Páginas: para información y análisis, se recomiendan los sitios Counterpunch-The 4th Media-Globares

viernes, 29 de junio de 2012

SOBRE CHINA

China no ha hecho gran cosa por consolidar alguna alianza con Rusia, sea en el Grupo de Shanghai, sea en la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva, OTSC, que acaba de sufrir un golpe con la partida de Uzbekistán. Así como Europa se cree muy "del Atlántico", China, en vez de apostarle a Eurasia, lo hace al "la era del Pacífico" y a la relación con Estados Unidos. Hay, sí, ciertos esfuerzos por diversificar las relaciones monetarias internacionales, de tal modo que las reservas chinas en dólares han disminuido y el yuan -moneda china- se utiliza en intercambios con muchos países. Una parte creciente del comercio entre China y Japón debiera hacerse en un futuro próximo en yuanes o con el yen (moneda japonesa).
China carga sobre sus hombros con el hecho de ser algo así como el gran esquirol del mundo, con un lema del tipo "proletarios del mundo, hundíos": casi en cualquier parte del mundo, no aceptar la flexibilización laboral implica vérselas con la amenaza empresarial del "me voy con la China"- la concubina que todos quieren. China carga también sobre sus hombros con el hecho de contribuir a mantener un consumo chatarra, también un poco por doquier, dándole a más de un subdesarrollado la "idea" de que podrá ser primermundista de contrabando (es decir, con productos chinos). Y China carga sobre sus hombros con la depredación ambiental, en muchos casos (no siempre): ocurre con la soya en el Cono Sur, por ejemplo. Esquirolear, favorecer el consumo de calidad dudosa y depredar no son virtudes.
A diferencia de Brasil, un país cuyo mercado nacional no está boyante, China podría verse obligada a ocuparse del suyo para salir de un tipo de crecimiento que puede que sea muy grande (si la economía se guía por criterios como los de la pastilla azul), pero que conlleva ya sobreproducción y persistentes problemas de caída en la tasa de ganancia. Por ahora, en vez de reorientar el "modelo", China busca producir todavía más, para aumentar la masa de ganancia. Pero cambios de estructura, no los hay.
Estados Unidos sabe que China no puede igualar a Washington en materia militar. En materia económica, habría que saber quién se traga a quién. Por lo pronto, la política estadounidense hacia China ha sido más bien amistosa: el secretario estadounidense del Tesoro, Timothy Geithner, vió con buenos ojos la revaluación del yuan/renminbi, y la Reserva estadounidense permitió que algunos bancos estatales chinos operen en Estados Unidos. La política estadounidense no es de cercar a China, sino de atraerla a la órbita marítima, en el Pacífico. No es muy compatible con un "cambio de modelo" que sea menos rudo con los chinos.
Basándose en que el Estado sigue teniendo un lugar importante en la economía, algunos comunistas no ven con malos ojos el camino chino. Esto ha permitido que Domenico Losurdo, por ejemplo, apoyándose en fuentes de Wikileaks, recuerde que no hubo "matanza de Tiananmen", aunque los medios de comunicación masiva repitan hasta hoy que hubo "centenares, tal vez miles de muertos" (así de vago). La propia embajada estadounidense en China dió a conocer en su momento informes que desmentían la "matanza" (cualquiera puede consultar Wikileaks-Tiananmen por Internet).
Tal vez Occidente se equivoque en algo (y los rusos, en cambio, no tienen una adoración especial por los chinos): cree que la hipocresía -o hasta ciertas formas de grosería- son confucianismo o taoismo.Por ejemplo, Zhou Wenzhong, embajador chino en Estados Unidos, declaró a Xinhua (agencia de prensa oficial china): "China junto con los esfuerzos estadounidenses, está impulsando la reforma del sistema financiero internacional, una supervisión financiera más estricta y la preservación de la estabilidad del mercado del mercado internacional, a fin de hacer volver a la economía mundial a la vía regular de desarrollo". O el tipo es un Lao Tse o un Sun Tzu, o el embajador le está viendo la cara al público, o no sabe ni lo que dice. Cualquiera de estas tres posibilidades está en el modo chino de llevar las cosas.
Conclusión: el crecimiento chino es como un pajarito. Si uno abre la jaula, vuela, pero uno no lo vuelve a ver. Si uno cierra la jaula, uno tiene al pajarito, pero no vuela y se puede morir. Si China es la potencia del futuro, los jóvenes occidentales podrán mandarse este tipo de mensajitos por twitter o SMS. Es conmovedor hasta las lágrimas.

EGO. TE ABSOLVO.

