Páginas: para información y análisis, se recomiendan los sitios Counterpunch-The 4th Media-Globares

lunes, 28 de mayo de 2012

KAZAJSTAN EN JUEGO

Estados Unidos le está ganando la partida a Rusia en Kazajstán, en un asunto que no está desvinculado de la intervención en Afganistán.
Kazajstán es el cuarto país más grande del mundo, más de cuatro veces el estado estadounidense de Texas y más grande que Europa Occidental. Es ya el primer productor mundial de uranio, por delante de Australia y Canadá. Estados Unidos está invirtiendo en grande en este país de Asia Central, que también tiene importantes recursos de petróleo y gas natural. Los rusos tenían ahí un programa espacial en tiempos soviéticos y todavía sirve el país para lanzar satélites. China está interesada en un oleoducto en la región. Así que ganarse a Kazajstán es entorpecer a Rusia y China. Que el país de Asia Central no tenga democracia no importa.
Las autoridades kazajas quieren convertir la ciudad de Aktau en un gran puente de la "Nueva Ruta de la Seda", una red de comunicaciones controlada por Estados Unidos y que tendría a Afganistán como uno de sus puntos neurálgicos, desde la ciudad de Mazar E Sharif. Esta "Red de Distribución del Norte" dejaría fuera a los rusos. El presidente kazajo, Nursultan Nazarbayev, presenta a Aktau como alternativa de tránsito para la Organización del Tratado del Atlántico Norte, la OTAN, en lugar de la ciudad rusa de Ulianovsk. Por Aktau pasa ya una importante cantidad de contenedores entre EU y Europa y Afganistán. La idea es usar la ruta de Turkmenistán. Es parte del "gran juego" diseñado por los demócratas estadounidenses -con Brzezinski a la cabeza- en Eurasia, donde Putin no consigue consolidarse. El proyecto ruso de un orden multipolar no ha cuajado, como tampoco hay multipolaridad real a escala internacional.
El presidente Nazarbayev, vitalicio aunque tenga simulacros de elecciones, hace como muchos tercermundistas: aprovecha las diferencias para sacar ventaja, o cree sacarla, permaneciendo en el poder, aunque quienes se llevan la parte del león son los negociantes, no los solidarios. Es decir, cuenta quien tiene el poder y la fuerza, no la razón ni el ofrecimiento de amistad. Lo descrito se añade a la pérdida de posiciones rusas en el mundo árabe, desde el norte de Africa hasta Oriente Medio.

