Páginas: para información y análisis, se recomiendan los sitios Counterpunch-The 4th Media-Globares

martes, 28 de febrero de 2012

¿ENTIENDES, MENDEZ?

No hay nada como estar del lado del más fuerte, "el más" lo uno y "el más" lo otro. Es cómodo, aunque por comodidad no falta quien llegue a la cobardía. Estar con el más fuerte no tiene costo. Parece gratis. No hay que pagar, ni esforzarse, ni pensar, ni prever consecuencias. Basta una que otra concesión a lo que pida el Dios. Y hasta existe el que se siente Dios golpeando al débil. Así que no ha cambiado mucho desde la Guerra Fría: Rusia es el débil, por principio de cuentas, y Estados Unidos "el más". No importa "el más" qué. El que se atreve a contradecir es tonto, o un obstáculo. Así que ya comenzó la veda del Putin.
En efecto, aún en plena desorientación, Rusia no se considera perdedora de la Guerra Fría, a diferencia de cómo la consideran en Occidente. El actual primer ministro ruso, Vladimir Putin, ha sido en estos días muy claro: Rusia, ha dicho, es el único país, aparte de Estados Unidos, que posee la tríada nuclear, armamento terrestre. marítimo y aéreo, cuya potencia y número de misiles es equiparable al estadounidense. Así, dicho de otro modo, Rusia sigue siendo el principal obstáculo para el control absoluto del mundo por parte de Estados Unidos. No es asunto de ideología, ni de "preferencias": es asunto de equilibrio de fuerzas.
Siempre por comodidad, no falta quien piense que, sin este obstáculo, reinaría la paz en el mundo. Este tipo de creencia es irresponsable a más no poder, y propia de quienes suponen que la responsabilidad no se asume, porque es un costo, no una ganancia. ¿No sería mejor la ganancia absoluta sin ningún costo de nada? Que hable Putin otra vez: "Estados Unidos, ha dicho el primer ministro ruso, fue el único país que usó el arma nuclear, en 1945, contra Japón, país sin armamento nuclear". Así que, si no hubiera equilibrio de fuerzas, cualquiera que se opusiera mínimamente a la voluntad estadounidense podría ser agredido sin estar siquiera armado. Es decir que quienes quieren la "paz absoluta" también suponen que exista la indefensión absoluta.
Ni siquiera entienden los "subsidiados mentales" -a quienes las ideas "les llegan", en vez de que las asuman- que en Rusia se juega un problema universal, ético. Putin está convencido de que el escudo antimisiles estadounidense "busca, sin duda, nivelar el potencial nuclear de Rusia", abordando el territorio ruso desde los Urales y controlando las bases terrestres de las Fuerzas Armadas de Rusia. Según Putin, en palabras recogidas por la agencia oficial rusa Ria Novosti, "hoy no hay amenazas por parte de Irán ni Corea del Norte". Enésima prueba: Lituania, muy lejos de Irán, anunció a mediados de enero su plena disposición -según la presidenta Dalia Grybauskaite- a cooperar en el escudo antimisiles con la OTAN, Organización del Tratado del Atlántico Norte. En vista de lo dicho, Putin considera que Rusia debe seguir modernizando sus fuerzas nucleares para garantizar una respuesta asimétrica al escudo antimisiles, lo que incluye los sistemas terrestres rusos Topol-M y los navales Yars. Rusia se ha adelantado a Estados Unidos en la modernización de las fuerzas nucleares, aunque Estados Unidos lleva ventaja en algunas armas de gran precisión y potencia.
Como Putin estorba, ya ha empezado la siguiente película: el tierno King Kong busca salvar a la damisela Sociedad Civil rusa de las garras del autoritario "zar" Vladimir. ¿No estaría mejor Putin tras las rejas, según un video fabricado que ha causado furor en las redes sociales?¿Qué tal sembrarle 39 presos políticos a Putin, aunque no son tales?¿Qué tal informar de manifestaciones en Rusia contra Putin, aunque los asistentes sean menos que los que han apoyado en otros mítines al actual primer ministro?¿Qué tal que la señorita Sociedad Civil ultrajada por los resabios estalinistas le saque las castañas del fuego a quienes quieren una Rusia dócil, impotente, inoperante, digna de un Premio Nobel de la Paz y una patada en el trasero, que es el trato dado a Gorbachov?
La comodidad consiste en acomodarse. Y lo terrible es que acomodarse a lo que sea, en sintonía con "el más" lo uno y "el más" lo otro, es la regla en Occidente. Con tal de no pagar por nada. Gente así no conoce de respeto ni de límites, mucho menos de independencia: es el Occidente mimado que según algunos consiguió un "gran desarrollo de las fuerzas productivas". Con todo, las palabras de Putin dejan un resquicio: el de un equilibrio que disuada de una vez por todas a Estados Unidos de querer lo absoluto y permitirse una agresión a Rusia. Es decir: si la guerra no se puede evitar por las buenas (como lo quiso Gorbachov), bien vale la pena pensar no en el apocalipsis que viene, sino en que la guerra se puede evitar por las malas. ¿Entiendes, Mendez?

martes, 21 de febrero de 2012

QUE DETENGAN A ESE CHANGO....

