Páginas: para información y análisis, se recomiendan los sitios Counterpunch-The 4th Media-Globares

sábado, 27 de febrero de 2016

RUSIA: ¿SE HUNDIRA EN EL NORTE?

Después de echarle por tierra distintos proyectos de suministro de hidrocarburos a Europa Occidental por el sur del continente (Blue Stream/Turkish Stream, South Stream), Estados Unidos y sus aliados parecen dispuestos a torpedearle a la Federación Rusa el Nord Stream 2, proyecto de entre de gas al centro de Europa (Alemania) vía el Báltico. Letonia, Estonia y Lituania ya han dicho que se oponen al proyecto, en el que debieran participar la empresa gigante rusa Gazprom, las alemanas BASF y E.ON, y la francesa ENGIE (además de OMV y Shell).
    Otro de los grandes oponentes -con tal de asegurarse del monopolio del tránsito- es Ucrania, Kíev incluso demandó el proyecto ante la Comisión Europea. El argumento es que se trata de un "proyecto político" y no económico, lo cual no es del todo falso. Contra el anhelo estadounidense de mantener a Europa en la órbita energética de Washington (directamente o vía Oriente Medio), Rusia ha tratado de hacer entrar a los europeos en la dependencia respecto de Moscú, lo que muchos gobiernos derechistas de Europa rechazan.
     Si el Nord Stream 2 llegara a fracasar, el proyecto pseudoimperial ruso, que en otros tiempos tenía otra finalidad (un "hogar común europeo" libre de conflictos militares), difícilmente podría ser el gran puente entre una Europa sin tutela estadounidense y Asia, aunque, al mismo tiempo, Moscú tendría que dejar de estar en las jugadas interimperialistas y se vería obligado a volver a darle otro sentido a la búsqueda de la paz, sin astucias y sí con pleno derecho a la legítima defensa en caso de agresión occidental. Rusia difícilmente puede ganar en el mismo terreno que Estados Unidos. Por lo pronto, el control occidental del Este europeo, Ucrania incluida, le ha redituado a Occidente..

JAPON-RUSIA: SIEMPRE CON REVANCHISMO

Desde finales de la Segunda Guerra Mundial Japón y Rusia (heredera de la Unión Soviética) no han firmado un tratado de paz, de tal modo que Tokio, desde mediados de los años '50, reclama para sí las islas Kuriles, situadas en el mar de Ojotsk, entre ambos países. Tokio se ampara en un acuerdo de 1855 (sic).
    Como en su momento trató de hacerlo hacia Europa, Rusia ha tratado de ganarse a Japón ofreciéndole participación en la explotación de hidrocarburos en Siberia y en el Extremo Oriente rusos. Así, empresas japonesas tienen un papel no desdeñable en los yacimientos Sajalín-1 (30 % en manos de Sodeko) y Sajalín-2 (Extremo Oriente ruso, poco más de 22 % en manos de Mitsui y Mitsubishi). Japón está interesado en diversificar sus fuentes de abastecimiento energéticas después del accidente de Fukushima y por el hecho de depender al 100 % de importaciones de hidrocarburos, una parte de los cuales (gas licuado) llega desde Estados Unidos. Así, Washington no ve con demasiados buenos ojos el acercamiento entre Rusia y Japón. Para los nipones, en términos estrictamente económicos la importación de gas ruso es mucho más barata que la de GNL desde Estados Unidos.
     Japón está interesado en los proyectos Sajalín-3 y en los yacimientos Yamal en la región de Irkutsk (distrito Yamalo-Nenets). Bajo presión estadounidense, sin embargo, Japón se sumó a las sanciones contra Rusia y por otra parte, desde el fin de la Unión Soviética, no cesa una actitud de revanchismo que se expresa en el reclamo de cuatro islas de las Kuriles, como si Japón hubiera vencido a Rusia en alguna guerra reciente. En cierto modo, Tokio quiere invertir porque lo necesita en un país al que ve como vencido, por lo que le impone condiciones. ¿Pero fue el resultado de alguna guerra en tiempos soviéticos que Rusia fuera periferia de Japón? El primer ministro nipón, Shinzo Abe, ha prometido de todos modos visitar próximamente Rusia, con quien Tokio sigue "técnicamente" en guerra.

jueves, 25 de febrero de 2016

AMERICA LATINA: COMO EN FERIA

La izquierda intelectual latinoamericana, salvo excepciones, no se ha dado cuenta de que el "reflujo" va más allá de unas cuantas coyunturas.
     -Desde el interior mismo de Cuba hay analistas cubanos que se han preguntado no por el socialismo, que ya no interesa a nadie, o casi, sino por la capacidad de la isla para resistir en el plano ideológico y cultural lo que se antoja como una gran embestida del "poder blando" estadounidense, que tendrá además a su favor el espejismo de la abundancia económica. De todos modos, cuando el actual líder cubano, Raúl Castro, trata de abrir el debate, el "socialismo" cubano es el primero en callarlo.
     -A la sombra no muy benéfica de Cuba, las FARC (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia) están hasta ahora negociando de tal modo la "paz" que se asemeja a una rendición en condiciones militares difíciles: sin embargo, es la jefatura de esta organización armada la primera en callar cualquier discrepancia, como lo hace con astucia poco disimulada Timoleón Jiménez, "Timochenko".
     -La Nicaragua de Daniel Ortega no está muy lejos de ser bendecida con un supuesto Canal que puede ser la estafa china del siglo.
     -No ha habido mayor debate a raíz de la caída del kirchnerismo argentino, la derrota legislativa del chavismo venezolano -completamente ciego y sordo a las críticas, aunque no insensible al nepotismo desbocado- y la derrota del "sí"  en el referéndum boliviano. Todo es un complot del imperio, cuando no, a veces y ya plañideros como en cantina, la "habráse visto tamaña ingratitú" de ese pueblo m'hijito- lo- que- te- he- dado -y- mira- cómo- me- pagas-, en lugar de información, análisis y trazado de estrategia colectiva, no para homenajear a tal o cual líder y de paso autohomenajearse.
    -Les queda decir en Brasil esa graciosa frase de Evo Morales (aunque el líder boliviano quiso significar otra cosa): "yo no busco el cargo, el cargo me busca a mí" (sic). Es decir: "no vamos al presupuesto, es el presupuesto el que se nos acerca".
    Este es el fruto -podrido- para quienes, en 1989-1991, siendo izquierda tercermundista, creyeron en desembozada deslealtad ahorrarse las consecuencias de la derrota para la izquierda y poder incluso reivindicar cual vanguardia todos los signos del atraso (no somos izquierda, pero atraso sí), que es lo que ahora se paga: es decir, no se está pagando por ser de izquierda, sino por ser ideológica y culturalmente atrasados -al igual que la derecha- y por haberlo reivindicado -entre otras cosas, con "barroquismo" y soberbia e ignorancia personales- contra el racionalismo, el eurocentrismo, el neodesarrollismo (más el tardoestalinismo y la burrada que se agregue), el dogmatismo y otros "ismos", en nombre del "hombre natural" (¿Gramsci  en taparrabos?), de "Nuestra América" y palabrería hueca por el estilo, cosa de tomarse el poder un rato con gestos de torero -!olé, la vanguardia, corta más rabo que oreja!- y malgastarlo todo en retórica intelectual, intriga partidaria, compadrazgo personal y corrupción gubernamental. Cierto, hubo cambio de época desde los '80 y en lo fundamental, la "actitud" del nuevo rico no cambió en estas décadas. Ganó este arribista, como dice el dicho mexicano, con lo siguiente: "no quiero que me den, quiero que me pongan donde hay"

lunes, 22 de febrero de 2016

LATINOAMERICA: NO VOLTEAR NI AL MARCADOR

Las fuerzas de izquierda, latinoamericanas y otras han tenido como defecto depender con frecuencia demasiado de un solo líder y no de direcciones colegiadas, pese a excepciones notorias como el FMLN (Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional) salvadoreño. Fidel Castro estuvo a la cabeza del gobierno cubano hasta que agotó a todos y se agotó a sí mismo, sin ser por ello nada comparable a los dictadores caribeños y centroamericanos. Bajo influencia cubana, el líder venezolano Hugo Chávez estaba ya en el abuso, pero el ritmo -entre otros factores- le costó terriblemente la vida. Para infortunio de los nicaraguenses, el actual mandatario Daniel Ortega impuso el personalismo luego de que por un buen tiempo el FSLN (Frente Sandinista de Liberación Nacional) destacara por su dirección colegiada. En general, este tipo de dirección personalista, a veces a ultranza (fue el caso de Stalin en la Unión Soviética, de Mao en China y el escandaloso de Tito en Yugoslavia), desresponsabiliza (al grado de crear mentirosos patológicos como Jruschov), aunque los partidos comunistas solían tener estructuras en principio destinadas a garantizar decisiones colectivas. La responsabilidad de la decisión recae en una sola persona, exonerando hasta cierto punto a otras de las consecuencias. Es así que Nikita Jruschov pudo ser uno de los peores partidarios del terror para hacer recaer luego la decisión en Stalin. El personalismo muestra una falta de cuadros (problema que podía sufrir por ejemplo la Unión Soviética luego de la terrible guerra civil de 1918-1921, o que hay en revoluciones triunfantes por las armas), pero también puede ser propio de protagonismos exagerados (Castro, Ortega, Chávez...¿o Lula?) que suponen el desinterés por el trabajo y  estructuras de equipo en las cuales se es un mortal como cualquier otro. Encumbrar líderes puede ser, en suma, una buena manera de diluir responsabilidades por las decisiones tomadas, sobre todo si hay errores, y de despreciar el equipo solidario de verdad, remplazado a lo sumo por una clientela aduladora, una "camarilla".
      Denunciar la injerencia externa es normal cuando existe, más si es violenta (bastaría con mencionar la invasión en Playa Girón, Cuba, en 1961, las agresiones bacteriológicas, etcétera...), pero no es posible suponer que todo encuentre explicación en un imperialismo realmente existente, a riesgo de que, como contraparte, se de por supuesto que en las filas propias no hay errores. Si en el culto personal se supone la infalibilidad del dirigente, en la denuncia reiterada que atribuye al imperialismo errores o fallas propias se da por sentada la infalibilidad del denunciante, del proceso y de una comunidad monolítica. De este modo también se desresponsabiliza: en  ambos casos, hay potenciales culpables (culpable el líder que un buen día, resulta, se equivocó en todo, como parece haber querido creer Jruschov,  y culpable el imperio), pero no mecanismos de detección de errores ni de corrección humilde de los mismos. Al menos el líder soviético Yuri Andropov se había sincerado: "no conocemos la sociedad en que vivimos...". No lo dirán jamás ni el mandatario venezolano Nicolás Maduro ni un intelectual latinoamericano de izquierda, así vayan perdiendo el poder por goliza. Todo por no ser culpables, que la culpa es para el villano, y entretanto se ha confundido culpa y responsabilidad, utilizando la primera para evadir siempre la segunda. Las revoluciones -como el mercado- pueden ser potentísimas máquinas de desresponsabilización más o menos colectiva, dirigentes incluidos.

