Páginas: para información y análisis, se recomiendan los sitios Counterpunch-The 4th Media-Globares

viernes, 27 de mayo de 2011

SI, AMITO; NO, AMITO; LO QUE USTED DIGA, AMITO

El lobby pro-occidental ruso se está comportando de manera vergonzosa, cediendo una posición tras otra por migajas. En medio de una promesa de entrada a la Organización Internacional de Comercio, la OMC, y de una reunión de muchachitos entre el presidente estadounidense Barack Obama y el ruso Dmitri Medvedev, el vicecanciller ruso, Serguei Riabkov, declaró que el líder libio Kadafi "perdió legitimidad y debe marcharse".
El que emplea este tono es Obama, quien desconoce los principios más elementales de la diplomacia, que fue alguna vez un modo de evitar que se impusiera la ley del más fuerte. En el más completo fairseísmo, entiéndase que en la hipocresía total, se critica a Dominique Strauss-Kahn por su prepotencia ante una recamarera africana, pero, de nueva cuenta, parece de lo más natural que el émulo de Will Smith que está en la Casa Blanca con un aire cada vez más mala leche diga: "Kadafi debe marcharse. Ahora". Ni tiempo de pasar al baño, señor. En Washington se decide quién se va y quién se queda, cómo y cuándo, y en dónde. Al poco tiempo, a mediados de mayo, Obama volvió a emplear ese tonito: le dijo al líder sirio Bachar el-Assad "debe liderear la transición o marcharse". Adiós a la diplomacia, al mínimo respeto a la autodeterminación, a la manera de hablar con precaución. Qué brillante es caerle encima a Strauss-Kahn por una indudable prepotencia y guardar silencio sobre el tono de Obama.
Medvedev había estado en Siria poco antes de las revueltas que tienen a más de un intelectual haciéndose el interesante. Más allá de los extraños francotiradores en Deraa, de las mafias del puerto de Latakia, que recibieron armas desde Líbano y dispararon contra policías armados con bastones, no con armas de fuego, o del apoyo estadounidense a los Hermanos Musulmanes (como en Egipto), resulta comodísimo decir lo que sea, menos algo que repruebe, por ejemplo, la injerencia saudita desde Libia hasta Siria. Ahora son los hijitos de padres del 68 que quieren repetir y hacerse los interesantes e indignados, para ventaja, por ejemplo, del Partido Popular.
Encima, una agencia oficial rusa apenas puede disimular que no alcanza a defender mayor cosa y en Rusia se dice que se tolerará el escudo antimisiles en Rumania, pero no en Polonia. Según Andrei Tretiak, general jefe de la Dirección General Operativa del Estado Mayor del Ejército Ruso, el escudo antimisiles está dirigido contra Rusia: no hay vuelta de hoja. La tercera y cuarta etapas del escudo, previstas a partir del año 2015, serán peligrosas ya que se podrán abatir los misiles balísticos rusos, los intercontinentales y los basados en submarinos, liquidando el potencial ruso de disuasión nuclear. Lo anterior obliga a Rusia a salir eventualmente de acuerdos de desarme y a endurecer posiciones dentro de un aparato gubernamental dividido.
Frente a lo descrito, el momento en que Rusia quiera defenderse tendrá que aguantarse una generación de jovencitos de la generación X lista a decretar que Rusia "debe" hacer tal o cual cosa, o que tal o cual personaje "debe" irse, o que los blancos deben correr alrededor de la pista atlética el número de veces que decida el Tío Tom. Lo dijo alguna vez el militar panameño Omar Torrijos, y vale para los niños ignorantes e insolentes sin par que están llegando al poder, bien comprados por sus padres y sin que nadie los toque en nada, no vaya a ser que Obama salga con la autoestima lastimada: cualquier intento por defenderse es visto como un ataque. ¿Se puede saber por qué no "deben" irse "right now" (!pero ya!) el rey de Marruecos, la monarquía de Bahrein, Saleh en Yemen, la familia Sudairi, o la cocinera de la Casa Blanca que es tan antipática? "Me uuuurge que se vayan", es el tono rudo, no cursi, del señor Barack Obama.

