidos está "acordonando la zona" muy policíacamente, en el entendido, además, de que es una policía extraña. Tan extraña como la que permite la entrada a Estados Unidos de cantidades enormes de droga y su circulación. ¿Quién permite por cierto tantísimo cultivo de marihuana en Marruecos?
Si el presidente ruso, Dmitri Medvedev, al igual que su ministro de Relaciones Exteriores, Serguei Lavrov, no quieren tener firmeza y prefieren practicar posturas de yoga frente a lo que hace Occidente, allá ellos (dicen que Medvedev practica yoga, dicen...). El primer ministro ruso, Vladimir Putin, consideró como "cruzada" el ataque contra Libia y agregó que ojalá Dios perdone a quienes están detrás del asunto. Medvedev no entiende lo que está en juego: debe creer que a Kadafi no le gusta Deep Purple o que en Bab el-Dátil no valoran la música tan bella de Tina Turner. Podría enviarse a Medvedev como embajador plenipotenciario a India, cuando aquel termine su mandato: Putin, por lo pronto, ha dicho que Rusia debe mejorar su sistema de defensa, contra el que, dicho sea con toda claridad, está dirigido el "escudo antimisiles" naval y muy flexible en el Mediterráneo. Que Dios perdone también y de paso -o que ponga a hacer kundalini yoga- a quienes no pueden emitir ni un mínimo sonido de condena contra la progresiva gangsterización de las relaciones internacionales o contra un trato a Naciones Unidas (!que estaba a punto de emitir una resolución elogiando los derechos humanos en Libia!) digno de truhanes en un lupanar en altas horas de la madrugada (son odiseas al amanecer, parece, de esas que hasta duran días...): así va el mundo desde que los intelectuales discuten sobre las personalidades de Noriega, Milosevic, Hussein y los malvados soviéticos que tanto daño hicieron en Afganistán.- Que vivan los grandes y papales principios, y traigan ya pop corn y Coca Cola. En serio: Odisea al Amanecer, no te la pierdas...

sábado, 19 de marzo de 2011

DEJE MI CORAZON EN IWO JIMA

La tragedia ocurrida con el tsunami en Japón sirvió de ocasión para una nueva andanada de psicosis, esta vez sobre la energía nuclear, a tal grado que, pese a lo asegurado por expertos de distintos países (desde rusos hasta mexicanos bien calificados), no faltaron quienes llegaron a pensar en resguardarse de potenciales turistas nipones radioactivos, aparatos estereofónicos radioactivos en los automóviles japoneses, cámaras fotográficas radioactivas "made in Japan" y surimis explosivos. De película, como si no bastara con una desgracia natural.
Menos se dice, primero, de un comportamiento obediente de la población japonesa, que ni en un Tokio a media luz o casi a oscuras se lanzó a saquear supermercados (que apaguen la luz en Detroit, a ver qué pasa), ni, segundo, de la tendencia de los dirigentes nipones a la falta de piedad y al revanchismo. En efecto, desde semanas antes del tsunami, muy en concreto desde febrero, líderes políticos japoneses venían orquestando una campaña anti-rusa a propósito de las islas Kuriles, llamadas "territorios del norte". Unos extremistas decidieron profanar una bandera rusa y no hubo disculpas, ni siquiera oficiales. Son cuatro las islas en supuesta "disputa": Iturup, Kunashir, Shikotan y Habomai, en manos soviéticas luego de la segunda Guerra Mundial. Japón quiere que le den las islas, lo que supone tratar a Rusia, en este caso heredera de la Unión Soviética, como país derrotado, exactamente lo mismo que hacen en el Báltico los finlandeses y un poco más lejos los noruegos, o lo que hacen los georgianos en el Caúcaso. !Que pague el ruso! El asunto enojó al Kremlin y el presidente ruso, Dmitri Medvedev, además de apersonarse en las islas Kuriles, decidió desplegar ahí armamento, a ver si los dirigentes japoneses se entretienen en otra cosa que en humillar al vecino. El colmo del colmo es que el alegato japonés se basa en un tratado bilateral de 1855.  En cuyo caso, que Estados Unidos devuelva Alaska a Rusia. ¿Pero con Sarah Palin incluida, o no?
La desgracia que se abatió sobre Japón, la pronta ayuda de un gran contingente ruso (el mayor de los primeros em llegar, en una tradición de solidaridad ejemplar, similar a la de los cubanos) y las urgencias no impidieron que, en vez de gratitud, la dirigencia japonesa siguiera humillando con lo de las islas, lo que hizo Masaharu Kono, embajador nipón en Moscú. Los japoneses prosiguieron con que, si Medvedev visita las Kuriles rusas, es una ofensa contra Japón, aunque sea territorio ruso; de nuevo, a este ritmo, si Medvedev visita la Karelia rusa habrá una sublevación de finlandeses.
Desde tiempos del señor Gorbachov, el derecho internacional se interpreta sobre la base de la fuerza y al antojo. Gorbachov dijo en ocasión reciente de sus 80 años que no considera haber perdido grandes batallas, pero la lección que sacó Occidente es que hay un perdedor y el derecho a que cualquiera que se oponga sea pasado por las horcas caudinas. Los japoneses no parecen muy prontos a insistir en que los estadounidenses terminen de irse de Okinawa y lugares por el estilo. !Que líderes tan valientes!