domingo, 21 de febrero de 2016

BOLIVIA: IRRESPONSABLES A LA VISTA

El gobierno de Evo Morales en Bolivia ha logrado, junto con disminuir la pobreza y sobre todo la miseria, sentar las bases de un desarrollo económico endógeno, basado en el uso de los hidrocarburos (gas), el hierro y el litio. Lejos de una redistribución alocada como la venezolana (redistribución que ha beneficiado en buena medida al rentismo en el gobierno), pero sin preocupación productiva, el gobierno boliviano ha tomado en cuenta esta última. En términos de desarrollo, un cambio sería poco deseable, aunque hablamos aquí de un cambio de rumbo económico y social, a muy grandes rasgos.
     Morales, enemistado con Estados Unidos, país que sabe quiénes afectan sus intereses y quiénes no, no es -como no lo es el mandatario ecuatoriano Rafael Correa-, digámoslo de entrada, de la predilección de los intelectuales de Claxon y de la solidaridad eterna con Cuba: aquí se prefiere con descaro al histrión de Nicolás Maduro, el mandatario venezolano, y sobre todo la gran demagogia, demostrativa, efusiva, seductora, hasta cursi, de llámese Lula o llámese José Pepe Mujica, al despegue económico serio de un país como Bolivia (despegue duradero que no ha sido el caso del Brasil de "Dilma" ni de su antecesor). Es de estas mismas filas, sin embargo, que han salido quienes estuvieron en las loas a "Evo", desde Borón y Cuenta Nueva hasta el Emir del Saber, pasando por el Angel de la Guerra. En el debate sobre el referéndum para un cuarto mandato de Evo Morales (tiene tres en su haber), llovieron por parte de los autores citados denuncias contra la campaña por el "No" hecha por el imperialismo estadounidense, campaña innegable, aunque centrada en chismes de una importancia completamente secundaria. Lo grave es que algunos sostengan que la corrupción es un invento estadounidense contra Morales Ayma.
      En entrevista corta con el periódico español de mayor venta en el mundo, Morales admitió que parte del problema de la reelección tuvo que ver con el hecho de que no hay relevos de experiencia suficiente, lo que es otra manera de decir que no hay cuadros "visibles" capaces de liderazgo y unidad a la vez (el canciller David Choquehuanca fue citado por Morales como excepción). Este "déficit" es un problema más o menos generalizado cuando procesos desde abajo siguen en la "movilización" sin institucionalizarse y seleccionar líderes por mérito.
     En asuntos como las elecciones en El Alto y Potosí, Morales ha reconocido la corrupción: "todos quieren ser alcaldes, todos quieren ser concejales", junto al machismo, otro problema grave según el mandatario boliviano. Hay alcaldes procesados y en la cárcel. "Estos temas de corrupción nos han afectado", reconoció Morales.
      Intervienen desde luego otros factores, pero las cosas no son como sigue: contigo gracias a tus cualidades, no a las nuestras ni a un trabajo de muchos, y sin ti por culpa del imperialismo, no nuestra ni de nuestros errores. A estas loas al líder y la denuncia simultánea al imperialismo sin tocar -a diferencia de Evo Morales, por lo demás- problemas propios se le llama, en una palabra, irresponsabilidad, y es completita, en las buenas y peor en las malas: se trata del gran caldo de cultivo infeccioso de la izquierda intelectual que un buen día termina calando en el pueblo, y nadie quiere para Bolivia lo que para Cuba, exactamente por lo mismo que Morales le ha dicho a los venezolanos que dejen de subsidiar todo, porque así, no va..

sábado, 20 de febrero de 2016

AMERICA LATINA: EL PERIODISTA DEMOCRATICO

Decir que en Cuba hay una "dictadura" es una facilidad que le permite a quien lo dice, siendo Cuba de izquierda, aparecer donde dice Cuba que está, en esa misma izquierda que detesta los atentados contra "las libertades". De este modo, Cuba está en la reacción y el periodista que lamenta que el Papa Francisco se haya entrevistado en la isla con "dictadores" amanece a la vanguardia, con lo suficiente para haberle quitado a la izquierda su propio discurso. No tiene idea de lo que dice quien, llamando a Cuba (o incluso a Venezuela) "dictaduras" las coloca en pie de igualdad con Somoza, Duvalier, Trujillo o Juan Vicente Gómez, para no ir más lejos. El problema es que la definición misma de dictadura no responde a la más clásica, que remite al periodo de excepción entre los romanos, en el cual se suspendían en beneficio de un magistrado todos los procedimientos y no se permitían críticas, censuras ni discusiones. Basta leer  el portal de Aporrea o el de Juventud Rebelde para percatarse de que en Cuba o en Venezuela el problema no es la ausencia de la libertad de disentir, sino que cualquiera puede hacerlo indefinidamente -y no faltan quienes lo hacen- sin que pase nada ni se den por aludidos los líderes revolucionarios de teflón.
    De igual modo, que Andrés Open Minder diga que Evo Morales es para algunos un "autócrata bueno" no dice nada, porque simplemente Morales no gobierna en autócrata, únicamente para sí mismo y sin consultar a nadie (mucho cabría preguntarse sobre la eminencia gris del vicepresidente boliviano Alvaro García Linera), como si fuera el "zar de todas las Bolivias". El ritmo es el mismo al que desde la izquierda el jefe de gobierno de la Ciudad de México tiene un "corazón fascista" y hace "constituciones pinochetistas", por lo que etiquetar, al parecer, es como prometer, no empobrece: lo grave es que es una derecha -la no liberal- en el fondo poco proclive a la democracia la que ha recuperado el discurso de ésta contra la izquierda, que se limita a imitar el procedimiento, compitiendo todos por imponerse muy al estilo estadounidense como "el demócrata más auténtico que existió". Bien vistas las cosas, no queda claro si el mundo está lleno de demócratas o de dictadores y autócratas

CHINA, SUS RUTAS DE LA SEDA Y RUSIA

China ya ha conseguido una "ruta de la seda" para unir a la ciudad de Chongqing con el puerto alemán de Duisburgo, pasando por Kazajstán, Rusia, Belarus y Polonia. Sin embargo, el gran proyecto chino parte de Beijing, sigue la ruta de Xl'An, Urumql y de Irán y Turquía para llegar a Europa, nótese bien, sin pasar por Rusia.
    China tomó la iniciativa de crear un Banco Asiático de Inversión en Infraestructura en el que, pese a las reticencias estadounidense y japonesa, participan tranquilamente Alemania (que hizo un aporte inicial importante), Francia, el Reino Unido y otros países europeos. Así, este Banco no aparece en realidad como la "alternativa asiática" al Banco Mundial. Pareciera que China se va abriendo múltiples opciones terrestres (frente a las marítimas de Estados Unidos), sobre todo que, como su nombre lo indica, el Banco está destinado a crear infraestructura. Los miembros asiáticos incluyen desde varios países del Asia Central ex soviética hasta monarquías del Golfo Pérsico (incluyendo Arabia Saudita, Qatar) y además India. Rusia es miembro fundador.
    La moneda china, el yuan, ya es parte de la cesta de divisas del Fondo Monetario Internacional, pero en esta organización una decisión válida debe tomarse con 85 % de   votos (China tiene 8%); el porcentaje estadounidense sigue siendo de 17,4 %, suficiente para bloquear cualquier iniciativa "inconveniente". Lo que no queda muy claro es si China está decidiendo por cuenta propia o buscando "tender puentes" hacia Europa Occidental y Estados Unidos, siempre por razones económicas (por ejemplo, la ruta Chongqing-Duisburgo es para exportaciones de Hewlett Packard, entre otras firmas) y sin ningún juego de "equipo" con otros países como Rusia, a riesgo de complicar más el panorama internacional. China está resultando ser la única potencia que "maniobra sola".

¿ES CHINA CONFIABLE PARA RUSIA?.