domingo, 20 de mayo de 2012

HOLA, HABLA WOODY CHOMSKY

El profesor Woody -o Noam- Chomsky es una de las inspiraciones de más de un teórico latinoamericano. Chomsky ya ha tomado la costumbre de hablar en nombre de esa gran vaguedad que es "la sociedad", que "la sociedad exige", que "la sociedad reclama", que "la sociedad pide" y lo que sea por el estilo, que es pura mercadotecnia, entiéndase: "mi compromiso es con la sociedad".
A nombre de "la sociedad", Chomsky ya se puso a repetir lo que "hay que decir" para estar a tono: que "la familia Assad" debe dejar el gobierno sirio. Muy su gusto de Noam Allen. Nadie está obligado de querer a Bashar al Assad. Lo que Chomsky acaba de decirle a la cadena Al-Jazera es que en Siria hay una dictadura. Decir "dictadura" es puro asunto emocional. Chomsky no podría decir dónde están los desaparecidos de la dictadura siria. Tampoco podría decir dónde los torturados. Ni los opositores lanzados al mar. Tampoco podría Woody Chomsky hablar de en qué país se puede entrevistar a miles de exiliados sirios. ¿Y los campos de detención forzada?¿Y los nombres de algún gran líder opositor detenido por "los esbirros de la infamia" (para que suene en verdad terrible)? Nada. Chomsky se limita a declarar que "hay una masacre". Que le eche un cinco al piano y que siga el vacilón. Luchar contra la dictadura y para detener masacres es heroico -que la sociedad se lo recompense- y garantía de renta en la izquierda (por lo que la entrevista la recicla un medio digital de izquierda).
Chomsky advierte que no hay peligro. Después de todo, si hubiera injerencia como en Libia, el grupo BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica) volvería a levantar la voz. Ocurre sin embargo que este grupo no dijo nada en Libia, salvo Rusia. Los demás no se metieron, ni les importó. Fue el líder venezolano Hugo Chávez el que levantó la voz contra lo ocurrido con Libia o Kadafi. Otros andan pegados de la causa -la Primavera Arabe- para ver si pueden hablar en nombre de "la sociedad". Que si pura o que si engañada.
Según Chomsky, no hay interés por intervenir en Siria, mucho menos por parte de países como Arabia Saudita. Falso: los saudiárabes financian cada mes a la oposición armada siria, según fue acordado a principios de abril por los "Amigos de Siria" en Turquía.
Woody Chomsky quiere una salida pacífica y negociada. Pues bien, lo que ha buscado la mediación de Koffi "Coffee" Annan es ganar tiempo para que los rebeldes armados se reorganicen, desde que casi fueron derrotados por el ejército sirio. Por lo mismo, se propuso la creación de "corredores humanitarios": Rusia lo ha rechazado. Prueba de que el Ejército Libre Sirio no ha renunciado a sus planes está en la reciente denuncia del embajador de Rusia ante la Organización de Naciones Unidas, Vitali Churkin: los terroristas sirios están apoyados por Kosovo, un protectorado occidental en los Balcanes, donde aquéllos podrían entrenarse. Lo han reconocido los propios kosovares. El asunto es mantener el caos.
¿El petróleo? Lo aduce Chomsky sin importar que en Siria no haya petróleo. El interés por el petróleo donde no hay petróleo no tiene importancia.
Woody Chomsky es de los imprescindibles: no luchan un día, sino toda la vida, por un lugarcito en la posteridad. La cosa es estar "en la grande". Chomsky es del tipo de gente que no se ha percatado de lo ocurrido en el mundo luego del desplome de la Unión Soviética. Al fin y al cabo, "no es su historia". Como sus seguidores latinoamericanos, ha superado un marxismo (dogmático, sectario, estalinista, etcétera: ya pónganle más ketchup para que aparezca todo lo sanguinario del "experimento comunista") que no conoce, como no tiene idea de lo que pasa en Siria (ni en Al Jazeera). Y como los mismos seguidores, Chomsky es del tipo que jamás cometerá todos los errores de los soviéticos. Más evidencias desconoce, más pierde rasgos de verdadera humanidad, y más los hay que creen que es un ídolo. Parece que fue ayer...


lunes, 14 de mayo de 2012

EL TRASPATIO

Aunque el de nuevo presidente ruso, Vladimir Putin, acaba de insistir en que Rusia es un polo de atracción en Eurasia, la verdad es que Moscú no las tiene todas consigo: ha ido perdiendo espacio en el Báltico, Ucrania y Moldova, el Caúcaso y buena parte de Asia Central.
En el Caúcaso, Rusia se ha visto obligada a acercarse a Armenia, el único amigo fiable, porque, además de Georgia, Azerbaidján ha tomado su "propio" camino. En efecto, los azeríes han optado por una escandalosa alianza con Israel, alianza que podría afectar a Irán. Azerbaidján tiene desde tiempos soviéticos una amplia red de aeródromos militares en la frontera con los iraníes. Israel es el segundo comprador de crudo azerí. En intercambio, Israel arma a Bakú con aviones israelíes sin piloto y sistemas de defensa antiaérea. Hay muchos acuerdos secretos entre ambos países. Rusia había propuesto usar el radar de Gabala, que está desde 1985 en suelo azerí, para atajar cualquier potencial ataque iraní. Occidente nunca hizo caso de esta propuesta, en la que insistió Putin. El radar de Gabala, que cubre hasta el océano Indico, fue así desperdiciado. Los rusos han tenido que optar por el radar de Armavir, en la región de Krasnodar, en la Federacíón Rusa. ¿Interés occidental por cooperar en Gabala? Ninguno. No lo hubo. En cambio, en el Caúcaso, Georgia se ha rearmado a toda velocidad.
En Ucrania, el actual gobierno no ha renunciado del todo a los contactos con la Organización del Tratado del Atlántico Norte. Aunque la flota rusa del Mar Negro podrá quedarse en Sebastopol, luego de los acuerdos de Járkov en 2010, Ucrania bloquea la modernización de los buques de Moscú, sosteniendo que, si estas naves tiene otras características, la renta de la base en Crimea debería cambiar y deberían abrirse nuevas negociaciones para nuevos tratados. Lo que sea, con tal de sacar tajada de la necesidad rusa. Por si fuera poco, la marina de guerra de Estados Unidos ha probado con éxito un nuevo misil destinado al sistema DAM AEGIS de base marítima. En la base de Rota, en España, Estados Unidos se prepara para instalar cuatro destructores misilísticos, con el sistema AEGIS. Es de suponer que urge el control del Mediterráneo. Estados Unidos ha ganado control sobre una Europa que, según acaba de declarar el banco de Holanda, se arriesga a una "década perdida", al mismo tiempo que España entra en recesión. Según el megaespeculador financiero George Soros, Europa podría "venirse abajo como la Unión Soviética": no es tan seguro, pero sí es una muestra de lo que "desea" Estados Unidos, entiéndase un competidor menos. En estas condiciones, a ningún español parece incomodarle que su país "se alquile" no para soñar, sino para una aventura bélica desde Rota. Tampoco es probable que en Francia alguien se vaya a mover para reprocharle al flamante presidente electo, Francois Hollande, que haya dicho que está listo para enviar tropas a Siria. Nadie se movió para detener a Sarkozy en su aventura libia.
Geográficamente, Rusia sigue viéndose cercada y Estados Unidos avanza.