jueves, 19 de mayo de 2011

COINCIDENCIA TOTAL DE CONCAVO Y CONVEXO

Es desde el fin de la Guerra Fría y de la amenaza soviética que el Imperio, además de homicida (como lo prueban los atentados contra Kadafi), transgresor de la ley (ya que poco importa lo que resuelva Naciones Unidas), mentiroso (como al inventar armas en Irak que nunca existieron), depredador del medio ambiente (con municiones de uranio) y pendenciero (basta oir el tonito que ha agarrado el señor Obama, por ejemplo contra Siria), decidió ponerse procaz, como si al ambiente del Old West hubiera que darle un aire de "saloon".
Manuel Antonio Noriega, dictador panameño, se encontraba al parecer en casa de su amante Vicky Amado cuando la invasión de 1989. Noriega se fue a refugiar a la Nunciatura Apostólica y, pese a que Dios lo vigilaba tan de cerca como el ejército norteamericano, puso a secar en el lugar unos calzoncillos rojos, para escándalo estadounidense. Resulta que Noriega llevaba algo así como ropa interior comunista -o de mecánico del trópico- y no unos boxers con barras y estrellas. Terrible. Los medios de comunicación insistieron tanto en el asunto que incluso un torrijista consideró necesario aclarar que él también usaba calzoncillos rojos y que no veía en ello nada de malo.
Ahora que volvieron a matar a Osama Bin Laden, resulta que en su casita no tenía ningún equipo sofisticado. En cambio, Estados Unidos consideró necesario difundir a los cuatro vientos que el terrorista islámico tenía una fabulosa colección de películas tres equis, es decir, "porno" o de lo que en Estados Unidos se llama "material explícito". Fue casi como decir que el barbudo había cometido otro atentado, esta vez contra las buenas costumbres. No se entiende ni para qué lo lanzaron al mar: mejor lo hubieran enterrado con estampitas de Edwige Fenech, reina de cierto género italiano, un póster de la Cicciolina o rezos a Ugo Tognazzi.
Para desacreditar a Kadafi, se propagó desde Occidente la fabulosa especie de que el líder libio da a sus tropas Viagra, para que violen a las mujeres que encuentran a su paso. La denuncia la hizo Susan Rice, embajadora estadounidense en Naciones Unidas. Tal vez la diplomática esperaba una respuesta airada al respecto, al menos de los funcionarios del organismo internacional que tal vez prefieren Soft Cialis. Rice anduvo insistiendo en el asunto y ahora no faltan quienes, atribuyéndole "crímenes contra la Humanidad", quieran llevar a Kadafi ante el Tribunal Internacional de la Haya, que para el caso se está convirtiendo en la cárcel del condado. Que el cantinero no sea el más indicado para hablar o que los cowboys del saloon deban mejor optar por el silencio no es algo que le pase por la cabeza a nadie: ¿o hay que recordar que, en pleno escándalo con una señorita de apellido Lewinski, el entonces presidente estadounidense, muy a lo "soy el vaquero más auténtico que existió", fue a bombardear una fábrica de aspirinas en Sudán, alegando que eran armas químicas?
La última ha consistido en el extraño asunto que terminó con la carrera de Dominique Strauss-Kahn, poco tiempo después de que el ultrademagógico Barack Obama festejara el 5 de mayo en la Casa Blanca y nos pusiera al tanto de los tamales de Michelle. Resulta que los francesitos, como todo el mundo sabe, no se saben comportar al ver morenazas y, cuando el ex director del FMI y partidario de remplazar al dólar como moneda internacional (así de fuerte), manteniendo la entereza del euro, vió a una humilde mucama o recamarera africana, se le lanzó al estilo Kalimba Marichal en Chetumal, es decir, como trompetista de vecindad. El Tigger Woods que gobierna en la Casa Blanca debe estar fúrico. Eso no se hace en los hoteles neoyorquinos, sino en los cuartos de arriba de los saloons, Monsieur Dominique. De remate, se soltó la especie de que la africana vive en una residencia exclusiva para seropositivos: Dios quiera y el muy solvente (supersic) Strauss Kahn, aún teniendo que pagar, se salve del contagio de VHS (sic), que es lo que se dirá en las redes sociales que tanto lamentaron la muerte de Obama (recontra-sic) en Pakistán.
Como ya están borrachos de ignorancia, para empezar, que los rusos se cuiden, no vaya a ser que, en otra andanada de delirio, la agarren los occidentales contra el primer ministro Vladimir Pushkin (sic, why not) por no permitir manifestaciones LGBT (Lésbico Gay Bisexual Transgénero) en Moscú. Digamos que el "debate ideológico" se parece cada vez más a lo que ocurre "the day after" (el día después) el el saloon, cuando con whisky tirado por doquier los vaqueros se sueltan a discutir sobre las damas del saloon (es una forma de llamarlas) y sus "cualidades".
Digamos, de paso, que se le agradecería a las fuerzas que creen que "otro mundo es posible" que no se pongan muy pieles rojas: es decir que, de remate, no nos vengan con que la solución está en usar calzoncillos ecológicos con los siete colores del Wiphala andino y, para colmo, con algún anuncio delantero (unisex) que diga: "No a Mr. Danger". Cuidado: entre espectáculo y espectáculo se está destruyendo, como lo ha señalado el primer ministro y ex presidente ruso, el señor Vladimir Putin, una forma de convivencia construida desde hace varios siglos en la Paz Westphalia (no, no es la hermana de Thalía), para convertir el "escenario internacional" exactamente en éso y en la ley del revólver.