Algunos analistas latinoamericanistas esperan ya sea un enfrentamiento entre Estados Unidos y China, ya sea uno entre Estados Unidos y China +Rusia, de tal modo que se pueda hacer como siempre, tener "márgenes de maniobra": "si no me haces caso, me voy con la otra".
    Por lo pronto, la "magna alianza" entre China y Rusia, salvo en rubros de excepción, no va a todo vapor. China es el principal socio comercial de Rusia, pero no al revés.Las inversiones chinas en la economía rusa no van más allá del 0,7 % del volumen total de inversiones chinas en el exterior. Por cierto, los suministros de gas ruso no crecen como esperado.
     Los chinos se aprovechan: salvo el Eximbank chino y el China Development Bank, la verdad es que los bancos chinos se han sumado a su manera a las sanciones contra Rusia, pidiendo -según lo dió a conocer hace poco Viktor Yarushin, director del Consejo de Negocios Rusia-ASEAN (Asociación de Naciones del Sudeste Asiático)- a las compañías e individuos rusos que cierren sus cuentas y las transfieran a otros bancos no chinos. También se han negado a conceder préstamos a Rusia, para privilegiar en cambio las relaciones con socios estadounidenses.
    ¿Es esta una manera de comenzar una gran alianza que según los rusos debía incluir Rusia+China+ASEAN? No lo parece, simplemente porque del mismo modo en que los hombres de negocios rusos prefieren Occidente a China, los chnos prefieren Occidente a Rusia. La única excepción no menor es el intercambio de petróleo: Rusia ya es desde principios de los años 2010 el principal abastecedor de China (15 %) por encima -apenas- de Arabia Saudita (13 %), lo que le garantiza -en parte, y nada más en parte- a los chinos una menor dependencia de rutas marítimas para abastecerse de crudo, obteniéndolo además de Rusia en yuanes (moneda china).
     Hasta aquí, los chinos no han demostrado mayor interés en desafiar una política occidental destinada a comprarlos, y que funciona bastante bien..
 

lunes, 15 de febrero de 2016

JOHNNY TOO BAD: ¿PARA QUE ME HACES LLORAR?

Después de criticar a las supuestas hordas fascistas/manceristas que se apoderaron de la Ciudad de México (CDMX), Johnny Too Bad, el hombre de USAID (United States Agency for International Development) y Open Society Institute, tuiteó: "Pontifex_es continúa c/discursos filosóficos. ¿Qué le cuesta señalar c/nombres y apellidos a las víctimas y los victimarios?". Por cierto: ¿ya fue John al ministerio público a poner su denuncia con nombres y apellidos de los victimarios, o es nada más consigna para tuitear?
    El Papa Francisco es jefe de Estado y no puede entrar a otro Estado a declarar: "hoy, hermanos, yo acuso a tal o cual ante los ojos de Dios de haberse clavado (quedado con) una casa" Simplemente, este tipo de cosas no existe en ninguna diplomacia del mundo ni ha existido jamás. Johnny ignora todo de la diplomacia. Segundo, el Sumo Pontífice no está facultado para hacer (!menos en cinco días!) lo que sí podría hacer Johnny, si le place: apersonarse ante la autoridad a dar nombres y apellidos, presentando, eso sí, evidencias contundentes, para no perder el juicio (lo que no está lejos de pasarle al jurista universitario).
    ¿Por qué perder el juicio? Porque Johnny Too Bad confunde ética y filosofía, y cree que el Papa llegó a México a "perder el tiempo en filosofar", en "discursos", en vez de arribar para denunciar con nombre y apellido a toda la clase política mexicana. ¿Es filosofía política?¿Filosofía de la ciencia?¿Filosofía analítica? John no sabe tampoco nada de filosofía. Saber de diplomacia o de filosofía no es su obligación, él que es jurista. La ética consiste en "valorar el comportamiento humano", desde las costumbres (que pueden ser las religiosas, también maltrechas) hasta las normas. Para estorbo de algunos y regocijo de otros, Jorge Mario Bergoglio vino a México a dar su visión del comportamiento humano actual, considerado alejado de los mandamientos (que fijan "normas"). Johnny no valora: denuncia y tira por la borda como "discursos filosóficos" la ética-!qué gringo tan pinche pragmático, quiere pura acción!- . Etica no es hacer grandes gesticulaciones en presentaciones de libros, ponerse a gritos y sombrerazos contra un gobierno en todas las entrevistas televisivas y radiofónicas (!igual de norteado que la Carmela, Johnny!...), armar cualquier "causa" a ver si la provocación pega (desde la universidad hasta Ayotzinapa), querer convertirse en supuesto "líder moral" (al estilo del ex Obispo de Copilco, hoy dedicado a otros huesos, puesto que México es un país de huesos, según los analistas más macabros) y decir palabrotas altisonantes dizque de izquierda. "Perder el juicio" supone no tenerlo, y no tenerlo supone no poder "valorar el comportamiento humano", algo diferente de salir a denunciarlo descartando, en la confusión, la ética, por creerla filosofía, y desde luego que prescindible. En serio: ¿para qué me haces sufrir?¿qué no ves que más no puedo, John John? Shame on you.

domingo, 14 de febrero de 2016

CDMX: JOHNNY TOO BAD COMBATE AL FASCISMO

De la misma manera en que se habla de "tirano" para el gobernante que no lo es, de "dictadura" para el régimen que tampoco lo es y de "guerra mundial" para la que no tiene lugar, se dice de tal o cual que es "fascista", con una facilidad llamativa.
    Durante su visita a la Ciudad de México, el Sumo Pontífice, Papa Francisco, ha sido resguardado con medidas de seguridad que son de rigor y que tienen lugar en cualquier parte  del mundo. Nadie fue "reprimido" ni por cierto impedido de ver al jefe del Vaticano. En una gigantesca ciudad como la de México, el cierre de vialidades fue relativamente localizado, aunque incluyera arterias importantes. El grueso de la ciudad pudo hacer sus actividades normales, salvo el calenturiento Johnny Too Bad, quien tuiteó todo excitado que en la Ciudad de México había un "virtual toque de queda", sin que estuviera claro a partir de qué hora, ni por qué motivo de excepción contra la población (salvo que Johnny no pudiera circular), ni con qué elementos del ejército (¿fuerza aérea de mescalito riding his white horse?¿Marina "por tí seré"?¿fuerza armada "pecho a tierra"?).
    La conclusión de John, luego de expresar su total repudio, fue: "ratifica ManceraMiguelMX su corazón fascista". La verdad, aunque sea delirante, es que parece tuiteado con emoción. ¿Promulgó Mancera, el jefe de gobierno capitalino, alguna ley de exclusión racial, hizo alguna arenga en el Zocalo con camisas pardas en fila gritando "!heil Miguel Angel!", cantó con la soldadesca el tema de Lili "Marleen" Barrales, golpeó a algún opositor obligándolo a tomar aceite de ricino o mandó a alguien a la cámara de gas, así fuera solo con ozono y partículas suspendidas? Desde luego, Johnny tiene consigna de dividir, no de sumar. Poco importa. Fascista no remite aquí ni a "corporativización de las masas"; es una palabrota empleada -al igual que la del barbón que vió una "constitución pinochetista" para la capital mexicana- para hacer espectacular el asunto. Linchar a alguien -o "delatarlo"- haciendo espectacular el linchamiento (la delación con una mentira, porque no hay en realidad hecho censurable) no es muy de izquierda que digamos, como no lo es querer esa espectacularidad para construirse un personaje propio de vedette. Hay algo malsano en este uso espectacular y sin sentido de la palabra "fascista", algo que sería del agrado de gente...¿cómo llamarla?

sábado, 13 de febrero de 2016

SIRIA: ¿OTRA VEZ A JUGAR CON FUEGO?

Los operativos aéreos rusos en Siria tienen un carácter internacionalmente legal, ya que se realizan por acuerdo entre dos gobiernos, el sirio y el ruso. Hasta ahora, cualquier cosa que haya hecho la "coalición" occidental en Siria -aunque sea bombardear la arena del desierto- es ilegal, a la luz del derecho de Naciones Unidas, porque no cuenta con la aprobación del gobierno sirio. Por este mismo motivo sorprende que el canciller de Arabia Saudita, Adel al-Jubeir, pueda declarar sin que nadie lo incomode: "si el proceso político sirio fracasa, al-Assad será apartado por la fuerza". O te esfumas o  te esfumamos, en resumen: un tipo de mensaje no muy diplomático y más propio de un narcotraficante que "quiere la plaza" ("sigues tú, Bashar"). En este momento una intervención militar directa estadounidense parece difícil: Estados Unidos está viendo el "súper tazón" electoral y, por lo general, es el mundo entero el que debe sincronizarse con lo que sucede en Washington. Sin embargo, Estados Unidos no ve con buenos ojos que el gobierno sirio haya recuperado el 75 % de su territorio. Lo que desea en el mejor de los casos la superpotencia es una balcanización de Siria que cree un territorio sunita, otro alauita y uno más kurdo. De todos modos, tanto el vicepresidente estadounidense, Joseph Biden, como el secretario estadounidense de Defensa, Ashton Carter, han dicho que están dispuestos a una "solución militar" en Siria.
     Como en este momento se elevan los costos de una injerencia abierta occidental por la campaña electoral en Estados Unidos, Arabia Saudita ha amenazado con una intervención terrestre con 150 mil hombres, saudiárabes, pero también de Egipto, Qatar, Turquía, Jordania, Marruecos, Kuwait, Bahrein, Sudán y los Emiratos Arabes Unidos. Turquía ya ha estado concentrando cerca de cinco mil tropas en la frontera con Siria. El pretexto es luchar contra el Estados Islámico, pero sería raro que los saudiárabes se den un balazo en el pié. Lo que dice oficialmente Arabia Saudita no tiene ni pies ni cabeza, aunque lo que afirma el canciller saudiárabe sí: al-Assad estorba. Si Arabia Saudita concreta su iniciativa, es más o menos previsible una escalada terrible en el conflicto sirio.
      El periódico español de mayor venta en el mundo deplora que el gobierno sirio haya dicho que "seguirá luchando contra el terrorismo" mientras se negocia una tregua que, como sea, no incluiría al Estado Islámico. No queda muy claro por qué debería cesar la lucha contra el terrorismo.
     Es difícil tener cifras concretas correctas,  pero la guerra en Siria habría provocado entre 100 mil y 160 mil muertos (aunque otras estimaciones llegan a los 470 mil muertos) y la salida de cerca de dos millones de refugiados. Naciones Unidas estimó en 11 millones el número de desplazados, pero el país tiene 17 millones de habitantes. No parece que haya demasiado interés por poner en claro algo que algunos quieren oscurecer y desordenar de tal modo que Siria se caiga a pedazos, a diferencia de quienes defendiendo su integridad defienden la de Naciones Unidas, donde ni siquiera lo entienden.

