Páginas: para información y análisis, se recomiendan los sitios Counterpunch-The 4th Media-Globares

sábado, 30 de abril de 2016

EU: ALGO MAS SOBRE LOS ATENTADOS DEL SEVEN ELEVEN

Documentos recientemente desclasificados por el FBI (Federal Bureau of Investigation), en particular el llamado "documento 17" (28pages.org), muestran el involucramiento de Arabia Saudita en los atentados del 11/S en Estados Unidos. El mandatario estadounidense, Barack Obama, no ha hecho nada: por el contrario, acaba de visitar tranquilamente el país saudiárabe. Arabia Saudita ha dicho que, en caso de ser acusada de algo en Estados Unidos, retirará miles de millones de dólares invertidos en este país, así que poor old Obama no piensa arriesgarse.
     Los expedientes acumulados por el FBI suman unas 80 mil páginas que muestran entre otras cosas que hubo conexiones para "entrenar a los secuestradores" de los aviones, conexiones que involucran a Estados Unidos. Hay pruebas de que la Central de Inteligencia Americana (CIA) hizo todo lo posible por impedirle al FBI prevenir los atentados, cuando algunos tenían evidencias de que podían ocurrir y de las conexiones Estados Unidos-Arabia Saudita. Si en verdad existiera el periodismo investigativo en vez del periodismo "de escándalo", el gobierno estadounidense ya sería uno de los más desacreditados del mundo, pero en cambio son los criminales los que dictan las reglas, las del chantaje, y la población estadounidense, cuya inteligencia brilla hasta en los lugares más recónditos del planeta, no tiene inconveniente en poner su seguridad en manos de los mismos que han llegado incluso, como en aquél Seven Eleven, a atentar contra ella.

EU: SEÑORA DE LAS SIETE DECADAS

Killary Clinton, precandidata demócrata a la presidencia estadounidense, reconoció desvergonzadamente en sus memorias, Hard choices (Decisiones difíciles), que Estados Unidos y el Reino Unido hicieron todo lo posible por crear al terrorista Estado Islámico, también conocido como Estado Islámico de Iraq y Levante (EIIL).
      Hace algún tiempo, el gobierno sirio fue acusado de usar armas químicas en Guta. En gesto de buena voluntad, Damasco se deshizo de todas sus armas químicas y quedó la duda del origen de ese ataque. El periodista estadounidense Seymour Hersh (The killing of Osama Bin Laden) acaba de sugerir en estos días que en realidad el gas sarín fue embarcado desde Libia, donde fue sacado de un arsenal del extinto Muamar Kadhafi, para ser entregado a un grupo terrorista, al-Nusra, en Siria. La acción encubierta fue supervisada por la Central de Inteligencia Americana (CIA), y, según Hersh, Clinton pudo haber estado al tanto (evadió el tema al ser interrogada), de tal modo que una enardecida masa de estadounidenses tal vez prefiera votar por una patrocinadora del terrorismo y de las armas químicas que por un multimillonario loco. Por cierto, el mandatario estadounidense, Barack Obama, quiso alegar que Siria había cruzado "la línea roja" para bombardear: mientras los militares estadounidenses proponían blancos militares sirios, Obama propuso ampliar los ataques a blancos de infraestructura civil.
      En diciembre pasado, interrogada en New Hampshire sobre Siria, Killary Clinton propuso una "zona de exclusión aérea" dejando atónita a la conductora, Martha Raddatz, y a más de un militar estadounidense. ¿Una zona de exclusión aérea para luchar contra un Estado Islámico que no tiene aviones? Clinton contestó que incluso podía compartirse esa "zona de exclusión" con Rusia, mientras volvió a insistir sobre la salida de Bashar al-Assad del gobierno sirio. Killary quisiera una zona de exclusión aérea compartida con quienes apoyan al enemigo, los rusos, así sea arriesgando el inicio de una escalada peligrosa. Raddatz se quedó completamente confusa. ¿Cómo es la frase del magnate mexicano Carlos Slim? Ah, sí: "los empresarios serían muy tontos si desaprovechan el talento de una mujer" (refiriéndose a la señora Clinton). Bien: -la tonta sería una mujer muy empresarial si desaprovecha el talento, que es a lo que se dedican algunos políticos que según la gente saben lo que hacen. En fin, di sí al terrorismo.
     

EU: SIGUE EL REY DE CHOCOLATE

Barack Obama, el mandatario estadounidense, es muy aficionado a la covert action (acción encubierta) y al mismo tiempo a mentir sin mayor verguenza ante la opinión pública. Alguna vez Obama dijo que Estados Unidos se había retirado de Iraq. Es completamente falso. Hay entre cuatro mil y cinco mil soldados estadounidenses en ese país y se sabía muy bien, cuando fue anunciada la "retirada", que en realidad Washington estaba manteniendo un ejército de contratistas en el lugar.
     Estados Unidos ha estado construyendo dos bases militares en el norte de Iraq, según RT en español. Una está cerca de Mosul y otra (Harir) a 50 kilómetros de Erbil, en el Kurdistán iraquí. No es todo: también han estado creando bases cerca de la frontera siria (por el yacimiento de petróleo y gas de Akkas) y en el-Hamrah, cerca de Falujah. Son bases de las llamadas "hojas de nenúfar" y se suman a otras ya existentes.
      ¿Algún acuerdo en Siria? Obama hace mientras tanto sus movimientos ilegales. Acaba de decidir mandar al norte de Siria unos 300 militares. No lo puede hacer, según la ley de la Organización de Naciones Unidas (ONU), pero este organismo no está para hacer valer sus propias reglas, sino para decidir quién es libre de violarlas y quién debe acatarlas. Estados Unidos ha decidido construir en el norte de Siria una segunda base militar: la primera está en el aeródromo de Rmeilan, en la provincia de Al-Hasaka, y la nueva estará al sureste de la ciudad de Kobani. El grado de desverguenza de la prensa occidental (las presstitutes, como las llama el analista estadounidense Paul Craig Roberts) llega a justificar el terrorismo por la "represión del gobierno sirio", que entonces no debería perseguir a los terroristas. ¿Obama? Es un "hombre de paz" que lucha contra "un represor" llenando la región de bases militares.

viernes, 29 de abril de 2016

ERA CABRON EL VIEJO

                                          Qué boca más linda
                                           Esa que yo ví
                                           Besarla quisiera
                                           Y luego morir
                                           Pablo Milanés, "Años"

Estados Unidos es un país tan feliz y divertido, aunque al mismo tiempo proclive a los extremos, que resulta raro que todavía no se haya inventado Felilanón (Felices Anónimos).
     A sus 90 años, el senador demócrata de Pennsylvania, Harris Wofford, viudo, decidió casarse con otro senador, 50 años menor,  Mateo Charlton. Wofford es padre de tres hijos y estuvo, según él, cada día enamorado de su hoy difunta mujer Clare, quien murió en 1996 de leucemia. Hace quince años, Wofford y Charlton se conocieron y se enamoraron en Florida. Wofford ha declarado: "Muy a menudo nuestra sociedad trata de etiquetar a la gente -heterosexuales, gays o bisexuales. No me clasifico a mí mismo basándome en el género de aquellos a los que amo".- Vaya: Wofford no es homosexual, sino que se llamaría a sí mismo "simplemente querendón".
      Pues nada, puede el señor Mateo cantarle a Harris, como el cantante country Wllie Nelson a una jovencita (Amy Irving) en Honeysuckle Rose:  You are feeling salty, i am your tequila ("te sientes salado, yo soy tu tequila"). La canción se llama (no traduciremos) You show me yours and i'll show  you mine.
      El senador por Pennsylvania es un guerrero y seguro que ya se tomó a pecho "Los cuatros acuerdos" de Miguel Ruiz, dando "el salto al abismo de lo imposible". Prefiere morir en el intento antes que darse por vencido. Solo es de esperar que el tal Mateo no sea la clase de tipo que en caso de falla mecánica le cante a su pareja, como Paquita la del Barrio, "Tu última parada", como si Harris fuera un vulgar chófer. Otros pueden retirarse a buscar consuelo en Felilanón, si se llega a fundar para huir de tanto amor y semejantes diferencias de edad, por si alguien creía que la crítica es a la opción sexual. Era cabrón: ¿el viejo?

EN HOMENAJE A NUESTROS NIÑOS Y NIÑAS

Carlos Marx nunca profetizó un paso automático del capitalismo al socialismo y, más bien, escribió que el capitalismo podía superar en decadencia al Imperio Romano.
     Si ya muchos periódicos son ilegibles a falta de información correcta y análisis, Internet se luce. En la Ciudad de México, por ejemplo, sucedió hace poco el hecho terrible de que el cadáver de una niña, víctima de violencia (sexual incluida), no fuera reclamado por largo tiempo. Extrañamente, el portal de Internet dió la noticia de la siguiente manera:  "Angela, la niña que pasó 13 meses en la morgue de México esperando a que alguien reclamase su cuerpo". "Esperar" equivale a "creer" o "tener esperanza" de que algo suceda, de tal modo que, según la noticia, el cadáver estuvo 13 meses teniendo la esperanza o creyendo que lo iban a reclamar. La niña parece haber sido educada, porque también, luego de tanto abuso, el cadáver pudo haberse desesperado y gritado:
     -!ya chingao, a ver a qué horas, padre Rentería!.
     En fin, que el cadáver resultó paciente.
     A los pocos días, el mismo portal encabezó: "Niños transgénero, atrapados en el cuerpo incorrecto". En verdad que el cariño por la infancia no tiene límites. El reportaje escribió: "la gran mayoría de las personas transgénero sabe desde siempre  que su cuerpo no corresponde al sentimiento que tienen de su género". Bien. lo que sigue: "desde que nacen simplemente saben que son niños o niñas, el problema es que no corresponde con lo que ven en el espejo". También se puede buscar que significa "saber" en el diccionario, o buscar saber si el bebé al nacer se mira en el espejo (puede que suceda en barrios acomodados). En fin, señores padres de familia, más respeto: ya no pregunten si "fue niño o niña", porque la enfermera puede contestar: -que dice Juancito que le pongan Sarita.
      Entretanto, el mismo portal dió una noticia que hay que leer como veinte veces para entenderle: "Pareja de buitres gay incuba un huevo abandonado", lo cual ocurrió en un zoológico alemán.
      Sin duda, el mejor homenaje que podemos hacerles a nuestros chiquillos y chiquillas es, además de dejarlos con un lenguaje sin el menor significado, arrojarlos a un mundo delirante donde tener algo de sentido común es visto como síntoma de "excesiva exigencia".

miércoles, 27 de abril de 2016

PORTUGAL SE MODERNIZA: SUBETE A MI MOTA

Portugal ya va por fin saliendo de su atraso. Despenalizó todas las drogas, de tal modo que es posible consumir libremente marihuana, pero también anfetaminas, heroína y cocaína. Lo que está prohibido es la distribución y el tráfico.
     Si alguien es encontrado en posesión de droga, se le forma, un poco siguiendo al viejo Bernard de Mandeville en su "Fábula de las abejas", un "comité de disuasión", donde un ejército de psicólogos, abogados y trabajadores sociales aplican "terapias motivacionales", tratamientos de desintoxicación, uso de medicamentos y planes de reinserción laboral. Ha funcionado, puesto que ha disminuido el consumo de estupefacientes, pero el comentario de Vice News observa de modo un poco extraño: "las drogas han sido menos estigmatizadas y la sociedad percibe al usuario como un consumidor y no como un delincuente". Ciertamente, no hay que criminalizar el problema, pero es la palabra "consumidor" la que es un tanto rara, como lo es hecho de que Joao Goulao, inventor del sistema, no se inmute ante la perspectiva de que, a pesar de la intervención del Estado, alguien "siga consumiendo droga".
     En efecto, no debería ser nada raro ir al súper más cercano y pedir: -me voy a llevar dos lechugas orejonas, una jeringa, un queso oaxaca, tiempo aire y recarga para mi celular, una bolsa de papitas, otra de cacahuates, heroína marca Bowie, un yogurt light, dos grapas de cocaína (¿ah, todavía no llegan?¿tardarán mucho o paso más al rato?), un lavatrastes, Ray matabichos, desodorante, jabón Zote, tres churros de marihuana (¿hay Golden? Ah, sí les han surtido, mejor de una vez cuatro, señorita, !gracias!...), un Gatorade, dos naranjas y seis huevos Bachoco.
     -Ay joven, ¿ora no se lleva sus anfetaminas? -Caray, todavía tengo de la semana pasada, pero sí quiero unos Twinky Wonder y dos Gansitos para mi hijo, qué bueno que me recordó.
     La gracia es que el vicio privado haga las virtudes públicas, que es lo que proponía Mandeville en el siglo XVII. Gracias a un problema, la drogadicción, pueden vivir, como en la colmena del holandés, psicólogos, abogados, trabajadores sociales y vendedores de medicamentos: un adicto crea cuatro trabajos. Mandeville lo había advertido: la desaparición del vicio es una calamidad económica. Una campaña preventiva y la educación -con sanciones y límites incluídos, lo que no significa estigmatizar a nadie, por lo demás- sobre los daños de los estupefacientes, si funcionara, no crearía ningún consumidor y destruiría de entrada cuatro empleos. Mamá, ahorita vengo, voy al Oxxo -Andale m'hijo, no se te olviden las grapas que te pedí. Dice tu hermano Paco que preguntes en la tienda por la marihuana Chapo's Triangle.