A finales de febrero del año en curso, unos 100 escritores -incluyendo a ecuatorianos, españoles y mexicanos- firmaron un manifiesto "por la libertad de expresión en Ecuador", y llamando a "hablar, escribir, criticar", en defensa de tan preciado derecho. Esos escritores ni siquiera parecieran saber que la palabra "crítica" supone discernimiento. Hay quien considera que la tarea primordial de la izquierda es la crítica -no la construcción ni la propuesta, ni el análisis-, y que la institucionalización "mata a la izquierda". Es el espíritu del 68. Así que algunos no paran de criticar lo que sea, con tal de administrar y dosificar la notoriedad ante la autoridad.
Los escritores del Manifiesto consideraron un "abuso de poder" que el presidente ecuatoriano, Rafael Correa, haya decidido demandar por difamación a los autores de un libro, "el Gran Hermano", y de un artículo en el periódico "El Universo". En el libro se acusa a Correa de saber de los negocios ilícitos de su hermano.
El 30 de septiembre de 2010, el presidente ecuatoriano se vió involucrado durante algunas horas  en una situación confusa con fuerzas policiales: Correa alegó que era una intentona golpista. El autor del artículo de "El Universo" afirmó que el presidente ecuatoriano es "el Dictador", lo que no es, porque nadie le ha dado esta investidura, ni se la ha tomado por cuenta propia. Donde el asunto de volvió más grave es en la parte del artículo que, sin pruebas (ni siquiera hipótesis), acusó a Correa de ordenar "fuego a discreción y sin previo aviso contra un hospital lleno de civiles y gente inocente". El articulista concluyó: "los crímenes de lesa Humanidad no prescriben". En suma: Correa fue llamado "criminal", ni más ni menos. Además, un "criminal" que la emprendió contra "gente inocente", aunque ese día fallecieron en los hechos dos policías, dos militares (ninguno puede alegar ser "inocente") y un estudiante. Nótese bien: no hay pruebas de que Correa haya ordenado fuego contra el hospital, contra civiles y contra gente inocente. Lo que el editorialista de "El Universo" sugiere es que el malvado Dictador, es de suponer que ebrio de poder, ordenó: "ábranme fuego contra toda la gente inocente que encuentren por aquí". O: "fuego a los civiles, pero ya". Un loco, en suma.
Los escritores llamaron a "disentir activamente de toda forma de acoso y limitación a la libertad de expresión", aunque quien acosó al presidente Correa, acusándolo de criminal, fue el editorialista de "El Universo". No era desmesura llamar asesino al mandatario ecuatoriano: según el Manifiesto, la desmesura estuvo en el monto de la indemnización solicitada en la demanda de Correa. Tampoco hubo despropósito del periódico: el despropósito fue "jurídico", también por parte de Correa.
Ya invertidos los papeles, puede que no voluntariamente, los 100 famosos acusaron a Correa de pedir una indemnización de un monto muy alto para "obtener un rápido enriquecimiento personal". ¿Pruebas? Ninguna, así que se trató de una nueva difamación. El mandatario del Ecuador siempre dijo que ese monto estaría destinado al proyecto ambiental Yasuní-ITT.
Atacar a Correa -negándole voz, porque es "aburrido"- se ha vuelto corriente entre intelectuales "críticos" y contrarios al "autoritarismo". Hay quien se queja de que Correa insulta a los ecuatorianos: ¿pero acaso los llama criminales? Cada vez que hay pruebas, la crítica esconde la mano, aunque ya haya tirado la piedra.
El artículo 18, sección tercera de la Constitución ecuatoriana, señala como derecho de todo ecuatoriano: "buscar, recibir, intercambiar, producir y difundir información veraz, verificada, oportuna, contextualizada, plural, sin censura previa de los hechos, acontecimientos y procesos de interés general, y con responsabilidad ulterior". Simplemente, el editorialista de "El Universo" violó la Constitución, al igual que los autores de "El Gran hermano". Quienes procedieron así encontraron a unos 100 famosos listos para proceder como si el hecho de ser escritor diera derecho a fueros e impunidad, a nombre de una muy religiosa -por sacrosanta- libertad. !Religión y fueros!
Vaya. Que viva España.