OCCIDENTE-SIRIA: CONSUMIR BARATO

La actitud de las grandes potencias occidentales ante el conflicto sirio se ha convertido en un monumento a la deshonestidad, mientras el espectador occidental se regodea en su ignorancia porque Siria, después de todo, está "lejos". Mientras Rusia informa regularmente de sus operativos aéreos en Siria (hechos a partir de un acuerdo legal con el gobierno sirio), por ejemplo en portales Web rusos, la coalición occidental "dice" estar atacando también al terrorismo islámico, pero no más. Hace poco, el canal televisivo francés France 2 mostró bombardeos de "la coalición", pero las imágenes eran de  los operativos rusos y filmadas por el Ministerio de Defensa ruso. El comentarista no tenía ninguna dificultad en decir "estadounidenses" donde mostraba tomas aéreas rusas.
     El portavoz del ministerio ruso de Defensa, Igor Konashenkov, ya había advertido por lo demás en diciembre pasado: "cuanto más precisos son nuestros ataques contra los terroristas, más ruido aparece en  los medios extranjeros que, con referencia a fuentes anónimas, hablan del presunto carácter no selectivo de los ataques de los aviones rusos". Organizaciones como Amnistía Internacional (AI) han acusado a Rusia de matar a cientos de civiles, aunque sin pruebas claras (salvo el supuesto uso de bombas no guiadas), y en algunos casos, antes (!) de que hayan tenido lugar los ataques rusos. Human Rights Watch ha hecho denuncias en el mismo sentido que AI.
     Mientras el espectador occidental consume cualquier cosa sin importarle los "ingredientes" (carne de caballo "ruso" creyendo que la hamburguesa es de res "estadounidense"), algunos gobiernos ya no pueden salir del guión "izquierdista" prefabricado desde hace años, según el cual Siria tiene una "dictadura" que masacra a su propio pueblo (y que por ende podría estar incluso en el origen de una supuesta respuesta terrorista). Muy penosamente, después de lo sucedido en París, capital francesa, el presidente galo Francois Hollande ha pedido que "las acciones rusas se detengan, porque tenemos hoy en día miles de personas que se están desplazando por los bombardeos". ¿Se refiere a terroristas que huyen o a quienes incluso desertan? "Ayudado por los rusos, al-Assad está masacrando a su propio pueblo", ha insistido Hollande, a sabiendas de que al-Assad no tiene nada que ver con los atentados en París, y que el mismo al-Assad está combatiendo a quienes en principio atentaron en la capital francesa. No importa. también es posible consumir faltas de lógica y "a la moral" siempre y cuando salga barato y sin consecuencias, entiéndase que prácticamente sin costos.

viernes, 12 de febrero de 2016

GUERRA MUNDIAL: OTRA VEZ EL CALENTAMIENTO GLOBAL

El Papa Francisco se cuenta entre la gente que considera que estamos en guerra y que, por lo mismo, denuncia más de lo que propone para construir. Así es la época: de destruir en plena paz, en vez de hacerla fructificar. En una homilía en dos cementerios a miles de caídos en la Gran Guerra (primera Guerra Mundial) en el nordeste de Italia, Bergoglio (apellido del Papa) consideró hace algún tiempo que el mundo vive una "tercera Guerra Mundial". Esta declaración es una aberración, entre otras cosas porque el mundo vive -a reserva de que la desperdicie- una larga paz (larguísima en casi toda Europa, Eurasia y China, y ya de algunas décadas en casi toda América Latina y Africa), salvo en puntos muy localizados del planeta, como Siria y Ucrania. El Papa Francisco quiso decirlo por el "cainismo" imperante, el "qué me importa" generalizado y la codicia y la ambición de poder que el Pontífice atribuye a "ideologías", algo extraño por el plural y en un mundo supuestamente "desideologizado" (light, descafeinado). Para el Papa Francisco, esta guerra se vive "por etapas", y entre los culpables están los "planificadores del terror" e incluso una industria armamentística con "el corazón corrompido por especular con la guerra". La guerra es, según Bergoglio, "una locura de la cual la Humanidad no ha aprendido la lección". Es falso: hay países que se esfuerzan por preservar la paz y que lo han hecho a costa de sacrificar sus intereses nacionales, por un tiempo.
     Esto de pregonar que estamos en una guerra mundial, como algunos intelectuales juran y perjuran que estamos en una "guerra global", insistamos, sirve para denunciar, y muy poco para hacer lo que recomendaban los chinos antiguos: aprovechar las crisis como oportunidades. No es seguro que todos los países carezcan de capacidad de aprendizaje para preservar la paz. En realidad, en el mundo actual combaten quienes quieren consolidar la paz y quienes están a la caza de oportunidades de guerra.
     En una entrevista reciente con un diario alemán, el primer ministro ruso, Dmitri Medvedev, el mismo que cometió el error de dejar caer a Libia, mostró él también esta extraña necesidad de "espectacularidad", como si ya no se pudiera hacer nada que no sea espectacular, porque seguramente resultaría aburrido (¿los hay que se están aburriendo con la paz?). Medvedev dijo que una invasión terrestre  extranjera en Siria es peligrosa y que es mejor negociar con "todos los actores de la guerra civil" en lugar de "comenzar una nueva guerra mundial" (lo dice como "otra más"). Esta declaración carece de tino, porque en Siria no hay guerra civil sino agresión extranjera, y porque, en términos diplomáticos, es mejor alertar contra una "escalada" ("a secas") que contra el Apocalipsis en el cual, dejémonos de cuentos, nadie cree por las mismas razones que ha aducido Bergoglio ("qué me importa", el cainismo imperante). Aunque sea en parte cierto, sería también deseable que Medvedev no diga que en el mundo árabe "todos luchan contra todos". Algunos son azuzados. Como sea: en Occidente, nadie se cree lo de la "guerra mundial", que ya empezó o que está por empezar, simplemente porque, al unísono con el estadounidense promedio, nadie cree que le vaya a tocar. Es parte del riesgo cuando se juega a la ruleta rusa con la creencia de que, justamente por llamarse "rusa", tiene la única bala del barrilete destinada a Rusia y a ningún otro jugador.. Vaya manera graciosa de jugar.

martes, 9 de febrero de 2016

BUENAVENTURA DE SAUZA REPOSADO

Buenaventura ya es estrella del periódico español de mayor venta en el mundo y en las sesiones de Claxon le aplauden como si fuera Joan Manuel Serrat, lo cual no está exento de cierta histeria. En fin.
     Buenaventura sostiene que "el proyecto colonial está hoy más articulado con el capitalismo global que nunca". Es falso y es grave, como lo es usar las palabras "tirano" o "dictadura" para referirse a cualquier forma de uso no plenamente democrático del poder. Colonias casi no quedan en el mundo y colonos tampoco. Ni siquiera es sencillo hablar de "neocolonialismo" porque una potencia como Estados Unidos nunca fue colonial, a diferencia de España, Portugal, Gran Bretaña o Francia. Las transnacionales no ocupan el espacio con colonos. A lo sumo, puede hablarse un poco como metáfora de "colonialismo interno". ¿Donde está lo grave? En que esta formulación de Buenaventura de Sauza Reposado oculta que en lugar de colonialismo hay imperialismo, un cambio de ocupación formal por la informal que es al mismo tiempo mucho menos "obvia" y más eficaz, exactamente por lo mismo que es menos obvia. Es el "poder blando" de Estados Unidos que en medio del embrutecimiento generalizado funciona de las mil maravillas y frente al cual la izquierda no tiene defensas, fuera de intentos gramscianos. Estados Unidos tiene formas de control imperial informal que son tanto más sutiles cuanto que dejan al enajenado en la creencia de que está gozando de su más completa libertad, fuera de toda determinación. En síntesis, la "ocupación de las mentes" -que no pasa por la presencia física de ningún colono- ha logrado hacerse "inconsciente" porque es subliminal. El asunto no se arregla con andanadas pseudoigualitarias contra un patriarcalismo pésimamente mal entendido.
     Por otra parte, no estaría mal que Buenaventura y otros como PGC dejaran de decir que en el mundo actual vivimos la difuminación de las fronteras entre la paz y la guerra. Del mismo modo en que vivimos en un mundo descolonizado, vivimos en uno especialmente pacífico, a diferencia del mundo del siglo XX, aunque esta paz tenga en parte que ver con la capacidad de control subliminal referida. El problema de muchas izquierdas es que estuvieron acostumbradas a más de un triunfo en la guerra para perder la paz, como si no supieran qué hacer con ella, y hoy menos, habida cuenta del completo desastre ideológico. Si en estos momentos hubiera una guerra de verdad (y no son muchos los que pudieran estar involucrados), Buenaventura, PGC y otros entenderían tal vez rápidamente la diferencia y una parte de la Humanidad haría tal vez otra cosa que dilapidar la paz de manera francamente absurda y tonta, como si lo dilapidado (la paz) no tuviera ningún valor. Entre otros, el ex asistente del Tesoro estadounidense Paul Craig Roberts ha sugerido que el mundo estaría en otra parte si el mandatario ruso Vladimir Putin no tuviera la cabeza fría y no actuara con una cordura cada vez más escasa en Occidente. Pero es demasiado para esa epistemología del Sur que es siempre la de las víctimas y no la de los discretos constructores que quieren salvar la paz mundial de hoy -casi generalizada- en aras de un futuro mejor, y no de guerras para "lo bueno de ésto es lo malo que se está poniendo", que es también en donde quiere pescar a río revuelto el imperio. No hay ninguna Cuarta Guerra Mundial y ni siquiera ha ocurrido la Tercera.