BARCELONA SE APUNTA AL SEXO PUBLICO

Hay muchas formas de ocupar el espacio público como si fuera privado, y en Barcelona, España, vaya que hay gente ingeniosa. Dos personas, un hombre y una mujer, se bajan del convoy del metro, en la estación Liceu, se quitan a toda prisa los pantalones y empiezan a tener sexo en una banca del andén, un sábado cerca de la medianoche. Fueron filmados y el video llegó a las redes sociales: nadie avisó a las autoridades, pese a que, como escribió un periodista barcelonés, "el fornicio en el metro está prohibido", y no faltó el que dijera "!Dale más!, aunque tampoco quien manifestara cansancio ante algo considerado "molt fort".
      Esta conducta inapropiada es acreedora a multa que puede llegar hasta 300 euros, en el Area Metropolitana de Barcelona. Algunos vigilantes del metro han dado a conocer que este tipo de actos no es tan raro: sucede en los fotomatones, las salidas de emergencia y los ascensores. En la parada de Paral lel, por ejemplo, se encontró a una pareja que, dice el periodista, "fornicaba como si no hubiera mañana" en el elevador. Cuando los vigilantes se acercaron, "el chico imploró un par de minutos" para poder terminar y los vigilantes, muy atentos, optaron por retirarse. En la parada de Tetuán ya ha sucedido que el metro tenga que frenar bruscamente porque en el túnel se dibuja la silueta de una mujer practicándole una felación a un tipo .
       Lo escandaloso no es lo descrito: debiera resolverse con la multa. Pero los políticos catalanes se lucen: la derecha protesta (CiU -Convergencia y Unión, el PP-Partido Popular) por la degradación del espacio público, el gobierno de Ada Colau no dice nada y Mireia Boya, de CUP, Candidatura de Unidad Popular, agrupación de izquierda que sostiene posturas ecológicas, declara ante Catalunya Radio que "practicar sexo no es pecado" y que es una "tontería magnificar un hecho habitual, no solo en las estaciones de metro". No es cosa de la ley, sino debate teológico y la izquierda resiste, es de suponer, a la cruzada de CiU y el PP, sin que la ley tenga nada que hacer aquí. Debe entenderse, seguramente, que quienes realizan este tipo de "actividades habituales" en el espacio público sostienen, además, "posiciones ecológicas firmes", puesto que están al natural.
      Hay que aguantarse igualmente, sin que nadie haga valer "faltas a la moral" (cierto, suena fuerte) o "conductas inapropiadas", los paseos de hordas de jóvenes en calzones en el metro en el Dia sin Pantalones (es en realidad el No Pants Subway Ride), o las declaraciones sesudas de Spencer Tunick, que reúne a multitudes desnudas para sesiones fotográficas con el siguiente argumento, repetido ahora en Bogotá: "al quitarnos nuestra ropa todos somos iguales". !Oigame no, oigame no! No suena convincente: sin ropa, ¿es igual un luchador de sumo que un indígena mexicano, por ejemplo del movimiento de los 400 pueblos, que acostumbra poner a su gente a protestar como Dios la trajo al mundo? Ahora resulta que, además de mostrar "disposición artística", desnudarse en público y tener sexo (aunque no sea el caso de las tribus de Tunick) son actos de igualdad republicana, de expresión de las libertades, sobre todo que no hay pecado, y de confraternización. De la misma manera en que se le permite a Tunick su fotografía, lo más lógico, en homenaje a este reino de la "libertad, la igualdad y la fraternidad", debería ser la instalación de "fornicaderos" en los andenes del metro, incluyendo la estación Balderas en la Ciudad de México, desde luego. Nada de castigar ni de vigilar. Quien diga que se haga respetar el espacio público será acreedor a una multa de hasta 300 euros y a 24 horas de detención en el convento más cercano. Después de todo, el rey en España no es Felipe VI; es, chantajeando a todos, el monarca Pablo Iglesias II, de Podemos. "Podemos" pensó seguramente también la parejita de la estación Liceu. Y el que aplique la ley puede hacerse linchar por conservador y agente tétrico de un pasado de curas perseguidores. Vale, vale, al atrio, castigado por transgredir "lo habitual", y los demás, "a fornicar, a fornicar/ hasta enterrarlos en el mar". Molt fort.

lunes, 25 de abril de 2016

MEXICO: Y CONTRA SU PROPIO PASADO...

La anuncia PIT Bull II como la novela que a uno no lo dejará dormir. Un hombre de confianza, de FMM, quiere ser algo así como el retrato de un hombre siniestro, el hoy extinto "superpolicía del sistema" Fernando Gutiérrez Barrios.
     La novela, que pretende utilizar muchos hechos reales, no investiga nada y repite, por ejemplo sobre el 2 de octubre de 1968 y el 10 de junio de 1971, francas mentiras. Las relaciones de Gutiérrez Barrios con Fidel Castro y Cuba, y al mismo tiempo con la Central de Inteligencia Americana (CIA), son verdades a medias en el texto, que no menciona las revelaciones completas de Philip Agee ni dice quién terminó siendo el ex oficial de inteligencia y ex diplomático cubano Pedro Riera Escalante. No hay mayor aporte sobre la "guerra sucia" de los '70 en México, salvo para el sensacionalismo, ni sobre el narcotráfico. Y ni siquiera hay investigación sobre Gutiérrez Barrios, el "hijo de la paletería". Un hombre de confianza es un monumento a la hueva, incluida la de cierta literatura.
      Lo dicho no es inexplicable, abunda. Lo extraño es la insistencia en el hecho de que a Gutiérrez Barrios, formado en el ejército y quien fuera jefe de la Dirección Federal de Seguridad, le gustara la obediencia. ¿Obediencia o sentido del deber, para bien o para mal? Una supuesta frase de Gutiérrez Barrios deja abierta la duda, al menos para el autor. Bien, Gutiérrez Barrios, quien fuera también Secretario de Gobernación, era obediente a un sistema que parece destruirlo todo, pero, según la contraportada, era además alguien a quien le gustaba que lo obedecieran. ¿Por qué alguien quiere que los demás lo obedezcan, se pregunta en franca tontería la contraportada? Por una razón muy sencilla, incluso más allá del sentido del deber: porque nadie se hace jefe militar o de los servicios secretos para que lo desobedezcan.
      Esta es la pesadilla que no deja dormir: la de un mundo donde nadie quiere obedecer, mucho menos a cualquier cosa que sea Estado, y donde nadie sabe hacerse obedecer, ni en casa, ni siendo padre o madre ante los niños, ni en ninguna parte: el antiautoritarismo es como siempre el mismo sueño del anarco-capitalismo o del capitalismo "libertario" que, de imponerse, además de servir al "caos controlado" que busca Estados Unidos, dejaría como "dictador" hasta al Marino Loko, ése que viste con lencería a los narcos que captura. Todavía pasa, pero sería más difícil imaginarse a Gutiérrez Barrios llegando en ropa de lencería a su despacho o pidiendo a sus subordinados que lo hagan. De todos modos, parece que hay que hacer cosas peores que las del Marino Loko, como desvirtuar todo el pasado y desbaratar cualquier aparato de seguridad que no sea el guardia privado de la propiedad, y extranjero si la propiedad es extranjera.
   

MEXICO: CUANDO DEL PASO TAMBIEN ESCANDALIZA

En vez de la política, el escándalo. Se le criticaba al actual presidente de México, Enrique Peña Nieto, ser producto de los reflectores y las cámaras de televisión, pero es que no hay nadie que se resista al gusto -muy típico del rico y con muy poca relación con la fiesta popular- por el escándalo. ¿Tiene el líder del Movimiento de Regeneración Nacional algún programa? Si lo tiene, está muy escondido, pero en cambio ya le gustó, a él también, el escándalo: hagamos escándalo, nosotros los pobres, los que comemos frijol con gorgojo, por el precio del avión presidencial y unos cuantos más, contra "ustedes los ricos". Es escandaloso. No queremos a Televisa. Preferimos los escándalos de Matilde Urióstegui, con tal de que efectivamente lo sean. Cada domingo nos compramos la revista del escándalo "político" del momento.
      Fernando del Paso, el de Notitas del imperio, no necesita presentación porque es, en sí mismo, un escándalo: viste de tal manera que, cuando se apersona en público, no queda claro si acaba apenas de salir del California Dancing Club o si está en calidad de representante del Circo Atayde para alguna negociación. Que México "está en decadencia", muy seguramente. Pero había que escandalizar, así que del Paso alertó contra el "Estado totalitario que viene", supuestamente por la ley Atenco. Se le olvidó que para que lo haya hace falta Estado y cualquiera que haya vivido las últimas tres décadas y pico sabe que, desde el sexenio de Miguel de la Madrid hasta ahora, el Estado mexicano se ha achicado de tal modo, para bien o para mal, que ya únicamente podría hacer un "fascismo chiquitito", suponiendo que todavía alcance para éso y que sea el Estado el origen del totalitarismo. No falta el clasemediero que gritonee contra el Estado y lloriquee porque "se deshizo el tejido social", como si no hubiera ninguna relación entre ambas cosas. ¿Totalitarismo? Justamente, el llamado "totalitarismo" se caracterizaba por ser una "gigantesca maquinaria", en marcha y eficaz, mientras que el Estado mínimo reina sobre la desorganización y la ineficacia de todo, el "caos controlado" favorito de los estadounidenses. ¿Importa? No: "Estado totalitario" suena mucho más indignante y, como parte de todas las confusiones, la mayoría, empezando por la intelectualidad, confunde indignación y escándalo, con la ventaja de que el segundo asegura que no se oiga nada, salvo al que escandaliza. Así que valiente es quien grita más fuerte, de preferencia quitándole la palabra al otro, y, sin importar en nada el significado de las palabras; valiente es también quien las emplea como palabrotas. ¿Acaso los actores sociales no están en distintos escenarios políticos? (Aplausos).