Pues

sábado, 23 de junio de 2012

PANAMA: UNA (NO TAN VIEJA) HISTORIA

No es posible declarar que el líder nacionalista panameño Omar Torrijos murió en julio de 1981 en un accidente de aviación. Es preferible no decir nada -es un derecho- a desconocer evidencias que sugieren que Torrijos pudo haber sido víctima de un atentado.
A principios de la década pasada, el "sicario económico" estadounidense John Perkins afirmó en un libro, "Confesiones de un sicario económico", que el avión en que viajaba Torrijos al morir fue objeto de un atentado. El militar panameño incomodaba porque había decidido negociar con intereses japoneses un canal a nivel del mar, considerando lo obsoleto del Canal construido a principios del siglo XX. Otro militar, Manuel Antonio Noriega, podría haber estorbado por las mismas razones. Noriega fue capturado durante la invasión estadounidense a Panamá, en 1989, y llevado a Estados Unidos. En el juicio en este país, el abogado de Noriega, Frank Rubino, dijo que su cliente tenía pruebas de que Estados Unidos buscaba atentar contra Torrijos. Hay otros elementos que apuntan hacia un atentado, desde declaraciones de parientes de Torrijos hasta las de campesinos del lugar donde cayó el avión (aseguraron haber oído una explosión que se habría producido en el aire) y de los encargados de ubicar los restos de la nave y los cuerpos.
El choque entre intereses japoneses y estadounidenses nunca fue ventilado públicamente. Sin embargo, en los años '80 era frecuente oír diatribas estadounidenses contra el "Japón que podía decir no". Japón no dijo no. Cedió ante Washington en los Acuerdos monetarios del Hotel Plaza, en 1985. Estados Unidos consiguió doblarle las manos a los japoneses.
El cuento de que Estados Unidos intervino porque Noriega era narcotraficante no se sostiene. El documental "The Panama Deception", de Barbara Trent, demostró que el tráfico de droga subió, no bajó, a raíz de la intervención estadounidense en 1989. Por lo demás, basta ver la fisionomía de parte de Ciudad de Panamá para darse cuenta de que el dinero sucio alcanzó hasta para silenciar a quienes José de Jesús Martínez, escolta de Torrijos, llamaba "torrijitos". La otra bonanza fue la de las "áreas revertidas", que volvió el "desarrollo" -es un decir- muy "sonreíble" para unos cuantos. Aún así, no hay mucho de resuelto: la Voz de Rusia informa del proyecto de Canal vía Nicaragua. Alexei Pilko, responsable de informar sobre el proyecto nicaragüense, considera abiertas las posibilidades de que Rusia tenga algo qué decir (lo que de ningún modo significa injerencia, mucho menos en plan bélico).
El Tratado de Neutralidad Permanente del Canal y su funcionamiento estipula que, si la vía interoceánica panameña se ve amenazada en su navegación, Estados Unidos conserva el derecho de intervenir (luego de haber "mutilado" de facto el artículo V de esta parte sobre la Neutralidad). No hay ninguna amenaza hoy, ni siquiera de quienes tienen el derecho para ampliar la vía. Sin embargo, resulta que hay en Panamá la friolera de 12 bases aeronavales estadounidenses, según el portal Visiones Alternativas (bases en Chapera, Puerto Piña, Quebrada de Piedra, Rambala, Punta Coco, Isla Galera, Mensabé, Sherman, el Porvenir, Puerto Obaldía y San Vicente). Otras cuatro bases estarían proyectadas (La Palma, Isla Grande, Yaviza y Rodman). Ni siquiera el conflicto colombiano justifica esta cantidad de bases.
El problema de negar, o más bien dicho, "denegar" evidencias (sin siquiera contemplarlas) está en que entonces se entra en un asunto de ficción, que llega hasta incoherencias: por ejemplo, invadir un país -Panamá en 1989- para sacar a un "dictador" que mandó matar a un opositor, pero al precio de asesinar a centenares de panameños (las fuentes más "prudentes" hablan de 300 víctimas mortales por la invasión estadounidense). Para sacar a un matón, matamos en serie; para acabar con un narcotraficante, lavamos dinero en grande, y para asegurar la neutralidad de un lugar, lo ocupamos por todos los costados. Para lograr lo anterior, que carece de lógica, hay que instalarse en una negación de evidencias que termina por provocar que no se tenga principio de realidad. La invasión de Panamá en 1989 es, también, y por una estupidez que indignó a "Chuchú" Martínez, el inicio de una ficción peligrosa, la del "number one" que se las puede todas y con impunidad. Barbara Trent lo vió al señalar que la tecnología de guerra empleada en Panamá fue luego utilizada en Irak. Con un "shot" propio de un Centro Financiero Internacional, pareciera que no hay problema para meterse a la "burbuja" y contar o contarse lo que sea, con tal de que parezca "creíble".