lunes, 7 de mayo de 2012

GOLPE SECO

Hay una gran mentira en el modo en que Estados Unidos está planteando crear un "escudo antimisiles" en Europa. Lo del "escudo" sugiere que se trata de una medida defensiva, pero no lo es. "Antimisiles" da la idea de que se trata de detener un ataque, pero no es el caso. Por enésima vez, los rusos han explicado en estos días que Irán poco tiene que ver en el asunto. Según el diputado Valéri Guerasimov, por ejemplo, el dispositivo europeo que está creando Washington no puede parar ningún ataque iraní. El general Nikolai Makárov, jefe del Estado Mayor ruso, acaba de volver a decirlo: lo que el escudo antimisiles contiene es, ni más ni menos, la idea de dar un primer golpe y de no recibir respuesta. Es decir, no es asunto defensivo, sino de poder atacar con impunidad. Se trata de una peligrosa omnipotencia. Occidente agarra lo que no es suyo sin problema, porque todo pareciera ser de Occidente, que es como esos niños que consideran que todos los juguetes son suyos, sean suyos o de los amiguitos. Encima de apoderarse de lo que no le pertenece, Occidente se ofende a la menor contradicción o reprimenda. No estamos ante un mundo de adultos, sino de niños mimados. Con la esperanza de golpear a Rusia, y a nadie más, según acaba de recordarlo Makarov resulta que Estados Unidos planea colocar centenares de interceptores a bordo de unos 40 buques, con capacidad para maniobrar en mares del Norte o del Sur cercanos a Rusia, no a Irán. En caso de golpe, el escudo antimisiles debería servir, hacia el año 2020, para interceptar una parte de los misiles balísticos intercontinentales emplazados en territorio ruso o en submarinos rusos. No es un "escudo". Es una espada con un escudo para defenderse de quien se defienda. Rusia ha cedido que, a quien quiera verlo, puede mostrar con un modelo de alta tecnología, en computadora, cómo el dispositivo occidental busca anular la capacidad rusa de disuasión. Está claro que Rusia no amenaza a nadie. Se trata, si hay que quitarle la posibilidad de disuadir un ataque, de dejarla indefensa, inerme. Las cosas han sido favorables a Estados Unidos en más de un aspecto. No hay ninguna derrota grave de Washington y Barack Obama está terminando de desarticular lo que quedaba de izquierda contraria al Imperio. Ya no hay "síndrome de Vietnam", lo que Bush padre quiso eliminar desde la primera guerra del Golfo Pérsico. Tampoco hay síndrome afgano. Para algo ha servido el show de la ejecución de Bin Laden. Los estadounidenses, hay que decirlo, no salieron derrotados de Iraq. Pues bien, así como se ha buscado eliminar el "síndrome de Vietnam", ahora se pretende un monopolio del arma nuclear, nótese que anticipando cualquier defensa y reacción rusa. El engaño ya está, puesto que se ha dado por derrotado a un país -Rusia- que militarmente no lo está. Rusia está planeando reforzar la protección de los silos de lanzamiento de misiles, ocultar misiles en plataformas móviles y lograr que, de ser necesario, las ojivas de misiles balísticos rusos sean capaces de burlar el escudo antimisiles. Según acaba de reiterar Makárov, Rusia se reserva el derecho a un ataque preventivo si la tensión crece. Dicho sea con imágenes de la época de la Guerra Fría, debería ya estar claro, si hubiera verdadera información, que Occidente se ha decidido a ir a provocar al oso en su "madriguera", contándole una fábula para niños a una "opinión pública" que, dicho sea de nuevo, no es tal. Vladimir Putin -¿el oso?- está de vuelta en la presidencia rusa.