domingo, 24 de abril de 2016

MEXICO: COMO ACALAMBRAR AL ESTADO

El Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI), dependiente de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), elaboró dos muy extensos, amplísimos, informes sobre el caso Ayotzinapa, aplaudidos de inmediato por el portavoz del Departamento estadounidense de Estado, John Kirby. Seguramente mucho de lo señalado en estos textos no es inútil: claro,  estos expertos descubrieron, embolsándose sumas astronómicas, que el aparato de justicia en México es un gigantesco relajo que no funciona, para lo cual bastaba con un día de "tomarle el pulso" a la población en la calle.
     -El GIEI no encontró "ilegal" (está en el primer informe, pps 19-21) que los estudiantes normalistas secuestren hasta decenas de autobuses incluso, según el texto del GIEI, "para hacer actividades de carácter académico". Nadie se extrañe si una horda de investigadores de la universidad secuestra decenas de metrobuses en la Ciudad de México para impartir cátedra de hula hula entre un enfrenón y otro, y vaya que el manejo de los frenos en los chóferes del metrobús es especial.
     -El primer informe sobre Ayotzinapa del GIEI es de unas 525 páginas. El segundo, más voluminoso, es de 608. En total, algo más de mil cien páginas. ¿En cuantas se menciona al crimen organizado? Nada más en 17 páginas del primer informe (127 a 144), y unas 3 del segundo (211-213), y únicamente (al menos en el primer caso) como "repetición" de las hipótesis de la Procuraduría General de la República (PGR) mexicana. Resulta simpatiquísimo hojear cientos y cientos de páginas en dos tomos donde casi no aparecen los Guerreros Unidos (GU) ni la palabra "crimen organizado", salvo de manera muy, muy esporádica. Eso sí, al final del segundo informe, se ruega a las autoridades no torturar (en este caso, a quienes las autoridades mexicanas señalaron como parte del "crimen organizado"). ¿El GIEI vino a investigar al Estado y de ninguna manera a la delincuencia organizada?Así las cosas, el informe realiza exactamente lo que la última pesquisa sobre el caso Colosio, al grado que parece la carta de Allan Poe: hacerse desvergonzadamente de la vista gorda ante determinadas líneas de investigación, de tal forma que el GIEI nunca parece haber investigado nada a fondo ni sobre el crimen organizado en Guerrero, ni sobre su participación en los hechos, pese al reconocimiento de "labios para afuera" de que GU fueron clave. En una voltereta genial, los acusados son los aparatos de gobierno (distintas policías, y con afirmaciones insidiosas del GIEI contra el ejército, en las páginas 121 y 136 del segundo informe, que en realidad solo prueban que los militares no actuaron), pero en las condiciones siguientes, que los exculpan de trabajar para delincuentes:
     -el informe primero descarta que quemar cuerpos sea una forma de operar de GU. Pero atención: en la página 174 del primer informe, el GIEI explica que, pese a los capturados, "no había antecedentes ni de inteligencia, ni de ninguna otra índole (!!!) que permitieran establecer la preexistencia de las organizaciones, conformación, jerarquía, economía, relación con autoridades políticas y civiles y actuación transnacional". El GIEI afirma lo anterior al señalar que solicitó información sobre GU y "Los Rojos". Pues no había nada, fin del asunto, y ni siquiera era necesario detenerse en el basurero de Cocula (en serio: ¿a dónde se llevaron a estos 43 cuates? Lo más seguro es que quién sabe...): no hay pruebas del contubernio entre crimen organizado y autoridades políticas y civiles, ni siquiera con las policías de Iguala. En México no existe ni el vandalismo de los jóvenes ni la asociación entre crimen organizado y aparato de gobierno (en este caso encabezado por el Partido de la Revolución Democrática), y GU fueron involucrados bajo tortura. El GIEI pudo haber emitido como recomendación mínima que el crimen organizado y las autoridades políticas y civiles firmen contratos de licitación pública para delinquir o que den recibos de honorarios (por servicio de "halcón", por ejemplo) y facturas electrónicas (para disolver cuerpos en ácido pagando impuesto al cadáver agregado), cosa de que todo México lo sepa.
     -Mil cien páginas "demuestran" que en México la justicia no funciona (!pero qué novedad!) y crean -al borrar por completo la pista de GU y del narcotráfico, prácticamente ignorado también en la hipótesis del "quinto autobús"- la figura de "presunto culpable" contra el Estado (por "desaparición forzada"). Ahora le corresponde a este Estado la carga de la prueba para demostrar su inocencia, si alguien le cree, porque seguramente hasta "Pitufo" Rosales, quien ya reconoció lo ocurrido, lo sabe: debe "pastorear" a sus "indios piojosos", como llama a los padres de los 43, por lo menos hasta finales de sexenio, cosa de "acalambrar" al priísmo y al Estado.

BOLIVIA: HAVING MY BABY

La pregunta en el reciente referendo boliviano era la siguiente: "¿Usted está de acuerdo con la reforma del artículo 168 de la Constitución Política del Estado para que la presidenta o presidente y la vicepresidenta o vicepresidente puedan ser reelectas o reelectos por dos veces de manera continua?". Es probable que la búsqueda de la reelección por parte del actual mandatario de Bolivia, Evo Morales, haya mostrado una debilidad en el relevo generacional o en la formación de cuadros.
      El problema es que una parte de la sociedad boliviana, incluyendo a columnistas, intelectuales y supuestos "líderes de opinión pública" ni siquiera entendieron lo que se les estaba preguntando. En gran medida en las redes sociales se destapó un escándalo sobre la antigua amante de Morales, Gabriela Zapata, el debate sobre el hijo (vivo o no) de ambos, y los cargos de la señora en una compañía china, asunto de corrupción que no mostró ningún involucramiento del mandatario. Como lo ha señalado Ollantay Itzamná en Alainet, se impuso el morbo sexual, el "cómo le hizo Evo el hijo a Zapata", y un asunto privado se volvió público. Desde lo público empezó el involucramiento en la vida privada de Morales y el hostigamiento contra él, tal vez por parte de los mismos que reclaman en la clase media y desde los "derechos del propietario" que nadie se meta en sus asuntos, mucho menos el Estado.
      La pregunta está citada porque el artículo 168 es de la Constitución Política del Estado boliviano, no del Kamasutra. La pregunta, por lo tanto, era política y sobre asuntos de Estado, por lo que los bolivianos debían considerar la actuación de Morales (y del vicepresidente García Linera) a la cabeza del Estado, no en la cama. De otro modo, tendríamos que considerar que la vida sexual de Evo Morales es "asunto de Estado", "cosa pública" (¿tanto así?) y que asomó el "pequeño totalitario" que más de un clasemediero lleva dentro. Dejemos de lado el asunto de la duración (del mandato): Francois Mitterrand y Felipe González estuvieron cada uno 14 años en sus respectivos cargos sin que el Marqués de Vargas Llosa los acusara de "perpetuarse en el poder". Lo que no está claro es si, al término de su mandato y para la nueva clase media, Morales deberá comenzar así su informe: "!Ciudadanos! Es para mi un honor hacer de su conocimiento que durante mi mandato he tenido tres hijos, seis amantes y 270 orgasmos. Le deseo al pueblo de mi país lo mejor en las próximas erecciones".
       Inducida por las redes sociales y medios de comunicación, una parte de la sociedad boliviana simplemente se equivocó de pregunta, ya que la interrogante no era "¿Qué opina usted de la vida privada del presidente y el vicepresidente?", sino sobre la Constitución Política del Estado. Si el propietario con derechos cree que le están preguntando "¿considera usted que el pene del jefe de Estado es de buen tamaño?" y vota "no" (¿o "si"?), es que no hay gran cosa qué hacer con el sinsentido. Por cierto, el Estado boliviano no anda colocándole a cada habitante un orgasmógrafo. Qué graciosos, los nuevos ricos del boom latinoamericano del extractivismo: no quieren que el Estado se meta en sus asuntos, pero sí el derecho a instalar cámaras en la alcoba presidencial, puesto que "para éso pagamos nuestros impuestos". Así son nuestras clases medias.

viernes, 22 de abril de 2016

PAPA FRANCISCO: LA SANTA CEDE

El desdibujamiento entre lo público y lo privado ha provocado que lo segundo invada a lo primero, de tal modo que en Occidente ya se considera normal ventilar en público las preferencias sexuales. No queda ahí. Una vez que grupos como el LGBT (Lésbico Gay Bisexual Transgénero) han colocado sus preferencias sexuales en la agenda pública, torciéndole el brazo, desde lo público se hostiga de mil y un formas a lo privado.
     En un Estado laico, la religión es un asunto privado, de tal modo que, si por ejemplo el movimiento LGBT ha conseguido hacer valer lo que considera ciertos derechos (por ejemplo, el matrimonio homosexual), no está facultado para ir a buscar hacerle "manita de puerco" a una religión, la católica pongamos, llevándola a aceptar ciertas cosas. Si el Estado ha decidido por ley aceptar el matrimonio homosexual, a la religión católica no le queda más que aceptarlo, pero ante el registro civil y no en un altar. Resulta de lo más extraño que el Papa Francisco, cuando se le llega a preguntar por el matrimonio homosexual, lo condene si es algo aprobado por ley. El pronunciamiento no puede ser categórico y depende de los países. Al mismo tiempo, cuando a este mismo Papa se le pregunta por su opinión sobre la homosexualidad, es capaz de contestar: "si una persona es gay y busca a Dios y tiene buena voluntad, ¿quién soy yo para juzgarla?". En su extravío, Jorge Mario Bergoglio desconoce a la vez la ley (no puede expresar rechazo público al matrimonio homosexual si ha sido aprobado por ley, porque es un terreno vedado a la Iglesia y solo puede expresar un rechazo particular, en misa por ejemplo) y la religión, que sí juzga la homosexualidad. He aquí lo que dice Corintios 6: 9-10:  "¿No sabeís que los injustos no heredarán el reino de Dios? No erreís. Ni los fornicarios, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los que se echan con varones...Ni los ladrones, ni los avaros, ni los borrachos, ni los maldicientes, ni los estafadores, heredarán el reino de los cielos". El Génesis (19) exige la condena de Sodoma. El Levítico 18-22 dice: "no te acostarás con varón como los que se acuestan con mujer". Todo lo dicho viene al cuento porque el portal ruso Nakanune.ru se preguntó hace poco, legítimamente, por qué el Papa Francisco no ha condenado la sodomía.
     En rigor, el problema, para que se entienda, no es de sexo, sino de pérdida del sentido del límite entre lo público y lo privado. En la Asamblea de la Organización de Naciones Unidas (ONU) de 2015, el Papa Francisco hizo un discurso que fue seguido de un espectáculo, en el mismo recinto, de Shakira cantando Imagine y de Angélique Kidjo cantando de tal modo que los representantes africanos se pusieron a bailar y los cara pálida a seguir el ritmo con las palmas. ¿La ONU es un recinto diplomático o un centro de entretenimiento tipo New York City Hall  con Imagine como himno, aunque las cantantes sean embajadoras de UNICEF (Fondo de Naciones Unidas para la infancia)?
     Este desdibujamiento de los límites hace tanto de lo público como de lo privado un sinsentido, Así, por ejemplo, una cantante veracruzana declara que "ama a los gays porque Dios le dice que los ame", y un cantante de Estados Unidos sale del clóset al grito de "!Gracias a Dios soy gay!".  El equivalente es: "soy blasfemo por amor", o "Dios me dice que debo ser blasfema". Todo sea por formas variadas de agasajo al "principio de placer". No hay razón para que un profesor universitario del turno matutino no se presente a dar una clase de Historia de México acompañado del Mariachi Vargas de Tecalitlán y a enseñar a los alumnos composiciones de Rubén Fuentes (pienso asistir de oyente), mientras llega la evaluación comparativa con quien, en el turno de la tarde, enseña la misma materia, pero con la Arrolladora Banda el Limón de René Camacho. Nadie puede negar que son parte de nuestra Historia.
      Siendo lógicos, al final de la guerra nuclear, si la hubiera, debe aparecer Miguel Mateos cantando "Cuando seas grande". Nene: ¿qué vas a ser cuando seas grande y alguien apriete el botón? Después de todo, quien no es frívolo tiene ya que aguantarse el hostigamiento frecuente de todos los antinerds, un lobby tan poderoso como el LGBT o más, las enemigas de los "regaños" (!no eres mi papá!) y los que agreden cualquier atisbo de seriedad como si fuera prueba de "represión", exceso de "autoexigencia", "amargura", "incapacidad para relajarse" y "fluir",  "neurosis", "falta de sexo" y negativa extraña a ser cool y llevársela light.
       Que no se extrañe el Papa que los feligreses lleguen con condones al Vaticano. Es por si la santa cede. Porque en esas anda el progreso.

miércoles, 20 de abril de 2016

VERSION DEL ULTIMO DIALOGO CLINTON-PUTIN, RECUPERADA POR EL LIC LUIS N. MORONES

Siendo secretaria estadounidense de Estado, Hillary Clinton tuvo la oportunidad de entrevistarse con el mandatario ruso Vladimir Putin, quien se limitó a comentar que, de una manera general, es mejor no ponerse a discutir con mujeres.
     La versión de la entrevista que ofreció la señora Clinton fue recuperada por una organización sindical mexicana, la CROM (Confederación Regional Obrera Mexicana), que amenazó con divulgarla si la situación mundial se deteriora y llega a peliaguda.
     Al parecer, la secretaria de Estado trató en un principio de llevar con calma la entrevista con Putin, aunque desde un principio, a pregunta expresa de los periodistas (¿qué opinión le merece el excelentísimo presidente de la Federación Rusa?), Clinton contestó con una mueca:
     -en nombre de nuestros valores, para salvar el momento yo quise echarle una mano, pero Putin resultó vegetariano.
      Alarmados por el riesgo de una nueva Guerra Fría, los periodistas colmaron de preguntas a la funcionaria (¿cree usted que el arsenal ruso amenaza nuestra seguridad?)
     Con otra mueca, aunque algo irónica, esta fue la respuesta: -los rusos no usan ni balas de salva, no disparan  nada, !hum, pobres pistolitas!.
      Pese a la larga duración de la entrevista entre Clinton y Putin, al parecer el "autismo" del segundo terminó exasperando a Clinton. Los periodistas preguntaron si Clinton había agregado algo en defensa de nuestros valores, las libertades y los preciados derechos humanos.
      -La hoy precandidata demócrata, según lo grabado en secreto por la CROM, le habría dicho a Putin que "pagaría un precio" por su intervención en Siria y habría agregado: "¿Me estás oyendo, inútil?"
      Esta es la información que no trascendió, puesto que Clinton se alejó de los periodistas sin contestar sobre nuestros valores y simplemente diciendo: "esa cenita con Putin me supo a taco placero".