NOCHE SADO: DEJATE TOMAR

Como Japón en los años '80, la Unión Europea estuvo de moda en los '90. Lo estuvo incluso entre figuras académicas estadounidenses como Lester Thurow y Jeremy Rifkin. Ahora es distinto: "inversores" como George Soros (es un especulador), "reformadores" como Joseph Stiglitz o académicos como Paul Krugman no dudan en dar gritos de alarma ante el "fin del euro", como lo hacen revistas del tipo "Newsweek". A Estados Unidos en el fondo nunca le agradó la idea de una Europa independiente, por lo que se sirvió de la guerra en la antigua Yugoslavia para hundir cualquier iniciativa militar europea común. Tampoco hay Europa política.
Así que los estadounidenses están metidos a darle consejos a Europa pese a que la crisis se originó en Estados Unidos, por especulación, según lo recordó José Manuel Barroso, presidente de la Comisión Europea, en la reunión del Grupo de los 20 en Los Cabos, México. Al frente del Banco Central Europeo está Mario Draghi, ex vicepresidente de Goldman Sachs para Europa. Como parte de la insolencia estadounidense, Paul Krugman no tiene empacho en escribir que "si España fuera un estado de Estados Unidos y no un  país europeo, la situación no sería tan mala (...) Pero España no es un estado de Estados Unidos y, por tanto, está metida en un buen lío". Efectivamente, si toda Europa fuera como un estado de Estados Unidos, recibiría cheques de Seguridad Social y Medicare.
Ya ni siquiera el "modelo alemán" -el "capitalismo renano"- funciona demasiado, porque no hay necesidad de presumirle bienestar a los del Este. Alemania va a la cabeza europea en subempleo precario, con 25 % de la población en edad de trabajar (25 %), según datos de Rafael Poch de Feliú. A lo que se dedica Alemania es a exportar y a privilegiar las finanzas, no a ocuparse de los trabajadores.
Mientras desde Estados Unidos se apuesta al descalabro de Europa y a medrar en él (es decir, a medrar en el caos), Rusia tiene otro planteamiento: según el presidente ruso, Vladimir Putin, no dar pasos unilaterales contra el euro. Putin acaba de recordar en el Foro Económico Internacional de San Petersburgo que el 40 % de las reservas de Rusia (son las terceras del mundo) están en euros, y una parte importante en obligaciones estatales alemanas. Unos especulan contra Europa; otros piensan apuntalarla.
No es nuevo, puesto que, desde la "perestroika", el líder soviético Mijaíl Gorbachov buscaba un "hogar común europeo" libre de conflictos militares y modelo para el orbe. En vez de lo anhelado, Europa paga su alianza con Estados Unidos: está a merced de los planes belicistas de Washington (el escudo antimisiles) y además, en graves problemas económicos, para los cuales la solución sería ser una estrella más del espacio de las estrellas, al decir de gente como Krugman. Hay economistas rusos como Alexei Kudrin que no ven prometedora la situación europea: pero no apuestan a "la anexión o la ruina". Lo de la "anexión" no está dicho por exagerar: un lugar como Kosovo es un cuasi-protectorado, cuya bandera -como la de la Unión Europea- dice mucho. Estados Unidos ha avanzado también bastante en el "cordón musulmán" de contención contra Europa, jugando la carta de los inmigrantes y pintando a quien se oponga como "fascista" (que viene Marine Le Pen y te comerá...). Saddam Hussein se granjeó una enemistad particular cuando poco antes de la invasión a Irak decidió cambiar sus reservas a euros. Irán ha seguido un camino similar, tratando de no quedar sujeto al dólar, y el libio Kadafi tenía importantes inversiones en el Viejo Continente, de Francia a Italia. Europa no sabe ni siquiera donde están sus amigos. Juega a la pura conveniencia.