lunes, 8 de febrero de 2016

BASURA SOBRE LA HISTORIA DE MEXICO

No todo son falsificaciones al servicio de "los intereses del poder", y no es manera de combatir libros best-sellers ponerse al mismo nivel, el de la descalificación. El libro de FMM que denuncia los engaños reales o supuestos de los libros de texto mexicanos tiene partes verdaderas y otras francamente deplorables y graves  faltas -completas o a medias- aunque hay que decir, en abono del autor, que desde un principio se excusa por omisiones y excesos "cometidos como consecuencia de la pasión, tal vez de la ignorancia". Ciertamente, se juntan cuando, al referirse al periodo de mediados de los años '30, afirma que "Cárdenas (Lázaro) se iba convirtiendo en un gran tirano", o llega a sentenciar: "Lázaro Cárdenas se convirtió en otro Porfrio Díaz". Con la pasión hay que tener cuidado cuando se acerca al delirio, como en las canciones románticas de tríos (sobre todo que sigue la locura). Se puede criticar la expropiación petrolera o el ciertamente ambiguo ejido, pero hay que tener cuidado con frase como ésta: "¿Cuándo comenzaremos los mexicanos a estudiar y a entender la catastrófica gestión de Cárdenas, para sacar sus restos del Monumento a la Revolución y tirarlos al gran basurero de la historia (sic), mismo destino que espera a la osamenta de Hugo Chávez y Fidel Castro?". Del delirio se puede pasar a la locura y, de ser así, lo que puede desear un lector es tirar a la basura México engañado. "¿Cual político de vanguardia -prosigue el autor refiriéndose a Cárdenas- cuando era un tirano (dale), un comunista (falso), un cacique cuyo nombre e influencia se ha perpetrado durante casi un siglo para desgracia de Michoacán (un poquito verdadero)?".
     Quien le lleva la contra, PSS, está en cambio con "los de abajo", con mucho Francisco Villa (¿alguna influencia de PIT Bull  II?), sobre todo, y otro tanto de defensa de Emiliano Zapata (fieramente defendido también por FMM contra el "estilo porfirista" de Carranza), que "sí tenían un plan". Si algo llama la atención es que, retórica y descalificaciones de por medio (PSS es valiente contra los plagios y es un historiador académico, pero no todo en FMM es embestida ni falsedad), la Historia está disuelta en pleitos que con frecuencia son dimes y diretes interminables de personas, y en periodos enteros estudiados, sin suficientes documentos de archivo y serios al apoyo. Ambos, FMM y PSS, coinciden contra las imposiciones, solo que el segundo tiene algo de "libertario", mientras el segundo cree que nunca ha habido democracia sin entenderla, aunque reclama justamente "Estado de Derecho, Estado de Derecho, Estado de Derecho". En la revista que publica a PSS no parecen gustar demasiado las instituciones, de cuya consolidación en los años '20 se ha ocupado nada más -terciemos- Enrique Krauze en un libro reciente (El nacimiento de las instituciones) y aún así incompleto sobre el alcance de esas mismas creaciones institucionales. Las instituciones no son los grupos corporativos creados por el cardenismo. Las instituciones tampoco son las personas. El guión de PSS parece a veces "la libertad" contra "las imposiciones al servicio del poder"(el libertario sesentaiochero seguramente comenzará con el rezo a los Flores Magón). Si a esto -tiranos y libertarios como versión de vaqueros e indios- se redujera la historia mexicana, México sería una republiqueta bananera. Lo pesado resulta el hábito -por cierto, de muy pocas décadas para acá, pero reforzado- de ignorar todo el proceso de consolidación de las instituciones mexicanas en el periodo 1924-1934, escupiéndole o buscando sepultarlo bajo la acusación contra supuestamente "otro caudillismo/autoritarismo de tantos". El asunto no es la persona: es el escaso o mínimo interés por comprender lo que hizo de México un país excepcionalmente estable por ya casi un siglo. No fue gracias a los chismes ni a los pleitos entre personas, ni gracias al desvirtuamiento de toda autoridad, y da un poco de pena reducir la historiografía a "bernabé le pegó a muchilanga le echó a burundanga, etcétera...(hasta seguir con los historiadores actuales)".

domingo, 7 de febrero de 2016

MEXICO, EL GIEI Y LA DESMEMORIA

Un miembro del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) que investiga en México lo sucedido en Ayotzinapa ha dicho que no se trata de interrogar a los militares de la ciudad guerrerense de Iguala para incriminarlos, sino para "preguntarles" de tal modo que puedan aportar información útil. Uno de los problemas esta en que algunos mexicanos creen que las almas de los "luchadores sociales" no van ni al cielo ni al infierno, sino al Campo Militar no. 1 y a hornos crematorios de los uniformados. Otro de los problemas es que uno de los miembros del GIEI es experto en perseguir a militares genocidas cuando no los hay en México, donde lo único que existe es la fiebre de un columnista que prevé para la capital mexicana una "constitución pinochetista" (ya metidos a las palabras por su "eficacia" y no por su contenido de verdad).
     La declaración del (de la) experto (a) es una falsedad, en medio, por cierto, de acciones del gobierno mexicano que han atendido muchas recomendaciones del GIEI (como la de capturar a delincuentes clave de la masacre, como el Cabo Gil, Gildardo López Astudillo y otros que tienden a corroborar, aún con variantes, la llamada "verdad histórica" establecida por el ahora ex procurador Jesús Murillo Karam, aunque una parte de los normalistas habría sido disuelta en ácido en otro lugar). El Informe Ayotzinapa del GIEI no es exactamente éso, sino, en muchas partes, un dictado sobre cómo rehacer las leyes mexicanas (véase por ejemplo el apartado "recomendaciones" a partir de la página 333), casi como si México fuera un protectorado ante la "responsabilidad de proteger" que pregona toda injerencia extranjera, si estadounidense mejor (¿por qué no buscar a los patrocinadores de Amnistía Internacional y otras organizaciones no gubernamentales que han mentido descaradamente en un conflicto como el sirio, por ejemplo?). Hay parrafadas tan ridículas como la obligatoriedad de recordar "simbólicamente" a las víctimas, lo que tal vez pueda hacerse secuestrando otra tanda de camiones (autobuses) y con otros actos de vandalismo "de memorial", en los cuales los platos rotos los paga gente del pueblo (chóferes, por ejemplo) que para el caso importa un bledo. Lo que sea para convertir en político un delito del crimen organizado (!que no aparece mucho que digamos en el Informe!):  a reserva de que el GIEI haya emitido otras hipótesis (el quinto autobús, la imposibilidad de un incendio en el basurero de Cocula...), el apartado del informe "No protección de los normalistas frente a los ataques" (10, p. 325) señala que, más allá de la policía municipal, "ninguna otra fuerza del Estado que estaba teniendo conocimiento de los hechos (...)", con su "nivel de agresión y de violación de los derechos humanos", " actuó en defensa de los normalistas". Las notas 453 y 454 del Informe señalan que el 27 Batallón de Infantería tuvo conocimiento de los hechos. Conclusión: los militares mexicanos desconocen los derechos humanos (!y el informe pide incluso volver a revisar la "guerra sucia" por enésima vez!) Las recomendaciones de "formación y educación" en derechos humanos incluyen a la Secretaría de la Defensa Nacional, del mismo modo en que se solicita investigar si todas las fuerzas presentes en la "noche de Iguala" actuaron de acuerdo con los protocolos (en un caso considerado ex ante de desaparición forzada).
      El asunto es: el ejército supo de los hechos, se llevó a los normalistas y los mató y cremó en un cuartel
       o, el ejército supo de los hechos e impávido, no hizo nada.
       Pónganse de acuerdo en el modo de hostigar: yo, ya me cansé, en serio.

LATINOAMERICA EN LA INGRATITUD

La izquierda ha abandonado toda idea de solidaridad y, en el plano internacional, de "internacionalismo", es decir, de solidaridad con otras latitudes. En el pasado, notoriamente en México, este internacionalismo (no tenía por qué ser "proletario") era practicado sobre todo en el periodismo, algo de lo que dieron cuenta, por ejemplo, los Cuadernos del Tercer Mundo, bajo la dirección de Paulo Cannabrava Filho, y el periódico El Día, bajo la dirección de la periodista y política mexicana Socorro Díaz. Estas iniciativas se inscribían un poco en la estela de lo que había sido, en México, la creación del Centro de Estudios Económicos y Sociales del Tercer Mundo (CEESTEM). Se podía así saber no solo de América Latina, sino también de Africa (por ejemplo, la editorial mexicana Siglo XXI publicaba sobre el líder guineano Amílcar Cabral), de Asia y de la Unión Soviética, aunque esta tenía sus propios canales de difusión. Una labor similar cumplía Cuba y algo ha quedado en la visión internacional de la agencia cubana de noticias Prensa Latina.
      Otras iniciativas, en cambio, son extrañas, incluso cuando Telesur informa sobre el "resto del mundo". Dos hechos confluyeron para anularlo: que México se haya encerrado en la órbita estadounidense a partir del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), por una parte, y que una porción de América Latina, fiel a una tradición de soberbia, se haya creído por otra parte que estaba a la vanguardia del "cambio de época" y que no necesitaba por lo tanto más que hablar interminablemente de sí misma y contemplarse extasiada el ombligo. Tal vez el extinto líder venezolano Hugo Chávez fue una excepción. De todos modos, América Latina no tuvo nada que decir en conflictos como los de Yugoslavia, Afganistán, Libia y Siria, por no mencionar más que cuatro.
     El otro aspecto perjudicial ha sido la permeabilidad a la influencia libertaria, que se nota en Telesur, por ejemplo, incluso pese a  noticias sobre el "resto del mundo". En América Latina no se informa realmente sobre la Cuba de Raúl Castro, sobre México, sobre Costa Rica, sobre Uruguay cuando no está José Pepe Mujica pero sigue gobernando el Frente Amplio o sobre Chile con Michelle Bachelet porque, como lo prueban todos estos ejemplos, importa más bien ser siempre "rebelde" (la eterna adolescencia) y, dicho sea crudamente, detestar o no hacer ningún caso de lo que sucede en las instituciones y en las posibilidades de "institucionalización"- que es lo que Raul Castro ha buscado después del personalismo fidelista. Así, lo que impera, en información y en comentaristas, es un vedettismo desenfrenado y al mismo tiempo, junto con casos de ingratitud (los exiliados en México que convertidos en grupos de presión se autohomenajean sin ver mayor cosa del país que los recibió), la indiferencia y la falta total de solidaridad -en el más puro estilo estadounidense y "neoliberal"- con el resto del mundo, salvo si hay ventaja que obtener en el "margen de maniobra".