ONU: CASCOS AZULES, LA GENTE DE BAN KI-MOON

Sería incluso gracioso si no tuviera repercusiones graves. En el pasado, cuando alguien le decía a otro "no seas burro", no se suponía que el otro rebuznaba. La metáfora quería decir simplemente que se solicitaba de otra persona que no fuera tonta. Las cosas han cambiado desde que una dizque innovadora comunidad científica se ha puesto a repetir, y con ella más de un lorocutor, que en el mundo hay "animales no humanos" y "animales humanos", que únicamente se diferencían por su grado de complejidad. Así las cosas, tal vez los hombres (varones) pronto se diferencíen por su capacidad para ser domesticados, en vez de amados.
     Los "cascos azules" de la Organización de Naciones Unidas (ONU) ya se habían "destacado" en Haití por haber prostituído a más de 200 mujeres (un tercio menores de 18 años, según RT en español), exigiéndoles sexo a cambio, por ejemplo, de celulares, computadoras portátiles, calzado, comida o fármacos. Si nos vamos a poner al ritmo actual, hasta podría decirse que no es prostitución, sino intercambio mercantil simple (yo te doy una cosita, tu me das a cambio otra cosita, y punto), trueque, lógicamente en especie, o, por qué no, ayuda mutua. Como sea, acusaciones similares pesaron sobre "cascos azules" destacados en Liberia.
      El asunto se volvió un poco más grave cuando en la República Centroafricana el contigente pacificador se había "anotado" casi un centenar de actos de abuso sexual, por ejemplo sexo oral por galletas o agua, involucrando a niñas de 7 años. Tal vez puedan alegar estos "pacificadores" que no hicieron más que practicar la "reciprocidad de favores".
     Lo que saltó fue que a cambio de pan o un poco de dinero (unos 9 dólares), cuatro niñas de República Centroafricana fueron llevadas a tener sexo no con los "cascos azules", sino con un perro. La pregunta es: ¿podría hablarse de los franceses que obligaron a las niñas como "animales humanos"? Científicamente y en la imbecilidad de tanto lorocutor, sí. Desde otro punto de vista, podría decirse que estos "cascos azules" se "portaron como perros", y no hay gracia ninguna: lo que hicieron es inhumano, es lo que la metáfora quiere decir. Es todavía más grave, porque seguramente hubo un ingrediente de racismo: las niñas centroafricanas tal vez no eran para los "cascos azules" más que perras, y por ende no humanas. La actitud inhumana, proveniente de quienes pueden haberse creído superiores, consistió en degradar a la inhumanidad a las niñas centroafricanas. El abuso sexual es secundario. Comportándose como perros, los "cascos azules" colocaron a las niñas en situación de "animales no humanos", cosa que ningún animal hace. Ahí está la prueba de que comunidades científicas enteras ya no entienden el sentido de lo que dicen: los "cascos azules" estaban conscientes de lo que hacían. Sostener, como lo hizo hace poco un grupo de científicos en Cambridge, Inglaterra, que los "animales no humanos" también tienen conciencia, es de una imbecilidad muy propia de lo que está sucediendo con la ciencia actual: tengo en casa tres gatos y ninguno me ha pedido a cambio de unos cuantos dólares que abuse sexualmente de mi empleada doméstica, ni creo que suceda. Lo que comienza con Wilfrido Vargas y su "baile del perrito" y sigue con el "perreo" bien puede terminar en protofascismo, para colmo con casco azul. Los científicos pueden irse al carajo: una de las niñas centroafricanas murió a causa del suceso descrito y habría entonces que acusar al perro de homicidio, a juzgar por los adelantos de nuestras ciencias. Por cierto: ¿qué hacía en la ONU Ban Ki-moon con el Gangnam Style "caballesco" de su compatriota Psy?¿Montarse a la opinión pública, o es que desconoce que los actos tienen un sentido y no son puro lenguaje?

NAZIS: BUENO, MUCHAS AMIGAS, ¿NO?

¿Oposición de Estados Unidos al nazismo? Habría que ver.
      Allen Dulles, como jefe de la Central de Inteligencia Americana (CIA), urdió el plan que derrocó en 1954 a Jacobo Arbenz en Guatemala, dando lugar a una larga guerra interna que, según los cálculos estadounidenses, costó hasta 250 mil vidas (David Talbot, The Devil's Chessboard: Allen Dulles, the CIA and the Rise of America's Secret Government).
     Allen Dulles protegió a muchos nazis al final de la Segunda Guerra Mundial, y en particular, en un caso muy sonado, al jefe de inteligencia nazi del Frente Oriental, el general mayor Reinhard Gehlen, quien logró no pasar por tribunales de guerra e incluso organizar en buena medida el esquema "Odessa" para la huida de jerarcas del Tercer Reich a Sudamérica. Gehlen entró a trabajar en la CIA y fue el primer presidente del servicio secreto de Alemania Occidental. Gehlen había tenido la inteligencia de microfilmar los archivos nazis sobre la Unión Soviética, seguramente comprendiendo lo que estaba en juego: se los ofreció a Estados Unidos en 1945 y logró a cambio ser retirado de las listas aliadas de prisioneros de guerra. En septiembre de 1945, Gehlen estuvo secretamente en Estados Unidos. Gehlen pudo organizar la vigilancia de los países del Pacto de Varsovia. Otros nazis que estuvieron cercanos a este espía fueron Alois Brunner, responsable del campo de concentración de Drancy, y cientos más ante los cuales la CIA de Allen Dulles se hizo de la vista gorda. Gehlen fue incluso condecorado como Caballero de la Orden de Malta. Así, como ocurría desde antes del estallido de la Segunda Guerra Mundial, Occidente solapó al nazismo con tal de agredir a la Unión Soviética.

EU-MEXICO: LAS LICENCIAS DE MRS. CLINTON

Killary Clinton tiene un instinto maternal seguro, protector, a diferencia de su esposo, William Clinton, quien más parece dueño de una cadena de cafeterías Starfucks.
      En respuesta a uno de los precandidatos a la presidencia estadounidense, Killary consideró que hay que evitar los planes "agresivos" de Rusia de "redibujar el mapa de Europa". De hecho, en 2010, según lo reveló The Guardian, la entonces secretaria de Estado, la mismísima Clinton, participó en planes bélicos -llevados a cabo a espaldas de la opinión pública y de cualquier rendición de cuentas, por pedido expreso de la funcionaria, quien enfatizó la necesidad de secrecía- para fortalecer a la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) en los países del Báltico, de un modo tal que este "fortalecimiento", parecido a preparativos de guerra (se trataba de movilizar nueve divisiones militares de varios países occidentales), incluso provocó protestas rusas. Nunca nadie ofreció en Occidente prueba alguna de que la Federación Rusa estuviera buscándose un pleito gratuito con 28 países en el Báltico.
     Recientemente, Killary mostró sus habilidades al declararse muy indignada -también parece que es aficionada a jugar con el "terror de la indignación"- por lo sucedido en México con los estudiantes de Ayotzinapa. "Es algo indignante, dijo la precandidata demócrata. Si yo estuviera en el gobierno mexicano, no estuviera descansando hasta descubrir lo que pasó". "El secuestro (de los estudiantes) fue una terrible violación a la ley (...) No puedo ni imaginarme la angustia que los padres y los familiares sienten". Ante Univisión, la dama ya se había declarado "preocupada por los derechos humanos en México". Así las cosas, Killary Clinton se situó del lado de la izquierda infantil sugiriendo que no se sabe lo que pasó e insinuando que el gobierno mexicano está "nomás descansando".sin "descubrir lo que pasó". Nadie se movió en México ni entre los mexicanos en Estados Unidos para decirle a Clinton algo así como "vieja metiche". Al contrario: pareciera que Mother Clinton hubiera ordenado rebozo absoluto.

BEN FORD VA Y CHINGA A SU MADRE

Después de los gemelos homosexuales checos Elijah y Milo Peters, felices de ser pareja, y de algunos casos de mujeres que se casaron consigo mismas (como Yasmin Eleby en Houston, quien lo hizo en gran ceremonia, o Désirée Longabaugh, quien consumó el acto en Paris, aunque siendo originaria de Seattle), un hombre logró literalmente chingar a su madre y enorgullecerse de ello.
    El estadounidense Ben Ford encontró a su madre biológica (quien lo había abandonado por razones económicas tres décadas antes), la británica Kim West, muchos años después, cuando la segunda tenía 51 años y Ford, 32. Sucedió lo que supuestamente tenía que suceder: se enamoraron, tal vez porque Ben traía el Edipo algo atrasado. De plano, este rey de la fortuna dejó a su esposa y se fue a vivir con mamá en Michigan. Según Ben, siente "atracción sexual genética", algo explicable ahora que para la ciencia todo es genético, si bien, por suerte, este estadounidense no parece tener tías ni haber encontrado hermanas antes desconocidas (a diferencía mía, con un ADN que casi me hace caer en el dicho aquél "el que a la prima se le arrima..."). Uno nunca sabe hasta dónde se pueden alborotar los genes. Si es genético, se entiende que nadie puede alegar gran cosa: "no soy yo, es mi ADN" el que gusta del incesto. En cuanto a Kim, declaró al New Day: "estoy enamorada de mi hijo y quiero que me de un hijo". Están pensando adoptar uno, seguramente dada la edad de la señora West.
    ¿Algún inconveniente? Ninguno. El periódico e Internet dieron la noticia como si Ben y Kim estuvieran cerca de lograr una proeza: "hay historias de amor increíbles y luego está la de Kim West y Ben Ford. Esta pareja está intentando romper los tabúes más arraigados en nuestra sociedad, luchando contra viento y marea. Y no lo tienen nada fácil para triunfar". He aquí la reflexión sesentaiochera que quiere que alguien destaque "rompiendo tabúes" y "enfrentando a una sociedad conservadora", que no admite que Ben, insistamos, siente el placer genético de chingarse a su madre. Complicado, sí, porque si la sociedad manda a este jovenazo a chingar a su madre, lo va a hacer, en el acto y feliz de la vida. !Chinga a tu madre! -!Orale, ahorita vuelvo!
     Ford ha declarado: "Voy a terapia y mi psicológo sabe todo y valida mis sentimientos". Ben no ha dicho a qué escuela pertenece su terapeuta, aunque también es cierto que la gran mayoría de los psicólogos y psicoanalistas detestan cualquier represión y tienen como lema "Suéltate el pelo". Ben y Kim están a punto de que se vayan al carajo siglos de prohibición del incesto y de obligar a los antropólogos universitarios a nuevos malabares.
      A Kim también le sonríe la fortuna, puesto que puede sugerir el acto con solo insultar a su pareja (sueño de toda feminista radical, tal vez), a diferencia de Yasmin y Désirée, que tienen que conformarse con que les digan fuck you!. En una velada romántica, Kim, excitada, puede soltar: - .mi amor, propongo que luego de la última copa de vino vayas y chingues a tu madre. Encandilará a Ben, quien apurará su.Chateauneuf du Pape para chingársela.
      Ben y Kim se quieren casar y ya planean la boda. Las noticias, entretanto, parecen empeñadas en demostrar que, siendo la endogamia algo muy chic, lo mejor de nuestra vida queda en familia. Y Ben y Kim se lo han tomado muy a pecho