domingo, 17 de junio de 2012

LA EGOCRACIA

Mal andan las cosas cuando el mundo intelectual se desploma y no ejerce la función del intelecto, que es pensar.
Un poeta le dijo al candidato de la izquierda mexicana que hay en su equipo gente con "espíritu fascista". No está dicho para comprender nada, ni siquiera contra el candidato, que no ha provocado ningún Holocausto, ni una guerra, ni siquiera que quienes no están de su parte tengan que tomar aceite de ricino, lo que se obligaba a hacer en Italia a quienes discrepaban del mussolinismo, en pleno ascenso del Duce. No: lo del "espíritu fascista" está dicho para la posteridad, y para vender -voluntaria o involuntariamente- esta misma idea de posteridad. El contenido real, concreto de lo dicho carece por completo de importancia.
Lo mismo pasó cuando llegó George Bush Jr. al gobierno estadounidense. Más de un intelectual cubano alertó contra un "fascismo" que no se produjo. Tampoco se trataba de entender: si yo lucho contra "el fascismo", me cubro de gloria para la posteridad. Aunque sea por no más de ocho años, suficientes para tener un cargo de antifascista. El narcisismo se infla para desmoronarse luego, por lo que al rato hay que hacerse de alguna otra cosa que venda lo mismo, posteridad.
No hubo en 70 años de poder dictadura de un partido oficial en México. Habría que mostrar -en vez de repetir desde la "causa justa" los clisés de Mario Vargas Llosa u Octavio Paz- que hubo estado de excepción o de emergencia, militares en el trono, en fin, todo lo que implica una dictadura. Lo mismo: el que lucha contra la "dictadura" se cubre de gloria, o cree conseguirlo. Lo que, a final de cuentas, importa es cubrirse de gloria, sea real o no la dictadura (y no la hubo por parte del Partido Revolucionario Institucional, ni siquiera "perfecta", salvo en el ingenio del soberbio peruano). No es asunto de que haya jóvenes manipulados: no lo están. Simplemente son "de mercado": han comprado la idea que les vendieron quienes son demócratas para la posteridad. Es cosa típica del gringo que al no tenerla, se compra la cultura y cree que es ornamental, o para que sus vástagos hagan "performance" en la calle.
¿Dónde está la coherencia? Si el candidato de izquierda en México llama a parar la descomposición de México, apelando al civismo, que de éso trata la Cartilla Moral de Alfonso Reyes, no hay quien le haga caso al líder, ni quien sepa de qué cartilla se trata, ni qué viene a hacer Alfonso Reyes, puesto que nadie nos ha vendido la idea del mínimo civismo. Así que, a lo sumo, los frecuentemente pésimos intelectuales de izquierda  lo deforman todo, volviéndolo derecho a la felicidad (no es de ninguna manera el sentido de lo escrito por Reyes), o ingenuidad del candidato que no sabe "cómo vender", o que no habla a la velocidad suficiente, o que tiene que seguir endeudándose hasta el cuello con una clase media prepotente y que no piensa más que en una cosa: con-su-mismo. Claro, el otro no supo citar suficientes libros, como si México fuera un país de letrados y cualquier candidato, el que sea, estuviera para gobernar para letrados. ¿Debe leer a Paulo Coelho o a Miguel Ruiz?¿O Fuentes y Krauze son lo único que "hay que" leer? Es decir: ¿debe leer lo que sea, como sea y cuando sea? Mejor era recomendarle la Cartilla Moral que, como el civismo, en realidad no importa nada. Nadie se compra la eternidad con un poco de decencia o de humildad.
Da pena ver cómo esta plaga se extiende. En el Perú, Ollanta Humala puede que no sea lo mejor. Pero otra cosa es decir que el de Humala es un "régimen mafioso y matonesco no muy distinto al de Fujimori". No está dicho para hablar del contenido concreto de lo que hace o deja de hacer Humala: es para ganarse la posteridad colocándose en el Gran Tribunal que, desde hace décadas, ha convertido la tarea intelectual en pasearse de un lugar a otro criticando los errores de todos, desde la izquierda institucional -nada más por lo de "institucional"- hasta la "totalitaria". Todos mal, los que nunca están a la altura de la posteridad, de "lo que queremos". Si en el Ecuador, en uso de sus facultades constitucionales (porque la Constitución hoy prohíbe difamar), el presidente Rafael Correa lleva a juicio a quienes lo acusaron de "asesino", no importa la difamación: importa -para las grandes plumas de este mundo, en rebeldía- la "libertad de expresión", aunque se convierta en la de difamar, ya no digamos en libertad de decir lo que sea, por ejemplo que es "fascista" uno y "dictador" el otro.
Se han conjugado dos cosas: la costumbre de no considerar la verdad si incomoda, costumbre heredada de la pugna entre capitalismo y sovietismo; y el acomodo al mercado, que al ambicioso y a más de un ingenuo le vende posteridad. De que a toda esta egocracia se le ocurra brindar un servicio, no. Ni pensar, ni servir: no, importa "lo que hay que tener"  -"estar donde hay que estar"- y comprarse las "ideas" que no lo son, porque , después de todo, son apenas estereotipos que venden quienes estando "en sincronía" esperan el momento de hacerse de privilegios y llevarse su parte. De ideas, ni quien hable. Juntar palabras para el marketing no es tener idea. Puede ser no tener ni idea. Es llegar a la posteridad haciendo gala de la más crasa ignorancia. ¿Pero qué importa si es petimetre o señorito?