A Estados Unidos no le interesan mayormente los Derechos Humanos en China. Si estos Derechos -reales- se hicieran efectivos, la población china tendría satisfactores básicos (alimentación, salud, educación, etcétera) que encarecerían la mano de obra: el atractivo para Washington se acabaría, así que no hay nada mejor que un régimen de "mano dura", por lo demás relativa (Domenico Losurdo ha probado en su blog que la represión de 1989 en Tiananmen fue mucho menor de lo que "se" ha dicho). Tampoco le interesa a Estados Unidos que China haga cochineros ambientales.
El gesto de la "nueva" doctrina Obama de mandar una fuerza militar mayor a la región Asia-Pacífico no pasa de ser éso, un ademán. A Estados Unidos no le incomoda en lo más mínimo recibir como acaba de hacerlo al vicepresidente chino, Xi Jinping. Tuvo guardia de honor en el Pentágono, con recibimiento del secretario de Defensa, León Panetta. Tuvo como anfitrión al vicepresidente estadounidense, Joseph Biden. Tuvo una entrevista de lo más amable con el presidente Barack Obama en la Casa Blanca. Tuvo encuentros con Kissinger y Brent Scowcroft. En suma, al posible candidato al máximo liderazgo chino le colocaron en Estados Unidos una alfombra roja. Obama incluso alabó el "ascenso pacífico de China".
En lo peor de la geopolítica, no falta quien crea que el tamaño del país (en territorio y en población) determina la potencia. Ahora bien, hay que estar algo desorientado para creer que el envío de 2 500 marines a Australia inquietará a China. No hay razón para que el "conflicto del futuro" sea en Estados Unidos y el país, China, que le regala mano de obra barata, le compra gran cantidad de productos agrícolas (soya incluida), y es el mayor acreedor de la primera potencia. ¿Qué razón habría para atacar o "contener" seriamente a unos chinos tan bien sincronizados con los intereses estadounidenses?¿Acaso no fue Xi Jinping -quien estudió las técnicas agrarias modernas en Iowa- a garantizar que la sincronía seguirá?
En los años '80, la moda era "el Japón que puede decir no", pero que nunca dijo "no". Hoy la moda es la "China que puede decir no", pero que tampoco dice "no": en cada coqueteo de Washington, Pekín insinúa que "sí". La verdad, hacen bonita pareja.