domingo, 17 de abril de 2016

CUBA: RAUL, ULTIMO AVISO

En el séptimo congreso del Partido Comunista Cubano (PCC) y por enésima vez, Raul Castro advirtió contra los peligros internos que enfrenta Cuba:
     -mencionó el secretismo y el vacío informativo, de tal forma que es posible pensar que detrás del teque (la cháchara) hay quienes toman decisiones para beneficio propio aprovechando la ignorancia de la población.
     -criticó la simulación, el formalismo y la falsa unanimidad, males que no son exclusivamente cubanos: en muchos lugares de Latinoamérica se impone y se simula, se resiste y se simula ("tu haces como que me pagas, yo hago como que trabajo"), se "tramita" este estado de cosas y se crea una falsa unanimidad que beneficia al que impone y calla al que no le queda más que resistir con un estilo muy femenino de "agresión pasiva".
      -de igual modo, Raúl Castro advirtió contra la propagación de la falta de compromiso y el desinterés por la vida política, asunto que de ningún modo es exclusivo de Cuba y que hace que en el mundo capitalista subdesarrollado (o incluso en Estados Unidos) mucha gente se "interese" en política únicamente si hay "de qué agarrarse" o, dicho de otro modo, "algo que agarrar".
      -la selección de cuadros presenta problemas, ya que quienes debieran seleccionar a los talentos en la cantera escogen en cambio a gente sin compromiso ni ética para cargos de responsabilidad que implican el manejo de recursos materiales, lo cual desemboca en corrupción. Si alguien cree que este es un problema de Cuba nada más, puede ver lo que sucede en la universidad pública latinoamericana: exactamente lo mismo.
       -Castro advirtió contra la propagación de la apatía, el consumismo y el individualismo, que han hecho del capitalismo, y no del socialismo, territorio del "sálvese quien pueda", si es necesario a costa del prójimo.
       -los sectores "blanco" de la ofensiva "blanda" estadounidense están perfectamente identificados: intelectuales (Raul Castro los citó en primer lugar), jóvenes, gente marginal y gente ligada al trabajo en intereses privados. La intelectualidad cubana lleva décadas esperando -como el vitalicio "sargento" Roberto Fernández Retamar, censor, literalmente, y orgulloso de haberlo sido, en particular contra personas leales aunque no incondicionales a la Revolución. El "sargento" ha sido ferozmente antimarxista, anticomunista y hombre más interesado en hacerse de poder, reputación, amantes de ocasión y relaciones que en fungir como funcionario público. Muchos -con sus señoras que ya desde los '70 se llenaban las bolsas de canapés en las recepciones diplomáticas, "recuperando" a costa del Estado algo de salmoncito o de caviar- esperan la brillante oportunidad de pasarse al otro lado sin mayor cargo de conciencia, como los hay embozados contra los "históricos" (los dirigentes de mayor edad, como José Ramón Machado Ventura), aunque Raúl Castro está ocupado en otras cosas: se retirará en el año 2018 y velará por el relevo generacional (con buena o mala suerte), lo que a la corte de Fidel no le importa, puesto que cada líder latinoamericano pareciera deber reelegirse con un Demis Roussos 's style ,ever and ever forever and ever. Dicho sea de paso, Abel Prieto, intelectual cubano, propuso "defender el socialismo con alegría", que es sin duda lo que se estila en el Tropicana y lo que los estadounidenses están esperando para que les amenicen la estadía.
     -si el trabajo y la solidaridad no perduran como valores a tener en franjas importantes del pueblo cubano (a diferencia de lo que está ocurriendo gravemente en muchos otros lugares de Latinoamérica), la mentalidad capitalista ganará y ni Raul Castro -quien reiteró en la apertura del VII Congreso del PCC su agradecimiento a la Unión Soviética- ha ocultado que hay graves riesgos para el futuro de Cuba. Como en el capitalismo impera la "libre competencia", el trabajo y la solidaridad son tomados como síntoma de un mal que puede ser incluso incurable, si no es tratado a tiempo, y que padece lo que en México se llama la gente "noble, muy noble", la clase de idiotas que no han salido de algún idealismo contraído como otros contraen gonorrea o sífilis, por cuestión de "relaciones indebidas"..
   

BRASIL: ES LLUVIA, GOTAS DE LLUVIA

Seguramente la derecha brasileña ha estado usando mañas para deshacerse del "lulismo", y no parece que ese espectro político se caracterice por la inteligencia: esperan una destitución vestidos con la "verde-amarilla" de tal forma que no queda claro si creen que es política o que simplemente Romario o Bebeto deben salir a la banca para que entre Kaká.
     Lo del "golpe de Estado" suena atractivo para que una izquierda en plena retirada se vista de heroísmo, puesto que habrá sido víctima de varios golpes de Estado, unos militares "duros" y otros "blandos", de tal modo que las víctimas puedan seguir pasando a cobrar la indemnización en las universidades que remuneran religiosamente los ejercicios de buena conciencia. Después de todo, la izquierda latinoamericana más reciente tiene desde "la larga noche neoliberal", como la llaman, algo así como el "síndrome de José Alfredo": comienza siempre llorando, y así llorando se acaba, porque desde afuera asoman todos los culpables y desde dentro no existe ninguna responsabilidad. Por cierto, es encantador el machismo de Lula: cuando el oficialismo se ha gastado todo su "capital político" con sus amantes del Partido Progresista y el Partido del Movimiento Democrático Brasileño, el ex líder sindical le va a pedir prestado a Joao Pedro Stédile, líder de los Sin Tierra, "otro tanto" que nunca le devolverá y algunos miles de manifestantes, como si Stédile fuera "la incondicional y la misma de ayer, la que no espera nada", parafraseando al analista político mexicano Luis Miguel.
     En una reciente entrevista reproducida por el portal de Rebelión, Frei Betto no se atrevió a tanta desfachatez y quiso reflexionar sobre lo ocurrido adentro del proceso: "no tratamos, dijo, de organizar y politizar a la gente, por ejemplo cuando Lula llegó al gobierno mucha gente pensó que ahora el gobierno era una gran vaca que tenía que tener una teta para cada boca, y muchos movimientos sociales ya no actuaron con decisión, con coraje". Según Frei Betto, "no se ha hecho un trabajo de base, en el sentido de organizar políticamente al pueblo", y en vez de organización se promovió el asistencialismo. Las organizaciones políticas con trabajo desde abajo se quedaron esperando y da pena verlas obligadas, como le ocurre al Movimiento de los Sin Tierra, a darle apoyo al lulismo que no las tomó en cuenta en el esplendor del poder. Es un futuro compartido por Argentina, Brasil y Venezuela, que ni a populismo llegaron (supondría un esfuerzo de cooptación por corporativización que no existió, ya que nunca se fue más lejos de la demagogia). ¿Qué han hecho los gobiernos brasileños del Partido de los Trabajadores (PT)? "Han tratado, dice Frei Betto refiriéndose al asistencialismo, que el pueblo se haga de bienes personales: computadora, nevera, teléfonos celulares, y no de los bienes sociales: educación, salud, vivienda, saneamiento colectivo, etcétera. Entonces creó mucho más una nación de consumistas que una nación de ciudadanos". ¿También en Brasil, como en Venezuela, se va a silenciar cualquier intento de reflexión en nombre de la sempiterna "urgencia de la acción", porque los líderes sociales siempre están "urgidos", al estilo de Cristina Fernández de Kirchner, alias "Bebita Perón", que sigue en pleno romance con la retórica para trascender como sea ("me podrán meter en la cárcel pero nunca me podrán callar", frase digna de ser grabada en mármol, para variar)?

sábado, 16 de abril de 2016

UNIVERSIDAD: DEL TEATRO A LA RENTA (y II)

Que lo practicaran altos funcionarios tal vez no fuera tan extraño. Es la costumbre. Pero es que hay en la universidad pública entidades cuya función parece ser la de asumir el gasto corriente de las familias de los investigadores. ¿Las secretarias, por ejemplo? -Por favor, veme a pagar la luz o habla por teléfono para verificar las tarjetas de crédito de mi hija.
      Es encantadora la actitud de muchos universitarios, sobre todo investigadores, durante el que alguna vez fue el mes de Lolita, la Dolores que nos recordaba el deber de pagar impuestos: la fila para los deducibles es tan larga como en el resto del año lo es para saquear a la universidad pidiendo desde insumos "básicos" (computadoras, horas de llamadas de teléfono para "relacionarse" y para que de paso se enteren todos los colegas de los cubículos circundantes, pedidos de comida, etcétera) hasta tales montos de viáticos que algunos lugares deberían anunciarse ya, ahora que todo es publicidad, como agencias de viajes, de investigación, ciertamente. Los viajes para eventos académicos suelen incluir encuentros con familiares -hijas, con frecuencia- que por alguna extraña casualidad están exactamente en el mismo lugar donde se celebra el magno coloquio o se ofrece la conferencia antes de recibir el Honoris Papi o el Honoris Mami. De este modo, el viaje al Primer Mundo para visitar a la familia -mediando un speech que debe promediar los 15 minutos en algún salón de bellos durmientes- corre a cuenta del Estado que, cómo no, se debe a sus conciencias más lúcidas y críticas. Si luego luego se les nota que están pensando en contribuir "a la sociedad a la que nos debemos y que mucho nos honra", basta con ver el parque vehicular de quienes se dedican a las más sesudas indagatorias. El asunto se ha agravado desde que, con la firma del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), nuestras Adelitas cambiaron a su Juan por x o y "Kevin" cuyo nombre, además, debe decirse como si quien lo dice se hubiera de plano atragantado de tanto estatus ("Keuvin") y se lo estuviera escupiendo en la cara al interlocutor, más si el pobre se quedó trabajando para el mercado nacional. Si consideramos que el Estado debe costear todo este gasto corriente, en honor a la "amplia trayectoria" de los investigadores, podemos inferir que la aspiración de muchos investigadores no es, de ninguna manera, la de ser asalariados de Estado: deducido todo lo dicho y mucho más de lo que se suma por recompensas -que no faltan- y cargos varios, cabe la posibilidad de dejar de fingir demencia y pensar que de lo que se trata es de que el salario sea en realidad una ganancia neta para la familia entera, con opción a convertirse en renta, lo que explica la práctica frecuente del agandalle sin contemplación, si hay beneficio de por medio, y esa otra de irse a vivir a los cerros que circundan la capital y firmar los libros así: "Acumulación de fuerzas patrióticas en el periodo de Lerdo" -página final: Santa María de Tepetongo de Rodríguez-Lerma, a tantos del mes tanto del año tanto.
       Hay excepciones que se creen en algún apostolado aunque esta universidad no es muy santa, pero muchos, además, sacan la misma renta dividiendo el trabajo por dos, de tal modo que el tiempo de trabajo por un mismo salario se reduce a la mitad, suponiendo que el expositor tenga idea de qué habla. Dos investigadores o profesores se ponen de acuerdo para dividirse una misma clase cuyo Objetivo General debería ser: "al final del curso, el alumno deberá ser capaz de distinguir por qué el segundo profesor dijo exactamente lo contrario del primero" Desde luego, el argumento es que la universidad es una cantera de jóvenes discapacitados -a los que al mismo tiempo se alaba de mil y un formas, como si en los centros de rehabilitación hubiera que aplaudir- que francamente no valen el esfuerzo. En cambio, como todos lo saben e incluso lo dicen sin mayor rubor, los colegas leen mucho, más de lo humanamente posible y hasta deshoras, no pierden tiempo en comidas ni cenas en casa de tal o colega del gremio, están al tanto de lo que enseñan, se actualizan, se informan y consideran que una clase es una actividad formativa (de preferencia "magistral"), no una tertulia con aprendices ni una sesión de animación tirándole a reality-show. Los "tesoros vivientes", dedicados a sumar recompensas y a relacionarse utilizando todo lo que cae en sus manos, desde eventos hasta direcciones y consejos de revistas, luego de haber convertido su salario en ganancia neta y en renta, terminan por creer que la Universidad los premia, a ellos y a su prole, sin que tengan que devolverle nada al Alma Mater, por lo que incluso se van a dobletear o, de ser posible, a alguna actividad externa (experto, asesor, observador, etcétera...) donde puedan seguir "sirviendo a la sociedad que para nosotros es un orgullo, un honor y un privilegio", Con la tarjeta de presentación de la universidad pública, le significan a la audiencia que está en deuda y, desde hace años, la universidad se debe, gracias a estas "plumas", a los reflectores y los micrófonos que se toman por "la sociedad". Cuando "aterrizan" en un salón de clases, las vedettes ya no van a enseñar, al menos no conocimiento, sino a brillar entre sus fans, embelesados de tanto timo.