sábado, 6 de febrero de 2016

LA IZQUIERDA HABANERA DE HOY: COLGATE

Aprovechando el centenario del natalicio de José Martí, "apóstol" cubano, centenares de intelectuales de distintos países (más de 50) se dieron cita en La Habana, capital cubana, para una Conferencia Con Todos y Por el Bien de Todos que  no estuvo lejos de convertirse en una bacanal de felicidad (por lo general, entre izquierdistas, este tipo de eventos permite actividades "de solidaridad" de género similares a las de bacanales y saturnales).
      Aprovechando el asunto, el héroe volvió a ser José Pepe Mujica, filósofo de boliche como sus compatriotas uruguayos Eduardo Galeano y Mario Benedetti (a cual más insoportable y soberbio, seguramente el primero), que en un certamen literario más de Casa de las Américas se despachó un discurso donde enfatizó que, más allá del mercado, la acumulación, la riqueza, la ganancia, etcétera, lo que tiene el ser humano es una "sed infinita de felicidad". Por su parte, al inaugurar las saturnales, perdón, la Conferencia, Frei Betto, fraile brasileño, también recordó que "todos buscamos un bien mayor, que es la felicidad", al parecer siguiendo a Aristóteles. Hace rato que la izquierda tiene como propuesta mayor la felicidad, el perder "el miedo a ser feliz", tu DF  (tu Derecho a la Felicidad, cuando todavía no era CDMX, Ciudad de México) y Lulinha paz e amor, lo cual quiere decir, desde luego, que cierto espíritu hippie (inconsciente, probablemente) se ha apoderado del lado contrario a la derecha del espectro político, casi en pleno éxtasis y sin lugar más que para gente feliz, o sí o sí. Al fin y al cabo, Mujica el "filósofo" terminó en "Casa" (con mayúscula) alabando la libertad y las libertades casi como lo haría cualquier "neoliberal". Por si fuera poco, es por el bien de todos. hasta por quienes no aguantan 24 maratónicas horas seguidas de felicidad.  Entrevistado por Russia Today en Español, una cadena web rusa extraviada sobre América Latina, Mujica se aventó su "filosofía de la Historia" para explicar que ésta sigue la ley del péndulo, yendo alternativamente de derecha a izquierda y de regreso, desde tiempos de Jesús, Epaminondas en Grecia y los Gracos en Roma. Muy simpáticamente en medio de una soporífera entrevista, Mujica (¿en qué siglo vuelve a dar la vuelta el péndulo?) dijo que es difícil construir un edificio socialista con albañiles capitalistas, que tienden a llevarse todo; se le olvidó al charrúa que construir un edificio capitalista con albañiles socialistas (como en Cuba) no es más sencillo, ni queda más varilla, ni más cemento o más tabique, y a veces no hay ni edificio.
     ¿La felicidad del mayor número? Si es lo que tiene que proponer, a la izquierda lo único que le queda es el utilitarismo de Jeremy Bentham, quien incluso inventó el "cálculo felicítico". El intelectual mexicano Pablo González Casanova advirtió en la Conferencia tropical sobre el modo en que la izquierda está siendo atacada para que en ella (tal vez como parte de la "búsqueda de la felicidad", aquí está el problema) se impongan el individualismo, la corrupción,, el consumismo entre los jóvenes, y la moral como puro idealismo: "sin moral personal y colectiva estamos gravemente desarmados", aseveró González Casanova, y lo cierto es que las peroratas sobre la felicidad no representan moral ninguna, sino apenas la sonrisa que la izquierda quiere mostrar ahora que ha estrenado pasta de dientes con blanqueamiento democrático y flúor libertario.

viernes, 5 de febrero de 2016

COLOMBIA: AQUI NO HA PASADO NADA (O LA HISTORIA DE TIMOLEON EL BURRO)

Todo el mundo se ha puesto a hablar bonito en este mundo. Cuando el presidente colombiano, Juan Manuel Santos, habla en Washington, lo hace "en nombre de millones de colombianos que están aprendiendo a vivir sin miedo, pero sobre todo, en nombre de las nuevas generaciones a lo largo y a lo ancho de nuestro territorio, de esos niños y niñas que hoy pueden ver el futuro con más confianza: gracias, muchas gracias" (¿se han fijado? todo el mundo es inocente). ¿Quienes quieren la paz en Colombia? Bueno, pues los bebés. El mandatario estadounidense, Barack Obama, ha prometido un poco más de ayuda a Colombia con el programa "Paz Colombia". Esta iniciativa buscará consolidar la seguridad y la lucha antidrogas, la "reintegración de las FARC (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia) a la sociedad" (el tipo de lenguaje que se emplea para referirse a los delincuentes), y "expandir la presencia del Estado y las instituciones, sobre todo en zonas previas de conflicto", junto con ayudar (¿comprándoselas?) a  las "víctimas del conflicto". A ver si, en serio, es posible lograr algo contra la droga: el cultivo de coca y la producción de cocaína han aumentado recientemente en Colombia y no parece -a diferencia de las FARC- que hayan sido objetivo principal del "Plan Colombia".
     Timochenko, Rodrigo Londoño o "Timoleón Jiménez", líder de las FARC, también considera que  ha llegado la hora de hablar bonito, mientras se difumina lo que se está negociando de fondo (a estas alturas tal vez sea más importante para un colombiano promedio Wagner Moura, el actor que encarna al "querido Pablo" -y no es Milanés...). "Timochenko", en un portal de izquierda y en entrevista televisada "desde algún lugar de la selva", declaró: "se nos dice que llegamos a dialogar porque estamos derrotados (...). Para el revolucionario nunca hay derrotas, por más dura y difícil que sea la situación, para un revolucionario nunca hay derrotas. Hay aplazamiento en la búsqueda del objetivo, eso es otra cosa". Una cosa es una cosa y otra cosa es otra cosa.
      Exacto, compañero. Lo de Salvador Allende en 1973 en Chile (el golpe de Estado que truncó la democracia "a la izquierda") no fue una derrota, fue un "aplazamiento de objetivos". La desaparición de la Unión Soviética no fue una derrota, fue un "aplazamiento de objetivos". La caída de la república española no fue una derrota, sino un "aplazamiento de objetivos". La salida de Cristina Fernández de Kirchner del gobierno argentino no es una derrota, es un "aplazamiento de objetivos". Se entiende, como posibilidad, que las FARC, salvo que estén en inmejorable posición después de la golpiza militar recibida (sobre todo entre altos mandos), anden buscando la paz no porque estén derrotadas, sino porque, en toda lógica, están "aplazando objetivos". Ciertamente, se nota algo de éso.
     O bien, si hay derrota, es que no son revolucionarios. La lógica de "Timochenko" es impecable: si estás derrotado, no eres revolucionario (!aquí es hasta la victoria, siempre!), así que mejor ni te presentes: si te presentas que sea sin sentirte derrotado, y si la vida te lanza limones, haz limonada: aplaza tus objetivos. !Hombre, quita esa cara, que en Colombia todo el mundo es inocente!!Viva la paz y que viva el amor!

MEXICO: OTRO QUE SE INDIGNA

En el mundo de hoy se es de izquierda o no se es: serlo significa indignarse y todo parece indicar que el Papa Francisco llegará muy indignado él a México, a pedirle a la gente que luche -indignándose- contra la corrupción, el crimen organizado y la trata de personas. Según este Papa perteneciente a una orden cuya especialidad es meter el desorden en América, México vive hoy su "pedacito de guerra".
     Jorge Mario Bergoglio (nombre del Papa, no de ningún delantero), hombre de la Compañía de Jesús, irá a indignarse contra la violencia en la ciudad más segura de México (Tuxtla Gutiérrez, certificada internacionalmente como tal) y en el estado estadísticamente menos violento de México (Chiapas). ¿Qué logrará? Lo que el Sub no consiguió en unos quince años de peregrinar: Bergoglio dictará un decreto que autoriza el uso de lenguas indígenas en la celebración de misas. Incluso, el Papa hablará en lengua nativa (¿bailará     con chicas tojolabales?). El Papa visitará igualmente una ciudad que ha dejado de aparecer entre las más violentas del mundo: Ciudad Juárez, en el estado norteño de Chihuahua, fronterizo con Estados Unidos (¿canonizará el Papa al beato Julián Leyzaola?).
     Como Bergoglio le hace a todo lo que sea "pueblo", igual que la izquierda, autorizará la canonización del "niño cristero" José Sánchez del Río, un joven de 14 años de Sahuayo (Michoacán) que murió en el conflicto religioso que asoló a México en los años '20 del siglo pasado. Hasta hace poco, el niño era beato. Sánchez del Río, cuando su madre quiso prohibirle ir a la guerra, le contestó, poco antes de enrolarse con el general Prudencio Mendoza: "nunca ha sido tan fácil ganarse el cielo como ahora" (esto de la facilidad, dicho sea de paso, no está del todo claro, considerando lo fácil que es hoy ganarse el infierno siendo joven). Estuvo tan fácil que el jovenazo cayó prisionero y fue martirizado hasta morir (lo que no se cuenta es el estilo que tenían los cristeros de martirizar, pongamos por caso, a los maestros rurales, cortándoles las orejas, cuando no colgándolos, y quemando también trenes con tropa). Lo que sea que resulte en injusticia es bueno, así que el jesuita le hará a la vez al cho'l y al cristero con tal de ganarse una ventaja para un Vaticano con responsabilidad social.