sábado, 16 de junio de 2012

SOY TU FUN

Tal parece que una parte de la juventud quiere empoderarse a como dé lugar: ¿jugamos a que yo era demócrata y tu eras totalitario? ¿Zas?
Al actual presidente ruso, Vladimir Putin, no hay gran cosa qué reprocharle, ni siquiera un fraude en gran escala en las más recientes elecciones. En el año 2006, en Occidente se difundió la especie de que Putin estaba metido en el asesinato del agente Alexander Litvinenko. Salieron incluso libros inculpando al Kremlin. Luego, el padre de Litvinenko reveló que su hijo había soltado los nombres de sus asesinos: uno de ellos era el magnate ruso Boris Berezovski, empeñado desde Londres en hacerle a Putin la vida de cuadritos. También habló la viuda de Litvinenko, y reveló que el agente muerto se había enredado con los servicios de inteligencia británicos. Acusar a Putin y al diputado del Parlamento ruso, Andrei Lugovoi, así como a la KGB, era un montaje tipo Hollywood. Queda el asunto de la periodista Anna Politkosvkaya: las pistas podrían llevar también a Berezovski.
Occidente los cría y ellos se juntan. No tienen qué aprender de los mayores, sino que hoy los mayores alaban a ese grupo de presión que son "los jóvenes", seguramente por su "frescura". Son la "chispa de la vida", y el que no brinque, además de yanki, se arriesga a que le digan "joven viejo".
Dicen que son millones sin llegar ni a muchos miles. En la reciente "marcha de los millones", en Moscú, no hubo tales millones: cerca de 20 mil según las autoridades, cerca de 50 mil según los organizadores, y, quién da más, cerca de 100 mil según las eternas "bien informadas" fuentes occidentales.
Serguei Udaltsov, líder del Frente de Izquierdas ruso, tiene aspecto de Pitbull metido a demócrata. La falta de cultura política es tal que Udaltsov idolatró durante bastante tiempo a Stalin, estampándolo en una camiseta. Según declaró a un entrevistador, Stalin quiso crear "un estado de bienestar con igualdad de oportunidades y justicia para todos". Con este tipo de objetivo, no se entiende en absoluto la diferencia entre Stalin, la presidencia mexicana de Ernesto Zedillo y la de Barack Obama. La verdad, Stalin nunca quiso "bienestar para tu familia" (ni para la suya), ni "bienestar para todos", ni "igualdad de oportunidades" (¿para los kulaks?) ni nada por el estilo. Por este camino, Udaltsov terminará cantándole loas a Stalin, como ésta:
Si me dieran a elegir una vez más
Te elegiría sin pensarlo
Puedes no hay nada qué pensar
Que no existe ni motivo ni razón
Para dudarlo ni un segundo
Pues tu has sido lo mejor
Que tocó este corazón
Y que entre el cielo y tú
Yo me quedo contigo
Lo anterior, cantado a coro por jóvenes pioneros en la Plaza Roja, sería una maravilla, aunque totalitaria.
Como a Udaltsov y otros líderes demócratas se les impidió llegar a tiempo al mitin, Twitter salió en Rusia con que la detención (completamente temporal) de los convocantes era !equivalente a las grandes purgas de Stalin en 1937! ¿Porqué no? Dados los altísimos niveles de represión que hay actualmente en Rusia, ya es hora de que la sociedad civil salga a la calle con Molotov a decir "Gimme the Power":
¿Putin?
!Quiere llorar!!Quiere llorar!
La abdicación intelectual es tal que cualquiera puede decir lo que sea: los intelectuales tipo Boris Akunin, Alexander Sakurov y otros son los primeros en abrazar "grandes causas", poco importa la causa, con tal de que sea grande.
¿Putin?
!Quiere llorar!!Quiere llorar!
Por ahí le han recomendado al presidente ruso que piense en darle a la juventud rusa algo más que dinero -dado el pésimo nivel educativo de más de uno en el partido oficial- y "bienestar para su familia", porque el hombre, además de tripa, también vive de seso. No vaya a terminar siendo cierto que, si pierde la cultura, a Rusia no le quede más que exportar "petróleo, gas y prostitutas", según palabras del guionista de cine Vladimir Bortko, militante comunista.

miércoles, 13 de junio de 2012

NOMAS MILANDO

En junio de 2008, con el ex presidente checo Vaclav Havel a la cabeza, vió la luz la "Declaración de Praga", que condenó al comunismo por crímenes contra la Humanidad, lo que incluiría el genocidio. Esa Declaración fue firmada, entre otros, por funcionarios checos, polacos y de los países del Báltico, además del muy simpático Dalai Lama. Se estableció el 23 de agosto como "Día del Recuerdo de las Víctimas de los Totalitarismos", y en abril de 2009, el Parlamento Europeo hizo suya la condena, en la "Resolución sobre la Conciencia Europea y el Totalitarismo".
En Letonia, país del Báltico, cada 16 de marzo se rinde homenaje a la legión letona de las Waffen SS que con más de 100 mil hombres participó en el cerco a Leningrado, durante la segunda Guerra Mundial. El cerco le costó la vida a más de un millón de soviéticos. En julio de 2011, el presidente letón, Valdis Zatlers, defendió públicamente los homenajes a los veteranos nazis. En Letonia, muy en acuerdo con el espíritu de la "Declaración de Praga" el Partido Comunista está prohibido. Lo que en suma no está prohibido es homenajear a quienes participaron en la muerte de cerca de un millón de soviéticos de Leningrado. Vaire Vike-Fraiberga, ex presidenta de Letonia, es hija de un colaborador nazi.
La ministra de Defensa de Lituania, otro país del Báltico, Rasa Jukneviviciene, de visita en Estados Unidos, puso una ofrenda en la tumba del general Povilas Plechavicius, quien llegó a mandar en su país con la "Operación Barbarroja", la invasión nazi a la Unión Soviética, y luchó con los hitlerianos contra la resistencia polaca. El presidente de Lituania entre 2004 y 2009, Valdas Adamkus, luchó contra el ejército soviético durante la segunda Guerra Mundial, y terminada ésta, se fue a Alemania. En Lituania, se abrió en abril de 2011 un proceso contra el presidente del Frente Popular Socialista, Algirdas Paleckis.
La Unión Europea no ha hecho nada contra esta permisividad muy abierta con los nazis. Muy congruente con la "Declaración de Praga", se ha tolerado en Europa la cacería de comunistas. La "Declaración de Praga" está disponible en Internet, y quienes la "inspiran" son conocidos intelectuales occidentales. No hay ninguno que encuentre anormal que se festeje a las Waffen SS y sus colaboradores en el Báltico; es decir, no hay nada de extraño en homenajear a quienes tomaron parte en la muerte de un millón de habitantes en Leningrado, y de más de 200 mil judíos lituanos. Tampoco incomoda que sean veteranos nazis quienes mangonean la historia oficial hoy en Ucrania y Georgia. Hace rato que no se puede ni decir la palabra "imperio". Dentro de poco, habrá problemas para decirle "nazi" a un "nazi": habrá que llamarlo, como ocurre ya en el Báltico, "combatiente de la libertad", en el mejor estilo de Reagan. Como sucursal o cabeza de playa de intereses de lo más siniestros, los países del centro europeo no lo hacen nada mal. Bien, muchachos.