UNIVERSIDAD, FUNCION DE TEATRO (I)

Sin duda fue bastante antes del Obispo de Copilco, tal vez desde los años del rector Sandokán y de los niños del Madrid, que la universidad pública se volcó a practicar el lema de la feminista radical Carol Hanisch: "lo personal es político". La universidad, sin deber serlo, ya era política antes, un modo de hacer una carrera dentro del Estado o dentro de la oposición al Estado, mediante el activismo, o de rebasar por la izquierda para llegar más rápido al poder. Sin embargo, algún oficio se debía de tener. Ahora, el arte consiste en hacerse del beneficio sin el mínimo oficio.
     En las ciencias sociales, fue en gran medida gracias a la doctora Guerra Bóxers y a Vito Pableone que se introdujo de la peor manera la innovación de Immanuel Wallerstein, el ex marine neoyorquino inventor del "sistema-mundo" y quien fuera varias veces director de estudios asociados en la EHESS (Ecole des Hautes Etudes en Sciences Sociales,  Escuela de Altos Estudios en Ciencias Sociales, creada en 1975).Esta Escuela fue financiada en parte por el Departamento de Estado estadounidense (mediante becas Fulbright), y terminó como un centro de anticomunismo nacido de la "VIe section" de la Ecole Pratique de Hautes Etudes/(Escuela Práctica de Altos Estudios) en la red stay behind en Francia después de la Segunda Guerra Mundial,  destinada a bloquear la influencia comunista del CNRS (Centre National de Recherche Scientifique, Centro Nacional de Investigación Científica). Este bloqueo, en medio de la carrera francesa por hacerse de la bomba atómica (y mientras el comunista y pacifista Frédéric Joliot-Curie, primer presidente del CNRS y Comisario del gobierno para la Energía Atómica, podía volverse candidato al Premio Nobel, ya que se oponía al uso bélico de  la bomba y firmó el Manifiesto Russell-Einstein), tuvo lugar bajo influencia de la Fundación Rockefeller y la Fundación Ford, tapadera de la Central de Inteligencia Americana (CIA). Entre quienes habían buscado bloquear al CNRS estaban miembros de la escuela de Historia de los Annales, como Fernand Braudel, y no está de más recordar que Wallerstein creó en los años '70 el Fernand Braudel Center. Hasta aquí para datos curiosos de la carrera de Wallerstein, de quien recelan -sin que deba hacerse acusación alguna, salvo tal vez la de haber engendrado un pseudomarxismo- algunos científicos sociales franceses. El hecho es que, con la Comisión Gulbenkian, Wallerstein propuso un modo de disolver en ácido -al estilo del "pozolero del Teo", hasta que no "quedara huella" de nada clásico-  las disciplinas, lo que terminó en que ya nadie conociera bien ninguna. Esta disolución trajo como consecuencias las tres siguientes:
      -Una forma de practicar la "trans", la "multi" y la "inter" discplina que equivalió, a fin de cuentas, a algo así como a lo siguiente: entra el jugador de fútbol en la cancha, pero el hecho de que esté "a la frontera de las disciplinas" y "en la complejidad" le permite tomar el balón con la mano, como si fuera fútbol americano, descontarse con guantes de box al árbitro, mandar la pelota a las manos de un compañero para que en vez de "disparar a la portería" el segundo corra hasta ella para "encestar", al estilo de Magic Johnson, y festejar con una patada de tae kwondo contra el rival que proteste. ¿Qué deporte es? Ninguno, ni hay disciplina de nada, pero es el equivalente del tipo de payasadas que se premian en la universidad y que permiten sobrevivir multiplicando las performances y los guiños de ojo a las modas de los "estudios culturales" y sus variantes. El chiste es "estar en la agenda" que recompensa reiteradamente este tipo de frivolidades, y que castiga a cualquiera que exija un partido en serio y algo disciplinado, aunque sea llanero, porque pedirlo equivale a suspender "el derecho a la performance".
     -La premiación de cualquiera que se dedicara a hacerse pasar por "único y legítimo heredero" de Wallerstein y Braudel, así fuera en su comportamiento como colega algo así como un miembro de la banda de los Porkys e incapaz incluso de redactar en español. Sucedió con el Obispo de Copilco, con quien de paso se le hizo un homenaje trasnochado al neozapatismo, todo sin la menor mesura en el afán de protagonismo.
     -La premiación y el estímulo a la carrera de cualquiera que, siempre sin medida en el deseo de figurar, supiera disolver el oficio, suponiendo que llegara realmente a tenerlo, y ostentar el beneficio de alguna "causa noble" (las mujeres y los indios, sobre todo, pero también cualquier adalid del pueblo). Con el Obispo de Copilco se premió a quienes ni siquiera habían tenido tiempo de situarse en el punto de arranque de la carrera (por ejemplo, habiendo entrado en 2006 para recibir un premio tan rápido como en 2012 y sin mayor mérito en el área distinguida, la de la investigación)
    -De remate, el gran reconocimiento a quien quiso hacer de la performance el rasgo barroco de la cultura latinoamericana, al grado de ser premiado en vida por Hugo Chávez Frías, un tipo intelectualmente extraviado por completo.
     Así, el infantilismo de izquierda terminó premiado de múltiples formas en una universidad que no dejaba al mismo tiempo de ser ultraconservadora y cada vez más aliada de intereses privados. Después de todo, este infantilismo hizo en pequeño lo que otros en grande: servirse del erario para el "bienestar para la familia" y para hacer pasar los problemas o las taras de familia por los de la política universitaria, que se ocupa de temas tan interesantes como "la risa" (¿para cuándo es "La risa en vacaciones 2"?), cuando el modo en que Wallerstein y sus seguidores aborígenes liquidaron toda tradición no tiene nada de gracioso. La investigación terminó en una suerte de difusión de performances  y en lo que quería el gran Rockefeller, con tal de evitar que se pensara: un "plan Marshall para el espíritu" -dinero no ha faltado en la universidad- en el que la izquierda universitaria participó muy gozosa.

jueves, 14 de abril de 2016

LA UNIVERSIDAD DEL FUTURO

Gracias al descuido en que la tuvo el Obispo de Copilco, quien se ocupó de todo menos de gobernar, es decir, de tener una política académica (sé de departamentos que reconocen que las autoridades no tienen ni la menor idea de lo que se hace en la casa de estudios), la universidad pronto se encontrará con un futuro lleno de sorpresas, las de universitarios que no quieren ningún "dirigismo", porque es impositivo y autoritario, y que preferirán tomar ellos la iniciativa de las innovaciones.
     No dudo que para "dictaminar a los dictaminadores", la universidad tenga cada vez más Face y cada vez menos book, para remedar la bromita de Palmira Jackson. Al rato, los dictámenes tendrán en el formato el cuadrito azul con la F en blanco, el pulgar y la instrucción: se solicitará del dictaminador que dé un like o que lo niegue, y en las comisiones evaluadoras de otras instancias se contabilizarán, como signos de productividad, el número de likes recibidos.
     Ya se ha introducido el rubro "participación en redes", a sabiendas del tipo de redes que estilan forjarse los universitarios, lejos de la academia. El Obispo de Copilco multiplicó los homenajes que debían llevar por lema "Hoy por tí, mañana por mí": yo te homenajeo, tu me homenajeas. De hecho, el Obispo en cuestión premió el peor activismo de izquierda y no falta el joven investigador que, sin investigar nunca nada (El mito de la transicion democrática en México está plagado de errores propios de alguien que no indagó mayor cosa, pero que ya es hasta el gringo y guacho mimado de la Unison, por lo visto a la búsqueda de mercenarios), no para de pasearse ante reflectores nacionales e nternacionales que seguramente hará valer como "actividades de difusión" aún cuando la universidad prohíbe expresamente el activismo. Mientras unos se dedican a trucos contables (un mismo artículo publicado a la vez en un periódico y en un blog seguramente cuente dos veces), otros se agencian extrañas actividades que influyen en la academia: dentro de poco, en esta universidad de ciencia-ficción, no faltará el cyborg investigador que incluya en su curriculum el rubro "asistencia a sepelios de universitarios", exigiendo que se le recompense monetariamente esta muy especial forma de "relacionarse", o "número de colegas visitados en hospitales", considerando la edad de la planta académica. Agradezco de antemano a mis colegas y a los de familiares míos que no se aparezcan en algún entierro privado creyendo que es parte de un proyecto colectivo que después podrán hacer valer en alguna instancia de recompensas, aunque no creo que los míos lleguen a caer en "sepelios de excelencia" o de "reconocido prestigio". Tal vez algún despistado crea que deba incluir el número de personas que asistieron al evento fúnebre y, por qué no, que lo vieron en el acto, en el rubro: "número de asistentes a las pompas fúnebres que lo saludaron". Como constancia anexará selfies con el muerto y con los asistentes. Como se sabe, a esto se le llama ya, desde ahorita, "factor de impacto" y, en una cultura como la nuestra, vale tanto como una cita en Elsevier's Scopus.
       Esta universidad de vanguardia hace ya cosas tan interesantes y productivas como pagarle viáticos, por ejemplo, a un investigador estadounidense (o de perdida, canadiense)  para que venga a decir cualquier cosa y, desde luego, para que devuelva la invitación: lo sorprendente es que no estamos lejos de invitar a "tesoros vivientes" tipo John Golf Backgammon para que nos transmita lo que se investiga en la Universidad del Sureste de Idaho, campus Twin Fails. Cualquier evaluador premia algo así, puesto que "le suena" y la conferencia es sobre "Cómo implementar en México los Derechos Humanos de los pueblos originarios y las mujeres de Wyoming", algo de "pertinencia". La universidad, fiel al actual espíritu universitario, de seguro abrirá una sede en Vail, Colorado, para que egresados mixtecos se fogueen en el estudio del esquí.
      Finalmente, los investigadores y profesores de esta universidad del futuro, que se ríen de los estudiantes (los hay que hablan del estudiantado como si fuera territorio comanche o potencial fuente de ataque apache, por lo que no olvido a un colega que pasaba delante de Ciencias Políticas acelerando el coche y tapándose la nariz), exigirán que entre tanto indicador cuantitativo se tome en cuenta las millas acumuladas, en el entendido de que implican reconocimiento a la labor en provincia o en el extranjero, siempre y cuando se viaje en aerolíneas "de reconocido prestigio".
     Después de todo, hace rato ya que la universidad no reconoce el trabajo, sino el rating, que es lo que observan sin mayor disimulo muchos dictaminadores o evaluadores. En cuanto a los jóvenes investigadores, suelen tener el síntoma cretino de Benzulul (incluyendo a la investigadora que, sin mayor trayectoria, insultó gratuita y altaneramente en su twitter a Eraclio Zepeda): creen que todo se resolvería mágicamente adoptando de plano el nombre del patrón, el universitario ilustre de turno. "El nombre da juerza. Si tenés nombre cualquiera cosa, tas fregado". Cualquiera quiere ser Encarnación Salvatierra: "hace maldá y es respectado". No me extrañaría que alguno se me presente como Bolívar Echeverría o algo parecido.