martes, 1 de mayo de 2012

FILAN-TROPICO

Ahora yo no es "capital golondrino". Es capital cotorro. No se trata de resolver la crisis, sino de hacer del mundo un lugar entretenido. Lo humanitario es lo entretenido, en el entendido de que, si no hay distracción, se corre el riesgo de caer en el autoritarismo. El presidente estadounidense, Barack Obama, se presentó hace poco en un programa de espectáculos para cantar "slow jam". Obama ya se ha presentado en "reality shows". Luego de este asunto de "slow jam", Obama dijo que se considera "el presidente de la risa". Barack Obama no ha resuelto seriamente nada. Ni parece proponérselo. Ni hay quien se lo reclame. Está en la presidencia para que los estadounidenses se la pasen "light", tengan "fun" y un líder cotorro. En la reciente reunión Cumbre de las Américas en Cartagena, el presidente colombiano, Juan Manuel Santos, le dejó a la estrella Shakira que hiciera un "speech" sobre la filantropía educativa y que cantara el himno nacional, aunque "Shak" se equivocó. Poco le faltó a la estrella para comenzar las estrofas del himno así: "nunca usé un antifaz...". Tal parece que Colombia, como Chile y México, se está convirtiendo en un espectáculo. Si alguien piensa que lo anterior es "de mucho adelanto", hay que recordar que un cantante gobierna Haití, y que de Haití se ha ocupado el actor de Hollywood, Sean Penn. Este actor acaba de ser reconocido por varios Premios Nobel de la Paz, entre ellos el Dalai Lama, Lech Walesa y Mijail Gorbachov (quien ya canta en espectáculos japoneses). Ahora todo es cuestión de labor humanitaria. Y Gorbachov es el payasito Platanito. Un buen programa político, hoy, no debe decir nada de política, sino tonterías de marketing al estilo "Cantaré, cantarás": "Hay tanto por hacer...cuenta conmigo". I will see. You will see (Vote for me). ¿Cómo será recordado Gorbachov? Muy fácil: "Brillará como un sol/ Que ilumina el mundo entero". Muchos intelectuales se han sumado ya al show. En vez de atreverse a una postura independiente, en vez de ejercer el criterio propio, declaran o escriben como si estuvieran en un Karaoké: repiten al unísono lo que esta "orquesta"/pista musical les dicta sobre la democracia, el totalitarismo, el estalinismo y banalidades de años, con tal de estar "in", nunca "out". No hay nada que deba tomarse en serio, salvo las palabras del Karaoké. A tiempo se va Medvedev de la presidencia rusa: hasta el actual primer ministro ruso, Vladimir Putin, estaba cayendo bajo en shows musicales para el "jet set" internacional, Gerard Depardieu incluido (sí, el gran actor que se orina en el pasillo del avión). Putin se estaba creyendo Fats Domino al cantar "Blueberry Hill". And Joselito, please give me my chilaquiles because we must believe in God. Don't tell me Joselito, father O'Toole. También tenemos muñequitos cristeros de diversos tamaños para que se divierta en casa con sus hijos. En rebaja. De temporada.