viernes, 13 de mayo de 2011

QUE SE VAN, Y SE VAN, Y SE VAN...PERO NO SE HAN IDO

Después de la muerte de Osama "Bill" Laden, lo lógico sería que el presidente estadounidense, silbando alguna canción de Stevie Wonder, anunciara que ya no hay motivos para la permanencia de la soldadesca en Afganistán: ni Al-Qaeda es ya fuerte, según lo han reconocido los servicios de inteligencia de Estados Unidos, ni hay ya líder malévolo que quiera destruir por ejemplo toda la red ferroviaria de la primera potencia. Ni siquiera es cosa de honestidad: como es de lógica, Obama no ha anunciado nada ni nadie le ha pedido que se retire de territorio afgano. En cambio, si Al-Qaeda se va a vengar en cualquier momento y en cualquier parte del mundo, lo mejor es invadir el planeta y hasta el espacio sideral. Así, habría un apocalipsis que le permitiría a Fidel Castro seguir siendo de lo más importante y leyendo unos 200 cables de prensa en el desayuno (hasta tener algunos cables cruzados).
De por sí, poner parte del escudo antimisiles en Polonia, argumentando que es contra Irán, es un cuento fantástico a unos 100 kilómetros de la frontera rusa. Nadie le pide cuentas a Washington, ni siquiera esa honrosa Gran Sociedad Civil Universal que, se supone, anda pidiendo cuentas de todo y por doquier. El otro gran cuento es el de otra parte del escudo antimisiles que se instalará pronto en la base de Deveselu, en Rumania: cualquiera que vea un mapa se dará cuenta de lo cerca que está Rusia, mucho más que Irán. Desde Deveselu hasta Sebastopol, son alrededor de 500 kilómetros, y Rusia ha dejado ya entender que le están apuntando al flanco sur. Lo mejor es que, en menos de 10 años (para el año 2020), en Rumania se piensa instalar un sistema más complejo aún, para interceptar misiles intercontinentales que Irán no tiene. El único país que los tiene es Rusia, así que no hay forma de dudar.
En febrero pasado, el jefe del Estado Mayor de las fuerzas armadas rusas, Nikolai Makarov, declaró que el escudo antimisiles está dirigido contra Rusia. Otros (como Rogozin y Lavrov), a quienes al parecer les regalaron un reloj despertador, dicen ahora que Occidente llama a cooperar, pero sobre la base de hechos consumados, es decir, con el escudo antimisiles ya en marcha, que es tanto como decirle al otro que es bienvenida cualquier cooperación, luego de colocarle a aquél la punta de la pistola en la sien.
Además, tropas de la Marina Real británica han decidido llevar a cabo entrenamientos conjuntos con fuerzas ucranianas no muy lejos del lugar donde está la Flota Rusa del Mar Negro, en la parte vieja de Crimea, con el pretexto de prepararse para "misiones de paz". Ucrania no sostiene del todo su dicho de permanecer ajena a todo potencial conflicto. ¿Es por si aparece en el Mar Negro un submarino de Al-Qaeda, o de la temible organización "El-Que-Queda"?
Para el año 2018, Rusia calcula tener listo un misil, versión perfeccionada del actual Voevoda, que sería capaz de perforar cualquier escudo antimisiles. Tal vez Estados Unidos calcule como siempre la inmunidad de su territorio. Los polacos o los rumanos podrían ir calibrando en qué se meten, y en cuanto a la sociedad civil universal y sus Cada Vez Mejor Informados Ciudadanos, como dice la rumba: "si la ves, dile que...."