LO NUESTRO

No acostumbro recibir cartas de amor, además de que ya casi nadie las escribe porque la gente prefiere mandarse emoticones hasta en las peleas, pero me llegó alguna vez una, si no es que la única, que además me llamó muy poderosamente la atención porque algo en mi intuición me dijo que la autora, al redactar las líneas que transcribo, debe haber estado repite y repite en Youtube la canción "Sabor a mí". En fin, que estas son las líneas que no han dejado de sorprenderme gratamente. Las transcribo tal y como vienen en la carta que tiene algo de Sanborns para ti
Yo no podía dejar lo nuestro
Yo te amado siempre como no te lo imaginas.
Yo creía que tu vida era mía y que tu me querías como yo te quiero a tí
Yo no he dejado de pensar nunca en lo nuestro.
Yo no creía que tu me quisieras matar de amor, corazón
Yo, el día que te lo dije, te di mi cariño y no supe de mi
Yo llegué a decirme que si vivía cien años, cien años iba a pensar en tí
Yo me pregunto a veces qué pude hacer mal, pero yo sé que te di lo mejor de mi
Yo te quise mucho. Sí, aunque yo sé que tu no lo crees
Yo creo que muchas veces tu pasaste a mi lado con cruel indiferencia
Yo te tuve en mi mente casi hasta la locura
Yo estuve enamorada y tal vez me he equivocado
Yo siento que no fui correspondida
Yo me pregunto qué fue lo que pasó
Yo hubiera querido entender este amor
Yo, que me entregué a este sentimiento
Yo no me he arrepentido pese a tu indiferencia
Yo no he podido evitarlo
Yo siento ahora que algo cambió en mi
Yo no quise olvidarte
Yo no soporté tus desprecios
Yo soy una mujer y no tengo por qué aguantar tus desplantes
Yo ya no sé qué pensar de mi ni de ti
Yo no te entiendo, mi amor
Yo no te olvido aunque pasen los años, veinte, treinta años
Yo nunca te ofendí, mi vida, mi amor, mi rey, mi todo
Yo descubrí que tu eras otro, cabrón
Yo creo que solo piensas en ti
Yo creo que eres soberbio
Yo me entregué toda
Yo me he preguntado qué estuve haciendo, tal vez perdiendo mi tiempo
Yo siento que tu me decepcionaste
Yo sería incapaz de odiarte
Yo no sé ti se importé
Yo creo que tal vez no te importé
Yo no logro saber si te importé
Yo no sé en qué momento te importé
Yo creo que fuiste mi amor imposible (ya lo sé, te estás vengando con un título de Rigo Tovar, tu y tus intentos de junior francesito e intelectual que quiere dárselas de amigo y redentor de los pobres)
Yo creo que odias a la gente normal
Yo soy una persona normal
Yo, que te di todo sin tener nada
Yo, que lo único que tengo es amor para amar
Yo sé que si así tu no puedes, ni modo, qué hacer
Yo he sentido por ti un amor normal, apasionado eso sí
Yo me enamoré de ti
Yo creo que un primer amor nunca se olvida
Yo fui tu primera novia, parece que ni de éso te acuerdas, ingrato
Yo tuve incluso que llamar a un programa de radio donde regalaban los discos de tu Rigo, qué verguenza.
Yo no sé en qué te puede importar más que yo un cantante ciego y desafinado
Yo me lo imagino, a otras las has de haber cautivado con Los bukis,  porque al marcharte tú
Yo sé que se fue mi luz
Yo sé que mi corazón te tiembla
Yo sé que al hablar mi voz se quiebra
Yo no sé si odiarte
Yo no quiero tener que aguantarte
Yo soy, como lo fui siempre en tu vida
Yo fui apenas un momento, de debut y despedida
Yo a veces me pregunto si ya me cansé
Yo trato sin embargo de salir adelante
Yo sé que algo nuevo me espera cada día
Yo te vi sin que me vieras y te hablé sin que me oyeras
Yo creo que toda mi amargura se ahogó dentro de mi
Yo creo que me duele hasta la vida saber que me olvidaste
Yo, para que tu lo sepas, disfruto la vida, con lluvia o con sol
Yo, del amor soy amante
Yo, si tropiezo y me caigo me pongo de pie y nuevamente adelante
Yo guardo lo que tenga guardar, tiro a la basura lo que no es importante
Yo me pregunto donde ha quedado lo nuestro

     Me imagino que carezco de romanticismo, pero de todos modos he transcrito todas estas expresiones de amor, no sin dejar de acordarme, y ni idea tengo del por qué, de cuando, siendo niño y jugando al fútbol, pedía de la casa del vecino donde había caído el balón: !Bolita por favor!

A MI PADRE, IN MEMORIAM

Quise mucho a mi padre aunque, en casa, era la clase de persona que, queriendo ganar a toda costa el partido, no entiende que después de dos tarjetas amarillas sigue una roja que no es precisamente una invitación a seguir en la cancha. Mi padre estuvo fauleando cerca de 18 años, acumuló tarjetas amarillas como si en el partido, además de a tiempos extras y penalties, tuviera derecho a cuantas repeticiones quisiera, y no entendió que terminara por ganarse la salida de la cancha por el camino de los vestidores y ni siquiera el de la banca a la que aspiraba para echarse unas cascaritas de segunda y tercera división con Isabel Bustos mientras, creía, lo volvían a llamar con si fuera el Chicharito del hogar. Todo esto es nada más una forma de decir: soy el hijo de un afamado sociólogo, Agustín Cueva, que desafortunadamente enfermó muy temprano, y de una enfermedad extremadamente dolorosa, que lo llevó a creerse Jorge Luis Borges entre varias horribles quimioterapias.
        Cuando mi padre vivía, me permitió gozar de más de un privilegio, sobre todo desde que, para no andar de arrimado, escogí economía y no sociología. De todos modos la gente, en especial algunos profesores, sudamericanos en particular, como el boliviano Carlos F. Toranzo Roca, alias Turu Lenin (el "Lenin de barro"), aunque no fuera el único, mostraba un cariño por mi que me conmovía y del que, sin duda, no podían presumir otros. Yo era siempre, como ha escrito Guillermo Sheridan aunque a modo de queja sobre los que atacan al club "de Octavio Paz", la "prolongación de". Era como si yo tuviera un doble y cada quien tuviera que duplicarme la efusividad: -!Hoooola, Marcos! ¿Cómo está tu padre?. Nunca me atreví a ponerme en plan de empresario y contestar: "no está en México, pero nosotros te llamamos".
        Me parecía simpatiquísima tanta cercanía conmigo. Andando el tiempo y como tenía que empezar a hacer algo por cuenta propia, gané un concurso de economía. Recuerdo que el director del lugar donde fui premiado, Fausto Burgueño Lomelí, me citó con la delicadeza que lo caracterizaba a su oficina al final de la ceremonia de premiación para felicitarme:
         -Ayer estuve en una fiesta con tu padre, te felicito.
Yo no cabía en mí de alegría, porque tenía la impresión de que éramos los dos un equipo, un verdadero equipo, donde yo me llevaba las barridas y zancadillas y mi doble entraba de inmediato de aguador para que yo pudiera seguir jugando y recibiendo balones y patadas que de algún modo tenía que aprender a devolver, porque así es la escuela de la vida.
        Cuando mi padre falleció, yo daba clases en la misma facultad que él, aclaro que en otra carrera, y debo dejar dicho también que seguí gozando del apoyo incondicional de colegas que, al toparse conmigo en alguna oficina o cubículo, me daban aliento y alegría sin dudarlo ni un instante:
        -Sentí mucho lo de tu padre, solían repetirme.
En efecto, mi padre ya era algo más que ese doble que juguetonamente me había acompañado en mi entrada a las lides universitarias. Una noche, en una cena con colegas, la ilustre historiadora uruguaya Lucía Sala de Touron, en plena discusión política, me rebatió de la siguiente manera:
         -!Pero Agustín, yo pienso que no es exactamente así!.
Ya no era ni mi sombra, algo más había pasado. A cierta edad, desgraciadamente, uno ya no está para canciones de Timbiriche, como esa que dice "Tu y yo somos uno mismo", aunque creo que muchos universitarios ilustres se la cantan a sus hijos desde la más temprana infancia. Más de uno, al crecer, termina en tragedia o en frivolidades. Yo no estuve lejos. Para empezar porque, cuando era pequeño, Vladimiro Rivas Iturralde, autor de Visita íntima (libro que promueve hasta en los estacionamientos de Comercial Mexicana, y además con esa cara de "tu: ¿vas al súper o a la Cómer?"), me llamaba con gran cariño "Agustín Tercero".
        Era una noche como esas y sí, pensé en quitarme la vida. Algo me contuvo, la lógica pregunta sobre lo que vendría después de mí. Me sobresalté: pensé que al día siguiente correrían los murmullos por la universidad (¿supiste que se mató el hijo de Agustín?), algo que yo no quería porque estoy acostumbrado a cierta discreción, pero me horrorizó todavía más imaginarme a todos mis colegas reunidos en un Homenaje a Agustín Cueva por el primer fallecimiento de su hijo, y listos para repetirlo en cada aniversario luctuoso y en distintas universidades del mundo, compilando de remate las dos cartitas que en alguno de sus viajes me debe haber mandado mi padre cuando yo era niño (Agustín Cueva: cartas a su hijo, o Aires de Yahuarcocha. Cartas a Agustín Tercero)..
       El asunto llegó a grados tan peligrosos que en una revista mexicana oficialista en la cual escribí firmé ya de plano como "Marcela Ramos". Igual lo hubiera hecho como "la Chiquis Lucero" o "Selene Sepúlveda".
        Es gracias a las hazañas de Carol Murillo Ruiz, una manabita que se cree andina, y quien me fue recomendada por un pariente mío del Ecuador, Juan Martín Cueva Armijos, que descubrí hasta donde estaba deslizándose este asunto que, en el caso de mi madre, la había conducido, digamos que en vida, a verse convertida en sociedad en la esposa de, la ex de y en una equivocación de sepelio, en la viuda de, al menos para dos comadres de Quito que parecían confundir los países de Europa. Carol me dijo, palabras más palabras menos, que había llegado la hora de "revivir a Agustín Cueva", incluyendo su vida más personal y menos intelectual. Me pareció excelente, salvo por cierta forma de llevar las conversaciones y de armar el volumen y la antología, que hubiera podido lanzar a más de un curioso, si todavía quedaban, en busca de la tumba donde seguramente descansan los huesos del hijo de Agustín.

AÑOS UNIVERSITARIOS

El lugar en que comencé mi breve carrera administrativa universitaria era conocido, medio en broma medio en serio, como sede de "los Borbones". A la distancia, y aunque pagué con otros mi derecho de piso hasta quedar con los nervios agotados, llegué a decirme que la Historia es muy cierta, dígase lo que se diga. Tal vez "los Borbones" eran preferibles a "los Austrias", que terminaron tomándose la universidad después de 1999. Si el partido hubiera sido de fútbol, podría decirse que "los Austrias" golearon a "los Borbones". Que les pregunten a los fans universitarios del barroco, que pertenece a la época de los Austrias en América.
       Jacques Lacan, el psicoanalista, dijo alguna vez: "un hombre cualquiera que se cree rey está loco, pero no lo está menos un rey que se cree rey". Ese es el problema con los Austrias: no están locos, sino que son la clase de tipos que un buen día, pasadísimos de reputación y de poder, así sea el de un nombramiento en una comisión, deciden que el rey no debe andar desnudo, salvo en ocasiones especiales (que hacen la comidilla de la corte), sino que debe mostrarse como rey, es decir, crearse el personaje que corresponde a su cargo y encima, créerselo y actuarlo, Como esta gente, en la borrachera del poder, deja al ser humano que alguna vez fue -si alcanzó a serlo- escondido en el clóset (de donde luego se olvida de sacarlo), crea problemas prácticamente insolubles en los pasillos y en las conversaciones universitarias: ¿a quién chingaos saludo, al rey o al rey que se cree rey y que, para colmo, son la misma persona?
    Desde que se inventó la excelencia académica, los hombres y mujeres de la corte que controlan la cultura, las ciencias sociales y las Humanidades en la universidad prácticamente obligan a que un paje como yo tenga que saludarlos así, tratando de salvar la distancia entre el rey y el rey que soñaba que era rey: "¿cómo está Su Excelencia Académica?". No hacer esta reverencia parece, como es seguramente comprensible, crimen de lesa Majestad, y homicidio por partida doble: contra el rey y contra el rey que se cree rey, lo cual lo vuelve también doblemente peligroso, a diferencia del hombre común que se cree rey. Al segundo se lo encierra, al primero se lo premia, por ejemplo como Gran Maestro en la serie "Grandes Maestros". Desde luego que únicamente con un tipo que se cree rey podría ser posible un saludo como éste: "¿Como te va, oh Gran Maestro?" No pasa de que, en vez de creerse rey,  el aludido se crea Gran Maestro o conteste con un "no estés chingando". En cambio, decirle " oh Gran maestro" al rey que se cree rey, típico caso de las altas esferas universitarias, es arriesgarse a que el loquito perciba la ironía y se ponga susceptible, lo que se llama muy susceptible. Como sea, no entiendo por qué no llegan de una buena vez a dar sus conferencias, siempre Magistrales, en carruaje, porque los séquitos ya los tienen. Un carruaje, además, contamina menos y un Rey como el descrito difícilmente circula más de un día a la semana, el de la conferencia Magistral. Queda claro en todo caso que el título nobiliario no se adquiere por trabajo, sino por servicios prestados al Rey y a su personaje -doble mérito. El que es siervo puede trabajar 25, 30, o 40 años en la universidad sin más derecho que al ninguneo si no juega a la confusión de moda entre persona y personaje, que ya repiten hasta los locutores para halagar o, en todo caso, para no herir susceptibilidad del patrón que ordena doble, no sencillo.
      No pasaría de ser algo un tanto extravagante, esto del catedrático que exige trato de Felipe II, si el destino de los Austrias no hubiera sido el trágico típico de la endogamia. La dinastía Habsburgo siempre prefirió casarse con parientes, para fines políticos, llevando la consanguineidad a grados cercanos a las uniones entre hermanos o entre padres e hijas. De hecho, en algunos eventos académicos puede uno preguntarse si no está asistiendo de casualidad a un manoseo -verbal, para empezar, lo que pasa cuando cae el telón no siempre se sabe- entre miembros de una familia que, eso sí, ha tejido redes de alianzas inverosímiles. El problema es tan delicado que de Carlos II "el Hechizado" llegó a decirse: "su cuerpo es tan débil como su mente. De vez en cuando da señales de inteligencia". Algunos ponentes dan exactamente la misma impresión, la de algo "lento e indiferente, torpe e indolente", mientras quien lee o da la plática parece "estupefacto", siempre para seguir la biografía de "el Hechizado". Los Austrias y los grandes universitarios de hoy se asemejan mucho: la endogamia reduce el círculo matando tempranamente a muchos parientes cercanos, pero la red de alianzas se amplía con los que no están demasiado tarados e impide toda sucesión por fuera del círculo de familiares escogidos. Nada más he dado a conocer el resultado de interesantes investigaciones, aunque yo fui "medio Borbón". Me importaba poco: en otras épocas, en vez de los sainetes del "doctor" o la "doctora", todos eramos una profesión, no un título nobiliario, y nos llamábamos amistosamente "maestro", sin distingos entre pequeños y grandes, ni con temor a caer sobre algún colega chiflado a fuerza de tanto reconocido prestigio.