MEXICO: DE LETRADOS Y DELINCUENTES

Volvamos al caso: el Gran Académico Johnny Too Bad tuiteó "narcopolítica en todo su esplendor. Policía española investiga vínculos Moreira-Los Zetas". Iba a ser el "naufragio", el "principio del fin" y la huida de "las ratas".
      Humberto Moreira, ex líder nacional del oficialista Partido Revolucionario Institucional (PRI) mexicano, pudo comprobar sin problema sus gastos de estadía en España, donde no vivía con grandes lujos (ni con dinero de empresas fantasma que estuvieran lavando dinero), sino que residió únicamente por cerca de 11 meses. Moreira tiene los documentos que prueban cómo se gastó la deuda pública mientras él fue gobernador del norteño estado de Coahuila, y nadie probó colusión ninguna con el cártel de Los Zetas. Simplemente, Moreira fue declarado otra vez inocente (pero esta vez en España, donde el tuitero esperaba seguramente algo más "civilizado"), ofreció pruebas que se antojan concluyentes y quedó "a disposición" porque hay otros investigados (por si el testimonio de Moreira sirviera). Por lo demás, en estos días Humberto Moreira ofreció una versión bastante creíble de los motivos que llevaron a que su hijo (José Eduardo Moreira) fuera asesinado   tiempo atrás por los Zetas. ¿México compró a la justicia española?¿Qué más para probar que es una gran potencia emergente?
      El tuitero no se lanzó solo. Curiosamente, lo hizo al mismo tiempo que la revista estadounidense Newsweek, en un reportaje interesante sobre la disputa por la cuenca carbonífera y las regiones de hidrocarburos de Coahuila, reportaje que sin embargo, a diferencia del señor del tuit, no se atrevió a retomar la acusación directa, en este caso una difamación. No es raro que la izquierda no tenga en estos temas, como en otros personales, criterio propio: no se guía por el conocimiento de causa (y de tal o cual persona), sino por lo que "dicen" por aquí y por allá y de donde se escoge para rumorear y destruir, sobre todo si hay asomo de independencia. El asunto no es Moreira: es si hay o no derecho a difamar alegremente sin sanción. El mismo tuitero lo hace con el jefe de gobierno de la Ciudad de México, Miguel Angel Mancera, acusado también sin pruebas y, por cierto, también por "consigna", puesto que la había desde antes de que el mismo Mancera tomara posesión. Esa es la izquierda desde hace rato: como  en el discurso estadounidense, la moral (acusatoria) por delante (no el análisis ni la información, por ende no el respeto a "los ciudadanos", "el pueblo"y otros blablablares), y el uso del "terror de la indignación" ("la traición de Mancera" y otros títulos por el estilo) para hacer pasar cualquier cosa, la calumnia incluida, si es posible obteniendo alguna ventaja, un aplauso, un flash, un reflector, otra presentación de libro, etcétera (!plis, ME URGE la fama y convertirme en mi personaje!).
     En fin: con los cuatro másteres de Moreira y su doctorado por concluir, los Zetas ya tienen al Z-69, Z-007 o Z-666, el más letrado de los delincuentes, mientras que otros tienen al más delincuente de los letrados (si se puede, dado el estado del mundo letrado), si calumniar es delito. ¿O no lo es, Johnny Too Bad?

miércoles, 3 de febrero de 2016

PROXIMAS PRIVATIZACIONES EN RUSIA

Debido a la caída de los precios del petróleo, las finanzas rusas siguen en problemas y Moscú tendría que optar por nuevas privatizaciones. El mandatario ruso, Vladimir Putin, dió a conocer algunas medidas para que, en todo caso, estas privatizaciones no se hagan de manera corrupta y para beneficio de unos pocos ineficientes, como ocurrió en los años '90.
     La primera medida es que los nuevos propietarios permanezcan bajo jurisdicción rusa y no la evadan para mandar el dinero a paraísos fiscales.
     La segunda medida es vender las empresas a precios de mercado y no liquidar las acciones por debajo de las tendencias de este mercado. No se trata de un "remate", ni de establecer cualquier precio de liquidación. Las empresas se están haciendo más eficientes, no liquidando para que el capital vaya a congelarse como renta en un paraíso fiscal.
     La tercera medida es que los interesados en comprar no pidan créditos a bancos estatales, una forma de no asumir riesgos y cargárselos al Estado.
     La cuarta medida radica en buscar inversionistas de calidad, con prestigio como empresarios y experiencia de trabajo. El comprador debe presentar una estrategia de desarrollo empresarial clara.
     De estas medidas se desprende que Putin quiere darle a las nuevas privatizaciones una orientación que limite al máximo las posibilidades de corrupción y de apropiación de empresas por supuestos "amiguetes", para privilegiar en cambio la eficiencia y el aporte en inversiones al mercado ruso. Entre las empresas candidatas mencionadas están desde Aeroflot (aviación) hasta empresas de ferrocarriles,, la petrolera Bashneft, la constructora naval Sovcomflot, la minera de diamantes Alrosa y algunas más.
    Por lo demás, Putin ha buscado reforzar las medidas anticorrupción: en 2015 fueron procesados ocho mil 800 funcionarios y 11 mil sancionados por corrupción. La legislación rusa anticorrupción está ajustada a los estándares internacionales, pero Putin considera que los resultados distan de ser satisfactorios (sobre todo en materia de sobornos).

¿O ES PUTIN UN BORSCH?

Borsch es una sopa, fría o caliente, de betabel (rojo) con algo de crema agria (blanco), y se le atribuye un origen ucraniano.
     En medio de declaraciones extraviadas sobre el pasado soviético, e influidas por la telecracia rusa, que adora a los blancos (nombre de los contrarrevoluconarios luego de la revolución bolchevique), el actual mandatario ruso, Vladimir Putin, es capaz, muy rojo él, de decir que el hombre al que más admira es Guennadi Ziuganov (líder del Partido Comunista de la Federación Rusa) y de señalar que le gusta la ideología comunista, a la que compara con la Biblia (!). En realidad, es probable que desde hace rato Occidente haya olido, como por lo demás muchos rusos, que en la Rusia actual quedan formas de sovietismo, que no son desde luego las corruptas que vienen de los oligarcas.
    "Me gustaban mucho y me siguen gustando las ideas comunistas y socialistas", ha dicho Putin, refiriéndose sobre todo al "Manual del constructor del comunismo". "El comunismo me imponía mucho", ha comentado. Para el mandatario, hay "ideas muy acertadas, como la igualdad, la hermandad y la felicidad". Lo más curioso es que Putin ha declarado que nunca se deshizo de su carnet del partido: a diferencia de otros funcionarios, no lo tiró ni lo quemó, "por ahí anda".
    En esto se basa Occidente para decir que "Rusia es una amenaza", desde luego que "agresiva" y "expansionista". Que Putin sea crema agria, no deja de crear cierta indignación del propietario individualista, aunque a cambio de alguna ventajita le dejará a un gobierno occidental el papel de "contener" y sancionar a los rusos, quedándose con sus recursos. Que Putin sea betabel ya lleva a pasar de la indignación al Gran Temor: si se deja avanzar a Putin "hacia las fronteras de la OTAN, la Organización del Tratado del Atlántico Norte", el Estado se llevará a los niños, las esposas serán "socializadas", tío Alberto irá al Gulag y expropiarán la casa y la  4por4 (queda entendido que el perro se quedará solo). El mandatario ruso es sin duda sorprendente; pero tanto como el discursillo del occidental promedio, capaz de autoengañarse con cualquier cosa (Putin ha dicho al menos que la ideología comunista no se hizo realidad), francamente no.

martes, 2 de febrero de 2016

¿ES PUTIN CORRUPTO?

En estos días, algunos funcionarios estadounidenses soltaron la especie de que el mandatario ruso Vladimir Putin, supuestamente "uno de los hombres más ricos del mundo", es un hombre corrupto. La acusación se basa en el supuesto de que el huésped del Kremlin tiene una "fortuna secreta" de 40 mil millones de dólares, cuando su salario es de 110 mil dólares al año. La información sobre los 40 mil millones de dólares ya la había sacado la Central de Inteligencia Americana (CIA) en 2007. ¿De dónde saca la CIA estas cifras? No se sabe mucho. ¿De dónde saca Putin tanto dinero? Bueno, la verdad es que tampoco se sabe mucho y, ya metidos en este asunto, de lo que se trata no es de saber.
    El subsecretario del Tesoro de Estados Unidos, Adam Szubin, acusó hace poco a Putin de corrupto porque ha beneficiado a sus amigos y aliados con fondos públicos, "marginalizando a los que no ve como sus amigos". El supuesto de esta acusación es que Putin es un hombre de negocios digamos que "sin pudor". Sin embargo, los mismos occidentales le han reprochado a Putin haber marginado a los oligarcas, lo que por lo demás no es cierto.
    La prueba grandiosa: un yate. Román Abramóvich, dueño del club de futbol inglés Chelsea, le habría regalado a Putin un yate valorado en 35 millones de dólares. ¿Pruebas concluyentes? Ninguna.
     Este tipo de acusaciones no está destinado a establecer ninguna verdad. Por lo demás, los magnates occidentales no son los mejor parados para tratar de asuntos de contubernios entre oligarcas y políticos. Estas acusaciones, aunque han irritado al Kremlin, que ha pedido pruebas o excusas, están destinadas al potente cerebro del occidental promedio de tal modo que concluya que, mientras los rusos se mueren de hambre comiendo sopa de betabel a diario (algo extraño para un país que acaba de abrir la friolera de medio centenar de McDonald's) y deambulando entre osos en la calle, un pugnado de riquillos "amiguetes de Putin" se llena los bolsillos y organiza orgías en el Kremlin. Digamos que es la versión un tanto gélida de la dictadura tropical. Por cierto, tampoco es que el occidental se vaya a tragar la historia entera, suponiendo que a este occidental le interese Putin, Rusia o aunque sea su vecino. Lo que cuenta es que el ventajista y conformista occidental, feliz de su individualismo propietario, se indigne ante la "terrible situación rusa" (¿Dios Mío, cómo es posible que Putin tenga un yate?) como un modo de justificar, si no exactamente un yate, si por lo menos una casa, un perro, una 4por4, una esposa-trofeo y unos niños, la tranquilidad del hogar, cualquier gobierno que la garantice (así sea saqueando bienes rusos mediante sanciones) y al que se le dará licencia para seguir hundiendo la economía rusa, si se puede (¿para sacarla de la pobreza, tal vez?). A cambio de participar del "terror de la indignación" (!tiene una fortuna secreta, "id a por él"!), el occidental promedio puede seguir integrado -señalándolo a quien lo quiera oír - al sistema que le permite ser un pequeño aprovechado. Es un briboncito que mañana, tal vez, a cambio de una frase "de mundo" contra Putn espere recibir una palmadita en el hombro del jefe, del amigo bien relacionado, del que tiene los "enchufes", los "conectes", las "palancas" y otros instrumentos de ascenso. A ver: la acusación no importa por su contenido de verdad, sino por su oferta de compra y por la capacidad del ventajista para aprovechar la propuesta y venderse "bien". O para "comprarse" el argumento y consumirlo para mostrar que está "in". No vaya a ser que quede fuera del sistema, el mismo que lo soborna. ¿Es Putin corrupto o hay algo más que agregar del occidental promedio (que se deja comprar con cualquier bagatela, por ejemplo, sin pedir, como mínimo, un yate)?

lunes, 1 de febrero de 2016

NAZISMO: ¿DE QUE NO SE DIERON CUENTA?