jueves, 5 de mayo de 2011

MISTER GAMBLER

El mundo se ha vuelto muy extraño, pero así es, porque ya no hay "amenaza soviética".
Según el rito islámico, los árabes ya no debieran ir a La Meca, sino a contemplar las olas en Waikiki, ya que el Corán, tal y como se lee en el Pentágono estadounidenses, considera que los cadáveres se tiran al mar. Así que no se extrañen los de Waikiki si ven llegar a los hijos de Allah por millones, vestidos con boxers o bermudas, con crocs en los pies y camiseta playera con estampa de algún colegio de Iowa. Es la voluntad de Allah, y pues Allah es grande.
En cuanto al war room...Obama está agarrando cara de pandillero y pareciera en la foto estar "pensando" algo así como "duro, duro, duro". Doña Hillary no: luce pensativa, tipo "pues sí, la verdad sí hubo faul y es penalty". Los demás funcionarios del dream team tienen cara de "ya ganamos el campeonato", somos el number one, y de estar a la espera de que llegue el pedido de pizza a domicilio para terminar de disfrutar la transmisión. Aunque bromas aparte, doña Hillary es medio extraña: terminado el evento, llamó a "redoblar esfuerzos" en el mundo entero contra Al-Qaeda, poco tiempo después de que David Petraueus, ex jefe de operaciones occidentales en Afganistán y ahora director de la Central de Inteligencia Americana, dijera que quedan menos de 100 miembros de esa organización terrorista. Lo lógico es pensar que, si Estados Unidos se pone en alerta mundial para defenderse de menos de 100 tipos, la Central de Inteligencia Americana conserva un nombre medio raro.
A Osama lo mataron algo así como tres veces, una de ellas hace cuatro años, según el locutor de radio estadounidense "Alex" Jones, entrevistado sobre el tema por la agencia rusa Russia Today. La misma tesis fue sostenida por una lideresa pakistaní que pagó con su vida la revelación, pero, tal y como van las cosas: 1) es probable que según el rito islámico, haya que matar varias veces a la misma persona (si bien el tema de la reencarnación no parece que esté en el Corán), y 2) es muy poco probable que se pueda utilizar la imagen de Bin Laden para el próximo supertazón entre republicanos y demócratas, suponiendo que, gracias a la Central de Inteligencia Americana, los estadounidenses distingan entre el superbowl y un torneo electoral.
Ya entrados a la casa de los Locos Adams, tal pareciera que a Bin Laden lo agarraron tranquilamente en un fraccionamiento tipo "chulas fronteras" near the border, durmiendo, con familia y todo, y podría ser que nos estén escondiendo información sobre el tuiteo del testigo involuntario. Tal vez oyó algo así como "no encuentro mi cuerno de chivo" en la casa de al lado en el fraccionamiento, o gritos de "¿dónde ch...está Tony Tormenta?". O tal vez el testigo oyó cómo, cuando al "pobrecito" lo agarraron los sheriffes, alcanzó a maldecir: "ya se las verán con Jesusito y la Niña Blanca". Metidos a especular con Fidel Castro, periodistas independientes y tontos de izquierda que predican en el desierto, lo que sea es posible.
Yan ki-moon, secretario general de Naciones Unidas, lleva algunos meses como quien tiene fiebre por malaria o paludismo, pero nadie se da cuenta. Saltándose tranquilamente las leyes de la organización, el sucoreano le dice al líder sirio qué hacer, y le pide que deje meterse a las mismas Naciones Unidas. El asiático seguramente es incapaz de explicar la presencia de francotiradores en Deraa que disparan contra las fuerzas oficiales sirias y contra civiles. Obama ya salió con su "tono": que explique, hablando muy en serio, en qué se está convirtiendo esta historia de alianza entre Occidente y los islamistas, muy en concreto los Hermanos Musulmanes, y qué hay en la desestabilización de otro gobierno árabe secular, caiga bien o caiga mal. ¿Es por seguir el rito islámico o por darle rienda suelta al modo en que los sauditas financían a parte de la oposición en Siria?¿Cuál es la razón de ciertas agencias de prensa para mentir sobre el número de muertos en Siria, que sí los hay, o hasta sobre el número de habitantes de Deraa? Porque, si vamos a hacer las cosas por el rito islámico, de la aceptación del velo hay que pasar a la de la lapidación pública de adúlteras. ¿No, "Señor" Obama?
Entretanto, los estadounidenses ya acordaron poner una base militar más en Rumania, en el condado (sic, el county, como si Rumania fuera canción de Kenny Rogers o el muy solvente Willie Nelson) de Olt, en Develesu. Es parte, entiéndase de una vez, de un dispositivo según el cual, entre los años 2012 y 2015, debe haber una flota naval -apoyada por bases en tierra- capaz de desplegar misiles interceptores SM-3, supuestamente contra Irán. ¿Pero qué necesidad, como dijo el cantante que lo dijo, de hacerse el cantante? Lo que les urge es el control del Mediterráneo.
Por boca del ministro de Relaciones Exteriores, Serguei Lavrov, que debe ser miembro del Partido Oblomovista de Rusia (dada su ingenuidad a toda prueba, o su lentitud, por no pensar que los Servicios de Inteligencia tampoco funcionan en Rusia), Moscú "quiere saber" casi coquetamente si el escudo antimisiles no está dirigido contra Rusia. Si no fuera así, no se estarían instalando Patriots en Polonia, en la localidad de Morag, ni los polacos estarían diciendo a quien quiera oirlo que se las traen con Rusia. Algunos rusos andan como pieles rojas viendo como se destiñen lo de lo "rojo", no vaya a ser que los occidentales la agarren de nuevo contra el totalitarismo. Porque, ya a estas alturas, si le encontraron una memoria USB y una laptop a Osama en su fraccionamiento, al rato resultará que Putin es el jefe de la banda, así sea de menos de 100 tipos.
Llegados al delirio, los occidentales pueden contestarle a Lavrov que el escudo antimisiles está dirigido contra Ricky Martin y el peligro que representa para el Tea Party, así que no hay de qué preocuparse. Nunca una partida de jugadores de naipes con cartas marcadas se había burlado así de medio mundo, aunque quienes desde hace por lo menos 1989-1991 escogieron no ver y no saber tienen líderes a la altura de la ignorancia que se prefirió. !Ah! Una de Simón Bolívar, aunque no guste Chávez: "a la sombra de la ignorancia trabaja el crimen". Y !hey! tu juego te lo está viendo el gambler,  con su Caponera Hillary.
Terminemos como dicen que dijo Osama: "aaaaaay, yo me muero dondequiera...."