AÑOS REVOLUCIONARIOS

Recuerdo que saliendo del cinematógrafo del Chopo, lo decidí firmemente: "yo me largo a la montaña", pensé después de ver Historias prohibidas de Pulgarcito, de Paul Leduc. Sentía bullir en mi un profundo odio de clase, en especial contra la pequeña burguesía. Incluso me puse algo chusco en la animadversión: "mi nombre de guerra será Furibundo Martí", pensé.Estuve algunos días imaginándome en las faldas del volcán Guazapa mientras fumaba lo suficiente, una cajetilla diaria de Marlboro, como para preguntarme hasta donde aguantarían mis estrechos pulmones las agresiones de los helicópteros del imperio. Me venció el cigarro, sobre todo que, a decir verdad, no conocía a nadie que pudiera introducirme de contrabando y como "guanaco hijo de puta" (mi madre se hubiera opuesto) y "eterno indocumentado" en El Salvador.
      Como sea, hice mis pininos revolucionarios, aunque en un ambiente algo extraño. Un buen día, un futuro Ministro de Deportes de Haití (creo que ha ocupado diversos cargos, desde Fomento al Basquetbol, Dirección de Ayuda al Voleibol, Secretaría del Fútbol, presidencia del Consejo Nacional de Natación y Servicios de Apoyo al Handbol), Daniel Pierre-Charles, hijo de un muy prestigiado antiimperialista, aguardó hasta que yo terminara de bajarle la chava, Adrianita, para sentarse al lado mío en un descuido de la fiesta y decirme sin agua va:
      -!Mi papá es más revolucionario que el tuyo!
    Algo balbuceé sobre los ingresos universitarios, a mi juicio más bajos en el caso de mi padre (lo que, creía yo, lo ponía al borde de la proletarización, al menos en comparación con el "burgués" Pierre-Charles de Olivar del Conde), pero ciertamente quedé cabizbajo. Tenía además a mi lado a un argumento que medía bastantes más centímetros que yo, así que no dije ni pío.
     Tuve la experiencia de la solidaridad con Guatemala, con un grupo de chapines entre los cuales había un escritor, autor de Itzam Na,  cuya lentitud mental y al hablar - mientras se rascaba de modo exasperante la barba siempre con el mismo dedo escogido ex profeso - me provocaba internamente curiosas preguntas: en efecto, mientras Arturo Arias se las ingeniaba para disolver la seriedad de cualquier charla con un "sí, sí, sí" de 77 revoluciones (me estoy refiriendo,al ritmo del habla, porque la revolución guatemalteca al parecer también podía esperar), yo me preguntaba si no era el mismo escritor quien necesitaba, y de urgencia, un Comité de Solidaridad que abogara por él y contribuyera a emanciparlo de las cadenas de la opresión mental que suelen sufrir los chapines. Su mujer, Pantxika Cazaux, otra consagrada (escribió Ojo de venado), no necesitaba en cambio irse al monte. Mataba a todos con la mirada fanática de sus ojos claros, cuyo fulgor impartía órdenes apenas disimuladamente marciales al pelotón de la fiesta, y daba a entender que  debía acostarse temprano -aunque fuera con su marido, algo mujeriego y por ende ocupado- porque al día siguiente tenía que asaltar otro banco a las nueve en punto. Siendo mi responsable política, Pantxika me acusó, luego de que yo le comentara las Lettres du front guatemaltéque en una sesión de "crítica y autocrítica":
      -!Lo que pasa es que son ustedes unos pequeño burgueses!
     No había modo de explicarle que en casa compensábamos la baja de ingresos, agravada por la partida de mi padre, con un poco de tardoestalinismo, consuelo de gente de escasos recursos recibidos de la docencia (Pantxika, en cambio, pasaba tardes enteras hablándome de Lech Walesa en plan casi yihadista), ni podía decírsele a esta responsable que un burgués, grande, mediano o pequeño, según lo quisiera ordenar, tiene medios de producción y explota fuerza de trabajo. Que yo fuera asalariado de Estado sin medios de producción ni nadie a quien explotar no impedía que en cada causa revolucionaria en la que me asomaba solidariamente se me acusara de enemigo potencial-mientras se ejercía alguna velada explotación, por llamar de algún modo al arte de aprovecharse del prójimo-, sin darme tiempo siquiera de traicionar la causa e incluso de enterarme de qué es lo que la causaba.
       Todo se derrumbó dentro de mi cuando, de paseo por Managua, tomé un canión (bus) y, llegando a Las Colinas, barrio residencial y diplomático donde una familia mexicana (hoy de prominentes empresarios sandinistas) me había hospedado en un pequeño cuarto, grité "bajan en el 9", que era como era conocido el reparto, y un muy jacarandoso compa chófer gritó desde el otro lado del transporte, de modo que todo el pueblo ahí zangoloteado lo oyera:
       -!Baja la burguesía en el 9!
Era el colmo: mi papá era menos revolucionario que el de mi compañero de colegio, una vasca descarriada había cruzado el Atlántico para abofetear "pequeño burgueses" y yo era uno de los que hacía que el viaje sobrevolando el charco hubiera valido la pena, y el proletariado nicaraguense había visto en mí y con verdadero júbilo residuos del viejo régimen, para decirlo de modo amable.
       Hoy, en la Ciudad de México, hay dos restaurantes que se llaman "La pequeña burguesía", y uno de ellos, hasta hace poco, se promocionaba así: "!donde siempre quisiste estar!". Yo sigo siendo asalariado del Estado, nada más. Cuando mi jefe en turno ya no era político sino quien armaba mis horarios de clase, percibí algo de lo que los psicoanalistas llaman "proyección". Para mi jefe de universidad, Gilberto Castañeda, líder de izquierda chapín que encontró el modo de hacer lo que seguramente muchos otros no pudieron, "colocarse" con las relaciones hechas en la causa, años de guerra civil, de masacres espantosas, de vidas queridas perdidas (todavía recuerdo la de un amigo de Bruno), habían sido, para él y a pesar del exilio, algo así como cruzar Abbey Road con los Beatles, "fue una época muy bonita", me dijo Gigi muy esquivo. !Donde sin duda muchos quisieron estar!

martes, 12 de abril de 2016

LOS HEROES DE MI JUVENTUD

Hay golpes tan fuertes en la vida, !Yo no sé! (Cesar Vallejo)
      En mi adolescencia disfrutaba mucho de ver llegar a la casa familiar lo que parecía un desfile de héroes, algunos de la guerra de Angola, como el cubano Waldo Leyva Portal, otros refugiados de El Salvador, como Leo Arguello, con El pan de los años mozos y los vallenatos que descubrí por primera vez y la aureola de Roque Dalton y el pulgarcito de América a punto de derrotar al gigante, como David a Goliath -el pulgarcito no era todavía, en esa época, el pedido suplicante de un like en el Face.
      Al mismo tiempo, percibía algo extraño: Waldo, que a mi me parecía el padre de Patricio Wood, Salvador Wood, y de quien esperaba que como en El brigadista me enseñara a vencer el miedo cazando caimanes, tenía la extraña costumbre de hacerse servir, atender y pasear no como modesto héroe de Cuito Canavale o algo así, sino como si el heroísmo le hubiera dado derecho a un trato propio del rey Salmán bin Abdulaziz de Arabia Saudita. No llegó a tanto, pero sí, luego de uno que otro jugoso puesto en Cuba, al cargo de "agregado cultural de Cuba", cargo en el que, en vez de compartir actividades y buena fortuna (espiritual) con quienes lo servían, lo atendían y lo paseaban como se debía hacer con cualquier víctima de un garrotazo imperialista, se dedicó a seguir  "agregándose" de gorrón en las comidas a las que todavía alcanzó a hacerse invitar, para colmo interrumpiendo cada trozo de carne con la recepción de una llamada por celular, como si lo estuvieran incomodando tanto desde Qatar y los Emiratos Arabes Unidos que no fuera capaz de desenvolverse de modo normal en una conversación amistosa. Fue buen poeta en los peores momentos del "periodo especial", cuando tantos lo abandonaron, pero fue mejor pachá cuando, abandonándose solito, se declaró "payaso" -la forma de la nariz lo ayudaba, ciertamente- y descubrió ese camino tan latinoamericano que lleva de lo sublime a lo grotesco. Como en la canción "el video mató a la estrella de radio", a este héroe de mil batallas lo mataron las relaciones luminosas de su aparato celular, del que se volvió incapaz de despegarse para charlar. Tal vez esperaba llamada del sultán de Dubai, que algo tiene también de chulo habanero.
       No dejé de tener la impresión de que, mientras en familia lo salvábamos del bloqueo, él cobraba la indemnización a cuenta de los "burgueses" o "pequeño burgueses" que debíamos parecerle, a él que fue guajiro. Tal vez entendiera que a veces, todo lo vivido se empoza como charco de culpa en la mirada, volviendo a Vallejo: seguramente eramos culpables de no haber vivido el heroísmo, porque a lo mejor de las embajadas ya nadie nos invitó. Al cabo que ni queríamos, eso sí.
      Leo Arguello, títere de la escuela de marionetas de Luz Tercero, se daba licencias similares, bien toleradas, hasta muy altas horas de la madrugada (lo que ninguna casa burguesa acepta): mientras éramos "pequeño burgueses" o "burguesitos" que vivíamos de trabajo, no de inversiones ni ganancias y  por momentos a duras penas, él recibía la ayuda de ACNUR, la Agencia de la ONU para los Refugiados. Tal vez refugiado en algún cuarto con Tercero, este "perseguido" terminó renegando de su pasado, cuidadosamente escondido, como si lo tuviera (salvo en Sol del Río 32) y como si hubiera hecho otra cosa que teatro, en el escenario y mucho, bastantísimo, fuera de él: en realidad, él mismo creía, convencido de tener ideas, que sus compañeros eran egresados de una novela de Fiodor Dostoyevski, Los Demonios, veía "farsa" donde otros caían muertos y no se había curado jamás del obsequio que en visita a suelo salvadoreño le hiciera John F. Kennedy, una pluma. Seguramente creyó que con esa pluma volaría y fue, a su vez, a que Canadá lo indemnizara por las batallas -las cotidianas, de la amistad- a las que fue renunciando. Cuanto Antoine Bloyé tuvo la facultad de crear lo que Arguello y Alberto Salarié llamaron, el mismo día en que me trataron de "purista", "un barco lleno de ratas que se hunde". Salieron corriendo con la creencia de que podía tocarles pagar por una pedrada que estos dos, al menos, no habían tirado jamás. Es de suponer que, lejos de tanto heroísmo y de regodeos posteriores en el subsuelo, "nosotros los ricos" seguimos con una vida de "cuna de oro" que solo existió en la cabeza de estos "revolucionarios" cazadores de indemnizaciones. !Puf!: cuando por sobre el  hombro nos llama una palmada... Cuidado, vaya.