domingo, 10 de junio de 2012

MISTER FISK

Manuel Antonio Noriega, el sátrapa de Panamá, no tiene muchos muertos en su haber: tal vez uno, grave, Hugo Spadáfora. Para sacar a un sátrapa que mató a un opositor y fusiló a un puñado de golpistas, era necesario causar la muerte de por lo menos 450 panameños (la cifra es la más baja, de CBS: la real seguramente es más alta). Claro, es de muy mal gusto contar los muertos. Pero también es de baja ralea saltarse la lógica: para sacar a un tipejo que atacó con gases tóxicos a "miles" de kurdos, invadimos Irak y causamos (por lo bajo, la cifra es del Independent Institute for Administration and Civil Society Studies, una cosa británica) poco más de un millón de muertos civiles. En estas circunstancias, se podrá alegar que Noriega era agente doble y que "Satán" (uy, qué chistoso) Hussein le estrechó la mano a Rumsfeld, un halcón estadounidense. Es como decir: "ellos se lo buscaron". Un tanto perverso. La gracia está en pegarle a la víctima y arrimarse al poder, pero dándoselas de "independiente".
Es también especialidad de Míster Fisk, el independiente, que escribe en el tono de quienes, mientras usted come palomitas de maiz y toma su Coca-Cola, le anuncian el próximo bodrio de terror estadounidense: "Balshar al Assad saldrá indemne de ésta. Como saldrá de Deraa. Y de Homs. Saldrá indemne de Hula". Este anglosajón escribe como si estuviera subtitulando un película de Steven Spielberg. Desde luego, Míster Fisk está horrorizado. Bashar es un asesino. "¿Y qué si los soldados de Assad dejaron que la milicia alauita les hiciera el trabajo sucio?". ¿Está comprobado? No, pero la verdad es que Fisk escribe bien bonito y se le enchina a uno la piel.
En la pausa publicitaria, antes de la película, la rubia que todos quieren aparece y dice, en tono de marketing: "Siria no será, no puede ser un lugar pacífico si Assad no se va". Entiéndase: "Use opositores made in USA. Porque usted los eligió". Fisk subtitula haciéndose pasar por "el independiente". Que Assad se "tiene que" ir lo dice la Hillary.
Entre 2004 y 2005 fue embajador en Irak el señor John Negroponte, antes (en los años '80) embajador en Honduras, durante los años en que Panamá estorbaba (Noriega incluido, tal vez). Negroponte aplicó en Irak la misma técnica que en El Salvador y Nicaragua: la formación de grupos paramilitares para sembrar el terror. Negroponte los utilizó -se llaman, en concreto, escuadrones de la muerte- para avivar las tensiones sectarias. Al lado de Negroponte trabajó Robert Stephen Ford, número dos de la embajada de Estados Unidos en Irak.
Hoy, Ford es embajador de EU en Siria. Se ha dedicado a promover abiertamente la oposición contra Al Assad. Lo llamativo es que, desde que este hombre llegó al nuevo cargo, en marzo de 2011, empezaron disturbios en Siria con "guión iraquí": hasta Naciones Unidas, que casi no da una, ha reconocido que en suelo sirio operan escuadrones de la muerte, no exactamente las "milicias alauitas" de Míster Fisk. Y es que al noruego Robert Mood, general de Naciones Unidas hoy en Siria, se le fue la lengua: "partes extranjeras -aseveró- contribuyen a la espiral de violencia suministrando a los rebeldes armas y dinero". "Hay presencia de otras partes en el terreno", agregó el noruego. Lo recoge el sitio voxnr, y las declaraciones de Mood fueron repetidas en la radio irlandesa, en Info Palestina y en El Cotidiano de Orán. Según Vicky Pelaez, de la agencia rusa Ria Novosti, ya habría fuerzas de la Organización del Tratado del Atlántico Norte, OTAN, en Siria con la operación "Liberar a los Oprimidos". Miembros de las fuerzas francesas ya han sido capturados por el ejército sirio. En cuanto a Ford, se paseó entre opositores como en su casa.
Nótese bien; hablan igual. La OTAN habla de "liberar a los oprimidos" y Míster Fisk se conduele de todos los oprimidos del mundo. Así que a quienes asesinan a mujeres y niños, a quienes actúan en escuadrones de la muerte (con los típicos trucos propagandísticos de estos grupos), no nada más hay que darles misiles antitanques y explosivos, según consigna Vicky Pelaez, por lo demás recogiendo información de Israel. También hay que darles un bálsamo de palabras de quienes, muy pero muy horrorizados (!Dios Santo!), encuentran siempre el modo de que el baño de sangre -el que lleva a cabo el imperio, y nada más hay uno- sea en nombre del "bien de la Humanidad". Es el tipo de gente de bien que detesta, claro está, todos los totalitarismos, hubiere onde los hubiere. Cierto: !but no more of it!