martes, 14 de febrero de 2012

SIRIA: ESTO ES UN ATRACO

Hay ahora dos maneras de hablar en Occidente. La primera es muy parecida a la de Brezhnev, el antiguo líder soviético. Un funcionario de Naciones Unidas, metido a consideraciones sobre la situación actual en Siria, declara: "el reloj sigue caminando y sigue muriendo gente en Siria", a lo cual agrega el declarante, Rupert Colville, que "el ojo de la Historia será implacable con todos aquellos que permiten que se cometan crímenes de lesa humanidad y crímenes de guerra (...) para ellos no habrá escapatoria". Colville es el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos. Habla mucho peor que un manual soviético -ya que el declarante ni siquiera analizada nada- y pareciera estar igualmente estar narrando una película estadounidense de persecusiones, pero nadie dirá nada.
La "jefa de la diplomacia europea", Catherine Ashton, es mucho más linda. Como Rusia y China vetaron una resolución de Naciones Unidas contra Siria, Ashton dijo que "Rusia tiene que admitir la realidad" y "poner los pies sobre la tierra". En términos terapéuticos (los cognitivo-conductuales del doctor y sexólogo Albert Ellis), Ashton tiene razón: cuando a alguien lo están asaltando, no se pone a vetar al asaltante, ni a declaraciones de principios, sino que pone los pies en la tierra (por ejemplo, para evaluar cómo y por dónde salir corriendo), y, con todo apego a la realidad, entrega lo que tiene al dueño de la pistola que apunta. Es el más elemental asunto de costo-beneficio.
De acuerdo con lo que informaron los observadores de la Liga Arabe, en Homs y Deraa no es tan sencillo como lo pintan los medios de comunicación masiva occidentales: la Misión constató que hay grupos armados que hostigan a las fuerzas del gobierno e incluso a civiles, al grado, por ejemplo, de volar autobuses, en atentados que afectan a mujeres y niños.
En Homs, los terroristas, perdón, ´"los demócratas sirios", extremistas del Islam, han atacado el barrio de Boustane al Diwane provocando que 30 % de los cristianos de la ciudad se tengan que ir. Las escuelas griegas ortodoxas y la iglesia griega melkita han sido afectadas. Es el mismo tipo de vandalismo que en Libia.
Distintos medios de comunicación alternativos (en particular Russia Today) han dicho que los agresores en Siria reciben ayuda directa de tropas británicas y de Qatar, que operan en cuatro centros en Homs. Por si fuera poco, hasta los últimos restos de Al-Qaeda, encabezados por Ayman al-Zawahri, se han sumado a la iniciativa occidental. Gran Bretaña ha reconocido que ayuda a los "demócratas sirios", que para el caso son provocadores interesados en crear un clima de guerra civil que justifique alguna forma de intervención extranjera, sea occidental, sea de "fuerzas de paz". A estas hordas se les llama "la sociedad civil siria", como al chantaje y la extorsión se les llama derechos. El que no cede es porque está fuera de la realidad: Ashton se pinta sola.
Como en Siria no hay petróleo, la izquierda no sabe qué decir. Nada más sabe que hay que repetir que Al Assad es autoritario. Y como no hay riesgo de conflagración nuclear, como pudiera haberla en Irán, no hay apocalipsis ni lugar para profetas: el comandante no nos ha regalado una de sus reflexiones sobre el "fin de la especie" y el discurso de horas que habrá que oír cuando la Humanidad se haya terminado.
Nada más sano y terapéutico que salir volando en caso de un atraco. Si Rusia y China oponen resistencia, Ashton o la Hillary (dos mujeres, y un camino) dirán que, en caso de golpes, los del veto "se los buscaron". Seguramente se va acercando la hora de "psicoanalizar" a China y más aún a Rusia: por algo ya hay también en la Federación Rusa un brote epidémico de sociedad civil anti-Putin.

martes, 7 de febrero de 2012

EN LO OSCURITO...

El presidente estadounidense, Barack Obama, tiene serios problemas cuando habla.
Obama habla como un ladrón o asaltante. Ningún ladrón se acerca a su víctima diciéndole: "disculpe, ¿tendría usted la bondad de reglarme su billetera?". Más bien, el asaltante dice: "por su bien, déme todo lo que traiga". Ahora, Obama: "Asad debe poner fin ahora a su campaña de asesinatos y de crímenes contra su propio pueblo. Debe dar un paso al costado y permitir de inmediato una transición democrática". Es decir, contra el presidente sirio: "hazte un lado !ya!".
Este tipo de palabrería que repite "debe" (must) en cada frase sería motivo de terapia (con el método del doctor Ellis) cognitivo-conductual: no hay diálogo, ni consulta, ni opciones, todo es una "orden", y el de enfrente "debe" hacer lo uno y lo otro.
Un problema más: ahora que Rusia y China han tratado de bloquear las agresiones contra Siria, funcionarios estadounidenses dijeron que lo que hacen esas potencias es "una farsa", una "parodia" (según Hillary Clinton) y que están "asqueados". Nuevo problema: se le atribuyen rasgos propios al de enfrente. En efecto, la farsa está en otra parte, y sí, da asco.
La Liga Arabe mandó observadores a Siria. El informe de estos observadores concluyó que en Siria operan grupos armados que atacan a militares y fuerzas de seguridad oficiales. En rigor, pareciera que se trata de crear un clima de guerra civil armada. Según los observadores, cerca de mil muertes han sido del lado de las fuerzas oficiales sirias: los "rebeldes", armados desde Occidente, ponen bombas en autobuses civiles, transportes de diesel, autobuses de policía, puentes y canalizaciones. El informe considera que no hay una represión brutal por parte de Al Assad contra manifestantes pacíficos.
Pues bien, Qatar y los saudiárabes bloquearon el informe en la cumbre de la Liga Arabe. Qatar, hay que recordarlo, participó activamente -y contra el derecho internacional- en el derrocamiento del gobierno libio de Kadafi.
Armar a provocadores es algo que no asquea a los estadounidenses y sus aliados. Crear un clima de guerra civil, tampoco. Y mentir no les parece ni farsa ni parodia. Encima, violan el derecho internacional dándole al llíder sirio órdenes en tono lumpen. Por enésima vez: es increíble que ni Naciones Unidas, ni la "opinión pública" occidental detengan a unos gángsteres que se están acercando mucho a una provocación directa contra Rusia y en menor medida China.