sábado, 12 de marzo de 2011

TORMENTA EN GORBISTAN

¿Qué esperan los occidentales para bombardear Bahrein?¿Que les digan dónde se encuentra?
Por lo pronto, es Libia, el país del mundo árabe con las mejores condiciones de vida para las mujeres y una tasa de alfabetización del 85 %, que se ha granjeado la enemistad de Occidente y sus seguidores. Y es que, la verdad sea dicha, Kadafi está muy feo y tal pareciera que esa es la principal preocupación de algunas portadas de semanarios estadounidenses: que se mueran los feos. Para molestar, desde hace muchas semanas estuvieron entrando a Libia armas provenientes en contrabando de Egipto, lo que no es muy normal, y resulta que, además, "se encontraron" asesores militares holandeses y británicos en suelo libio, lo que tampoco está dentro de la normalidad. Parece que si un gobernante es feo, se vale llenarle el país de armas y sembrarle en su Cirenaica madre tropas mercenarias. Si no basta, se lo amenaza de mil y un maneras: al presidente francés, Nicolás Sarkozy, cuya turbia trayectoria al servicio de los estadounidenses está descrita en Internet en Red Voltaire, no le pareció suficiente con perder Túnez, así que el "huésped del Eliseo" ofreció, gratis, hacerle el trabajo a los estadounidenses en Libia, junto con el joven primer ministro británico David Cameron, nacido en 1966, es decir, con altas probabilidades de ser a la vez pro-estadounidense, medio mafioso y un tanto tonto. En cuanto a Túnez, es ahora la felicidad de los jasmines: las mujeres podrán volver a asistir a la escuela con velo o "tchador" y no, como en tiempos de Ben Alí, obligatoriamente vestidas a la usanza occidental. Los tunecinos ahora sintonizan "oldies but goodies".
Para quien quiera saberlo, los grandes revolucionarios egipcios, antes de tumbar a Mubarak, se estuvieron reuniendo con Condoleezza Rice, alias "Arroz", hoy ex secretaria de Estado de George W.Bush, y con la sucesora, doña Hillary Rodham Clinton, de tal modo que la fabulosa revuelta de Egipto obtuvo hace rato fondos de Freedom House, National Endowment for Democracy y otras organizaciones estadounidenses, tipo USAID. Tan pronto como cuajó el asunto, doña Hillary ofreció meter "más" dinero a las redes sociales que tan bien funcionaron en El Cairo y Túnez, y muy pronto se tendrá a la misma jefa del Departamento de Estado en el lugar de los hechos.
¿Y Bahrein? Pues que se rasquen con sus pulgas, porque la punta de lanza de todas estas "revoluciones" son los saudiárabes, los más retrógradas de los retrógradas, y Estados Unidos y sus aliados no se van a mover para mejorar las condiciones de las mujeres en la península arábiga ni en ningún emirato medieval, que más bien sirve de plataforma militar.
Doña Hillary expresó que quiere más "demócratas islamistas" (sic) y, como van las cosas y a como están los porcentajes de desempleo, no es de descartar que haya más jóvenes en espera de algo que los haga sentir que son alguien en la vida, aunque sea por 5 minutos de fama, estilo Andy Warhol. En la república ex soviética de Tadzhiquistán, por ejemplo, el presidente, Emomali Rajmón, muy probablemente un feo, no quiere que las mujeres vayan a lugares especiales en las mezquitas, apartadas del resto de los mortales, ni que los jóvenes de menos de 18 años entren en organizaciones religiosas y abandonen sus responsabilidades familiares, ni que otros se vayan a estudiar al extranjero para ser adoctrinados, muy en concreto, por saudiárabes. Pues bien, Ian Kelly, embajador estadounidense ante la Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa, considera que el presidente  de Tadzhiquistán coarta las libertades de la gente; es decir que, en alianza con los saudiárabes, los estadounidenses, los mismos que toleran a los barones de la droga en Afganistán y a los islamistas y traficantes de órganos en Bosnia y Kosovo, si pueden, la van a armar en Asia Central; por ejemplo, enemistando a Tadzhiquistán y Uzbekistán, donde podrían armar algo así como la "revolución de las motitas de algodón".
Mijaíl Gorbachov cumplió 80 años, se llevó una condecoración del presidente ruso, Dmitri Medvedev, y el "papá de la perestroika" recibirá un concierto en el Royal Albert Hall de Londres, con Bryan Ferry, Sharon Stone y el grupo de rock Scorpions. La verdad, es conmovedor, tanto como lo es el espíritu revolucionario de muchos jóvenes e intelectuales desde 1989-1991, o como lo es el progreso: quien manda en América Latina es quien le dice al uno que se calle y al otro lo nombra marqués, llevándolo a ejecutar la danza de los siete velos. ¿No podrían tirar a Kadafi? Es feo, no se rasura correctamente y, según consta en las redes sociales, ha llegado la hora de hacer un mundo maravilloso, lo queno entiende el pérfido, cruel, sanguinario, autoritario, déspota y totalitario líder libio . !Fuera!!A Bahrein con Ben Alí! El mundo exige alfombras mágicas y más cuentos de Aladino, en lo que se le da una "reventada" a Europa y Rusia...