domingo, 3 de junio de 2012

IMMANUEL 2

Immanuel Wallerstein es otro de los "íconos" de quienes en América Latina se dicen de "izquierda". Wallerstein no puede diferenciar neutralidad de imparcialidad (ni sus seguidores). Si hay un crimen, el señor será muy "imparcial", según él, poniendo en el mismo lugar al criminal y a la víctima, "para no prejuzgar", porque hay que ser un "gran científico" y todo un "doctor".
Este es el tipo de "imparcialidad" en el "tono" del señor: "Bashar Assad, escribe Wallerstein en un medio digital de "izquierda", se ha elevado a las alturas de ser uno de los hombres menos populares en el mundo (a diferencia de Immanuel, nota nuestra). Casi todos lo han denunciado como tirano -de hecho un tirano muy sanguinario. Incluso aquellos gobiernos que se niegan a denunciarlo parecen aconsejarle que refrene sus modos represivos y haga algún tipo de concesiones políticas a sus oponentes internos".
Como Chomsky, Immanuel, que no tiene modos represivos y sí modales de "doctor" -huésped ilustre-, asegura que  a Turquía le gustaría en Siria "algún tipo de arreglo político", sin meter las manos. Falso: Turquía incluso piensa en crear una zona de contención para que la oposición armada siria puede hacer de las suyas desde territorio turco.
Acaba de denunciarse la masacre de Hula. El periodista ruso Marat Musin, en vez de sacar las noticias de Dpa o de Beirut, fue a investigar al lugar de los hechos: el testimonio está recogido en el sitio globalresearch. Cerca de 700 bandidos y mercenarios salieron de varias localidades: Ar-Rastan (brigada al-Faruk, del Ejército Libre Sirio), de Akraba (encabezados por Yahya al-Yussef) y de Farlaha. Estos asesinos se apersonaron en Hula, cerca de Homs (bastión de los terroristas armados sirios) para ejecutar a mansalva a quienes fueran leales al régimen de Damasco. Las ejecuciones se hicieron a quemarropa y en muchos casos con armas blancas. Primera gran mentira: cuando se supo de las muertes, incluidas las de mujeres y niños, la prensa occidental repitió hasta el cansancio que hubo bombardeos y fuego de artillería del ejército sirio. Ocurre sin embargo que no había ni rastros de polvo en los cadáveres, prueba suficiente de que no murieron por artillería ni nada parecido.
En pleno descaro, los observadores de Naciones Unidas en Homs dijeron haber oído fuego de artillería desde el hotel Safir, en Homs (no en Hula). La distancia entre Homs y Hula es de 50 kilómetros, lo que supone dos cosas (o una de dos): un oído realmente especial de los observadores, o una artillería realmente ruidosa. ¿Qué tanque tiene un alcance de 50 kilómetros de fuego? Marat Musin no encontró en Hula ninguna huella de fuego con armas pesadas. Lo que hay son provocaciones de los terroristas, como ocurrió en Shumar, donde murieron 49 personas, incluyendo mujeres y niños.
Así que estamos ante casos en los cuales la oposición armada en Siria ejecuta con armas blancas y sadismo a mujeres y niños. ¿Condena? Ninguna: no la hay, nótese bien, porque "Bashar Assad se ha elevado a las alturas de ser uno de los hombres menos populares en el mundo". Y "casi todos lo han denunciado como tirano". ¿Immanuel y seguidores tienen algo qué decir de este modo de atacar a las víctimas, haciéndolas aparecer como victimarios, y de callar sobre los crímenes y los verdugos? Es una complicidad que se da buena conciencia, haciéndose pasar por "neutralidad" y encontrando a quien dé la bendición desde el altar de la "ciencia" social, con un tono dizque neutro.
El presidente Francois Hollande fue a pedirle al ruso, Vladimir Putin, endurecer posiciones contra Assad después de lo de Hula. Hollande, fiel a la tradición socialista (siempre en el "centro" de lo que sea, aunque sea imperio), se hizo cómplice de un grupo que Musin llama de "bandidos y mercenarios". Putin se negó a seguir el juego, que es perverso. O hasta jocoso: porque quien pide que se "haga algo" (!pero ya!) en Siria es Angelina Jolie, que en sí misma es todo un "sistema-mundo". Es preferible tener en la Ciudad del Sabor a la Jolie que al aburrido "científico neutro" de Wallerstein, otro de los tantos "íconos" de nuestro humanismo rastacuer. Soltaron a Barrabás: !que vivan los fariseos!