Puede ser que los alemanes no supieran mayor cosa de los campos de concentración y que los jerarcas nazis ejecutaran órdenes sin mucha conciencia. Lo que sí está demostrado es que el alemán promedio sabía que se beneficiaba de la guerra, según lo ha mostrado Gotz Aly (La utopía nazi).
     Ante todo, las vituallas: las familias alemanas se beneficiaban de lo que los soldados enviaban desde el frente, en el Oeste como en el Este. Escribe Gotz Aly: "los soldados alemanes vaciaron literalmente las tiendas de Europa, enviando millones de paquetes postales desde el frente a Alemania. Los destinatarios eran sobre todo mujeres. Cuando se habla a las receptoras, hoy ancianas (el libro de Aly fue publicado por primera vez en 2005), de aquellos paquetes, todavía se les iluminan los ojos: zapatos de Africa del Norte, terciopelo, seda, licores y café de Francia, tabaco de Grecia, miel y tocino de Rusia, enormes cantidades de arenques de Noruega, por no hablar de los innumerables regalos desde Rumanía, Hungría e Italia". Todavía hay mujeres que se enojan: "las mujeres alemanas -se lee en el texto- han recordado durante décadas después de la guerra, con un tono quejoso: '!Durante la guerra no sufrimos hambre, todo funcionaba!!Fue después cuando todo empeoró!". Es de suponer que los alemanes también se dieron cuenta de que llegaban a Alemania muchos trabajadores desde países ocupados. Así que había abundancia e "inmigrantes" a la vista.
      El asunto de los judíos parece haber sido algo más que puramente racial. Antes de la llegada de Hitler al poder, en 1933, había en Alemania unos seis millones de desocupados. Hitler prometió bajar el desempleo y lo logró: a los pocos años, quedaban un millón y medio de parados, en un fenómeno similar al que consiguió Franklin D. Roosevelt en Estados Unidos con el "Estado de Bienestar", que terminó de consolidarse con la entrada de Washington en guerra -con ello bajó sensiblemente el desempleo, que repuntaba a finales de los años '30. El Estado de Bienestar alemán logró salir adelante con el rearme y una deuda pública tan monumental que para finales de los años '30, el Reich estaba más o menos en quiebra. ¿La solución? Hubo dos: la primera fue la "arización", mediante la cual se obligó a los propietarios judíos a ceder su patrimonio al Estado alemán (eran "títulos del Estado") a cambio de percibir intereses. Así, con estos títulos, se financiaba la deuda. El otro medio fueron los "costes de ocupación" impuestos a los países vencidos, que optaron por hacer lo mismo para pagarlos, expropiar a los judíos. Andando el tiempo, la expropiación fue más descarada: viviendas despojadas a judíos para entregarlas a los alemanes en ciudades bombardeadas, despojo de bienes que los judíos dizque podían llevar a deportación y que nunca llegaban....¿Ventajas? Subsidios a la agricultura alemana, elusión de impuestos para las grandes firmas, congelamiento absoluto de alquileres, considerable estabilidad de precios, impuestos bajos, bonificaciones y ayudas estatales generosas (hasta el equivalente de poco más del 70 % de la renta media en años de paz), incluidas las otorgadas a familias numerosas: "no pocas familias alemanas -escribe Gotz Aly- disponían durante la guerra de ingresos más altos que en tiempos de paz", y las más contentas eran las mujeres. ¿Qué tenían los alemanes?Además de abundancia ("productos del mundo entero"), bajos impuestos, ayudas estatales buenas ("prestaciones sociales"), "inmigrantes", acceso legal a ciertas drogas, tolerancia con las "preferencias sexuales", leyes contra el maltrato animal y contra el tabaquismo, un ambiente limpio en una naturaleza de tarjeta postal, un ejército poderoso...¿Para qué mirar a costa de quién, con financiamiento de quién? Cuando hubo riesgo de que cesara el avituallamiento desde el Este, los nazis prefirieron por ejemplo que de poco más de tres millones de prisioneros de guerra soviéticos, dos millones se murieran de hambre.
     "Gentes sencillas -escribe Gotz Aly- se encontraban de repente en posesión de cosas de las que pocos años antes ignoraban la existencia". "Visto así, dice el autor, los responsables nacionalsocialistas no hicieron de los alemanes ni fanáticos ni 'señores ' (Herrenmenschen) convencidos, sino pequeños aprovechados y ventajistas. Muchos de ellos se tomaron por buscadores de oro, creyendo que en un futuro próximo el dinero sería tan fácil de obtener como las piedras. Del mismo modo que el Estado se convirtió en una máquina de pillaje, los alemanes corrientes de la época se dejaron corromper y sobornar y los soldados se convirtieron en navajeros prepotentes". Antes que en entusiastas, los alemanes fueron convertidos así en "(...) conformistas que disfrutaban de las posibilidades cotidianas de beneficiarse que les ofrecía el sistema".
   

NAZIS: DE CACERIA DESDE 1925

Veamos: el campus estadounidense repite hasta el cansancio que el "totalitarismo" nazi persiguió a judíos, gitanos, homosexuales y  ocasionalmente -muy ocasionalmente" "disidentes". Lo que esto quiere decir es que el nazismo no respetó a las minorías. La persecusión contra los homosexuales fue en todo caso mínima, muy, muy relativa.
     No falta quien agregue que, de todos modos, el "totalitarismo" nazi fue, nótese bien, más amistoso porque Hitler no persiguió a su propia población, mientras que Stalin metió a millardos (la cifra, mientras más abultada, mejor) al Gulag. Todo está reducido a un asunto de minorías como si los ataques de Hitler hubieran tenido lugar en Berkeley, Yale o algún lugar parecido.
     En 1933, al poco tiempo de la llegada de Adolf Hitler al poder, tuvo lugar el incendio del Reichstag, el parlamento alemán. Hitler pidió la suspensión de las libertades civiles "para contrarrestar la confrontación despiadada del Partido Comunista de Alemania", de tal forma que ese incendio fue un pretexto para desatar la cacería de comunistas, entre ellos los búlgaros Georgui Dimitrov, Vasil Tanev y Blagol Popov, quienes protagonizaron el juicio de Leipzig. El 3 de marzo de 1933, Ernst Thalmann, líder de los comuinistas alemanes (quienes habían obtenido cerca de 10 % de los votos en las elecciones presidenciales de 1932), fue arrestado por la Gestapo en Berlín y encarcelado. Thalmann pasó 11 años en prisión y Hitler mandó fusilarlo en el campo de concentración de Buchenwald el 17 de agosto de 1944, cerca del fin de la guerra y en un acto de cobardía. Thalmann no era judío: ¿no persiguió Hitler a alemanes ni a comunistas? Falso.
      Quienes han querido ver una "traición" en el pacto Molotov Ribbentrop ignoran que en la Unión Soviética se aceleró desde poco después de la muerte de Lenin (1924) la industrialización para poder responder a una agresión que casi desde entonces se veía venir, y que podía aniquilar al naciente país de los soviets. Mein Kampf (Mi lucha), el libro de Hitler, fue publicado por primera vez en 1925, es decir, apenas un año después de la muerte de Lenin. El texto de Hitler anuncia desde entonces la "orientación política hacia el Este" y la necesidad de apropiarse del territorio al Este del Elba para la subsistencia alemana. "El haber abandonado a Rusia a manos del bolchevismo despojó al pueblo ruso de aquella clase pensante que, hasta entonces, había creado y garantizado su existencia como Estado.", considera Hitler. Agregando que Rusia estaba en manos de judíos (se volvió común la expresión "judeo-bolchevismo"), Hitler escribe:"el judío no es elemento de organización, sino fermento de descomposición. El coloso del Este está maduro para el derrumbamiento. Y el fin de la dominación judaica en Rusia, será al mismo tiempo el fin de Rusia como Estado. Estamos predestinados a ser testigos de una catástrofe que constituirá la prueba más formidable para la verdad de nuestra teoría racista". La agresión alemana contra la Unión Soviética, ante todo por "bolchevique", fue anunciada con cerca de 15 años de anticipación, y no podían ignorarlo ni las potencias occidentales (sobre todo Francia e Inglaterra, país al que Mein Kampf no veía con tan malos ojos), ni Moscú ni el movimiento comunista internacional, que osciló entre la lucha "clase contra clase" y los "frentes populares" a partir de 1935. Alemania no persiguió a los "disidentes" en abstracto: cazó muy concretamente a los comunistas alemanes y de otros países luego de haber anunciado Hitler su intención de conquistar
"por la espada" y "para el arado" Europa del Este.  Separar el pacto Molotov-Ribbentrop de estos elementos es sacarlo de contexto, como es mentir reducir la persecusión nazi a las "minorías".