domingo, 1 de mayo de 2011

BUTCH Y EL SUNDANCE EN LIBIA

Por segunda vez, trataron de matar al líder libio, Kadafi. En esta ocasión, murió un hijo del líder y fallecieron igualmente tres nietos. Ninguna protesta. En realidad, no hay de qué protestar, puesto que ya no hay "amenaza soviética". Ni China ni Rusia dijeron mayor cosa.
Además de homicidas y de transgredir la ley, ya que no hay motivos para atacar Trípoli ni orden de asesinar a Kadafi, quienes vendieron la protección contra la "amenaza soviética" defienden en Libia a un puñado de matones de Bengasi, traficantes de personas y, encima de todo, terroristas islámicos. Es decir que el mundo lo protegen los criminales.
Además, se permiten atracos, como si estuvieran asaltando bancos en el Viejo Oeste. Luego del levantamiento del embargo en 2004, Libia aprovechó la creación de "fondos soberanos de riqueza" para invertir dinero del petróleo, en el exterior. Con el pretexto de hoy, ese dinero ha sido "congelado". Según Il Manifesto, Estados Unidos "congeló" 32 mil millones de dólares de Libia invertidos en bancos estadounidenses, lo que constituye el mayor "congelamiento" de este tipo en la Historia de la superpotencia. La Autoridad de Inversión libia también tenía miles de millones en euros, hasta 45 mil millones que se encuentran "congelados". Libia estaba invirtiendo por ejemplo, en Italia, incluso en clubes deportivos como Juventus, además de en empresas como ENI o Finmeccanica. Kadafi quería que, a la larga, ese dinero no sirviera para corromper la burocracia libia, sino que fuera al pueblo libio. En total, los "fondos soberanos" ascenderían a más de 70 mil millones de dólares, cifra muy alta que fue a parar a las arcas occidentales just because, aunque digan que es just cause. El dinero le viene bien a ese país insolvente que es Estados Unidos y que vive del atraco en distintas modalidades.
Como Noriega, Hussein, Milosevic y los talibanes en su momento, Kadafi ha pedido negociar e incluso solicitó la mediación rusa. Cero, ningún resultado. Las potencias occidentales, nótese bien, se están embolsando el dinero de aquéllos a quienes dicen querer ayudar, porque no es riqueza de Kadafi sino del pueblo libio. Es decir que la ayuda humanitaria incluye robar muy callejeramente, a lo Pedro Navaja, hablando en nombre de la "ayuda".
Qué bueno, ya no hay "amenaza soviética". La cosa es no quedar en calzoncillos entre gente tan civilizada como la que cuida al mundo y a la Realeza.