sábado, 5 de marzo de 2011

AFRICA DEL NORTE: VIVA EL LUMPEN

Uno puede empezar diciendo: vivan los gobiernos lumpen. Muammar Gadafi hace rato que se plegó al Fondo Monetario Internacional y abrió su país a empresas transnacionales del petróleo, que operan sobre todo en Cirenaica, región donde se concentran ahora los opositores al gobierno "verde". Gadafi se volvió algo así como el tercermundista favorito del laborista británico Anthony Blair. Los negocios del "hombre fuerte" libio se hacían con Gran Bretaña, Francia y por ejemplo la Italia de Berlusconi. En cuanto a la familia Gadafi, organizaba fiestecitas con Mariah Carey, Beyoncé, Nelly Furtado y figuras por el estilo que, francamente, no tienen mucho que ver con la "Revolución Verde" del hombre que escribió un "Libro Verde" para que a sus compatriotas se les quitara lo verde. Al mismo tiempo, Libia se desarrolló: lo saben izquierdistas franceses (con periódicos conocidos) que festejaban el aire de modernidad que le había llegado al país árabe, con un buen Indice de Desarrollo Humano (la verdad, los libios no tienen pinta de sudaneses famélicos ni de piratas somalíes de cuarta categoría y quinta ración alimentaria). En fin: cada quien su Gadafi, pero no es Norcorea.
Del otro lado, Al Jazeera se dedicó desde un principio a informar de protestas y bombardeos inexistentes. Y quienes fomentan los disturbios no son inocentes, si alguien se cree algún cuento de los grandes demócratas civiles contra la tiranía, la dictadura, el totalitarismo y la usurpación: muy sencillamente,  el Frente Nacional de Salvación de Libia está financiado por la CIA, Central de Inteligencia Americana. En diciembre de 2010, en Argelia se reunieron "científicos" en un cónclave sobre "Estados Unidos y los países de Africa del Norte", a raíz de lo cual Washington decidió, según la agencia de prensa rusa Ria Novosti, donar 8 mil millones de dólares para la juventud de los países árabes, abrumadoramente desempleada. Con el respaldo tan generoso del Departamento de Estado, tal parece que valía la pena salir a la calle y destronar dictadores. La secretaria estadounidense de Estado, viendo lo bien que funcionó, prometió más ayuda para las redes sociales. Que los jóvenes, en Egipto por ejemplo, se hayan dedicado a saquear, es cosa secundaria.
Victor Ivanov, jefe del Servicio Federal de Control de Drogas en Rusia, sostuvo para Ria Novosti que Africa del Norte es importante para la entrada de droga (proveniente de la misma Africa, y de América Latina) a la Unión Europea, por lo que el narcotráfico está interesado en desestabilizar la región norafricana. De hecho, los narcotraficantes, abiertamente ayudados por Estados Unidos, ya tienen una puerta de entrada a Rusia y Europa vía Afganistán, y otra vía Kosovo y el matón que gobierna este protectorado, Hacim Thaci, distribuyendo droga en la Unión Europea. Digamos que completar el cerco con hashísh marroquí y quitándose de encima a locos que actúan a veces e imprevisiblemente por cuenta propia, como Gadafi, no es mala idea. Es decir, si alguien quiere sacudirse el "Libro Verde", que lo haga sin ignorar que Estados Unidos hace alianza con gente de la Planta Verde, con los del polvo blanco, los románticos de la amapola y otros criminales que siempre encuentran qué novísimo demócrata les abra el camino. Y que el presidente ruso, Dmitri Medvedev, lo piense dos veces antes de acusar de "delitos" a Gadafi, sobre la base de informaciones de Al Jazeera sobre bombardeos que, nótese bien, los satélites rusos nunca registraron, según lo corroboró por ejemplo la periodista Irina Galushko. ¿Podría Medvedev informarse en su propio país? Está igual de perdido que los intelectuales occidentales, lo que es tanto como decir que opina sin saber nada de nada.